Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/1993 12:00:00 AM

Lo que ella dice...

Este es el relato de María del Pilar Flórez a SEMANA, sobre el supuesto acoso sexual que le hacia el director de Coldeportes.

HE TENIDO MUCHOS ADMIradores, para qué voy a negarlo.
Me dicen muchos piropos, me halagan mucho. Aunque yo no me considero una mujer tan bonita, me dicen que tengo algo... Caigo muy bien siempre que voy a alguna parte, y es que desde muy pequeña me dicen que tengo "ángel", eso que tiene la gente que gusta, que atrae, que cae bien.
Yo trabajaba en la Alcaldía de Bucaramanga. Así que un día, por razones de mi oficio, fui a Pereira y al]á me presentaron al doctor Bermúdez.
El año pasado el vino a unos juegos en Bucaramanga. Me lo encontré, se acordó de mí y me preguntó que estaba haciendo. Yo le dije que nada. Y él me dijo que estaba organizando una asamblea de la Unesco y que le gustaría mucho que yo trabajara en eso. Acepté.
Trabaje muy bien y el doctor Bermúdez quedó muy satisfecho.
A principios de año, un grupo político que me apoya, el llamado Grupo Liberal Oficialista, me incluyó en una terna para dirigir la seccional de Coldeportes de Santander. La terna llegó a Bogotá y él, como seguramente ya me conocía, decidió escogerme a mí.
EL ACOSO
El acoso empezó casi desde posesionarme, con chanzas y chistes que él me hacía. Era molesto. Claro, yo no puedo asegurar que él me acosara sexualmente. Pero él tenía una actitud conmigo de asediarme, de coqueteo,de decir cosas. A veces incluso me decía: "Bueno, entonces como usted no sale con nada, olvídese que yo le voy a mandar plata allá para su regional. Allá no va a haber más plata, le voy a quitar los recursos y los voy a pasar a otras regionales".
Ante esos acosos, yo le dije: "Mire,doctor Bermúdez: si las cosas van a ser así, mejor no me nombre".
Entonces él me dijo:"Pues sí Mejor yo no la nombro, porque usted es una mujer muy anticuada. Y yo en Bu- caramanga necesito una persona abierta, una persona moderna, que le dé agilidad a la sucursal; pero creo que usted de pronto no sirve porque es muy conservadora".
"Bueno, listo -le dije-. Pues entonces no me nombre ".
Al rato, sin embargo, me entregaron la resolución y me dijo: "Tranquila, María del Pilar, eso que le dije era mentira, era por molestar, para confirmar que realmente usted era una mujer seria y honesta, porque eso es lo que yo necesito".
Así que yo quedé tranquila y me posesioné. Pero,claro cada vez que él venía a Bucaramanga empezaba con sus frasecitas.
EL ASEDIO EN CALI
Resulta que se iban a realizar los Juegos Centroamerieanos de Cali. Como yo era dircetora regional, tenía que ir. Llegué el 30 de julio a Cali y me alojé en la casa de una amiga. Al otro día lIegó el doetor Bermúdez. Tuvimos una reunión en la oficina de Coldeportes del Valle, tras lo cual el director de esa regional, Gustavo Trujillo, nos invitó a una comida.
Antes de salir, el doctor Bermúdez medijo que por qué yo no lo a compañaba a Europa, que él iba a viajar a París. Pero, obvio, yo me negué. Entonces se puso bravo y me dijo que yo era una persona que no tenía aspiraciones, deseos de salir adelante. Que así como iba no iba a llegar a directora de Coldcportes.
Tambien me dijo:"Es que María del Pilar a mí nadie me ha rechazado, ninguna mujer. Y usted, ¿quién es? Usted qué se cree. ..". Yo le dije: "Soy una mujer sencilla, común y corriente". Y el seguía: "Es que yo tengo reinas de belleza, modelos de 18 y 20 años". Y yo le dije: "Pues sí, es que yo tengo más de 30 años, yo no soy nada del otro mundo; por qué esa cosa conmigo, ese capricho. Por favor, déjeme trabajar, déjeme en paz".
LLANTO Y RECLAMACIONES
Bueno, ya por la noche, después de terminar la reunión de trabajo, salimos para la invitación al restaurante. Me paré de la mesa y me fui a llamar por teléfono a mi amiga para decirle que me demoraba. Cuando colgué, el doctor Bermúdez me dijo: "¿A quién estaba llamando usted?". A mi amiga, le contesté. Y entonces él me dijo con imponencia: "¿A cuál amiga?". Y luego: "¿Por qué no se queda en el hotel?". Entonces se enfureció y me trató con unas palabras muy vulgares, que no las voy a decir sino a la Procuraduría cuando me llamen a declarar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.