Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/11/2012 12:00:00 AM

Lo que hay que hacer más allá del 'adiós a las armas'

La restricción al porte de armas en Bogotá debe estar acompañada de otras acciones complementarias para que la prohibición tenga el efecto que se quiere. Expertos en seguridad ciudadana hablan de las otras medidas que, consideran, debe instrumentar el alcalde Gustavo Petro.

Las restricción del porte de armas en Bogotá por tres meses debe ser el principio de una serie de medidas que tiene que tomar el gobierno distrital para mejorar la seguridad en Bogotá. Así no solo lo creen analistas consultados por Semana.com, también se deduce de las declaraciones del propio alcalde, Gustavo Petro, quien sin mucho aspaviento ya tomó una de ellas.
 
El debate sobre el porte dejó abierta una realidad: no se sabe cuántas armas legales e ilegales hay en la ciudad. Petro dijo que la Brigada 13 no quiso entregar el dato de armas con salvoconducto. De las ilegales, se sabe menos. Para resolver este problema, el alcalde ya nombró una comisión que tiene la tarea de entregar estadísticas que permitan saber cuántas armas de fuego hay en la capital. Es obvio que esta es la primera disposición complementaria.
 
Para que la restricción al porte se armas en lugares públicos tenga efecto, los analistas consideran que se necesitan propuestas audaces y rápidas como el aumento del pie de fuerza de la policía, controles masivos en lugares con altos índices de riñas y homicidios y, no menos, campañas de sensibilización para que la gente decida dejar las armas definitivamente.
 
Las medidas
 
Tal vez la propuesta que más llama la atención es la de los controles policiales y de la Fiscalía en zonas neurálgicas de la ciudad. La idea es que no sólo detengan el accionar de las bandas delincuenciales, sino que ayuden en la mejoría de la percepción de seguridad de los bogotanos.
 
Para el experto en seguridad y convivencia Hugo Acero, la restricción al porte de armas debe tener un ingrediente adicional. “Mucho control y mucha presencia policial en la calle”. Esto va a ayudar a que el comercio de armas ilegales se detenga y que se atiendan factores y grupos generadores de violencia por parte del crimen organizado.
 
Según el analista, sería ideal que se desarrolle un plan conjunto entre la Policía y la Fiscalía que entregue, cuando finalice la medida de restricción al porte, resultados de capturas y disminución en los índices de homicidios, riñas y hurtos.
 
Pero esto no se podrá lograr si no aumenta el pie de fuerza en al menos 2.000 policías, de los 4.000 que ya necesita la ciudad, sostiene el experto. “Estos son los encargados de que la medida tenga el efecto que se quiere”.
 
Otra fórmula que se debe tomar en cuenta es la atención de urgencia de los casos de intolerancia. A decir de Acero, “esas situaciones deberán tener una atención prioritaria” que evite, por ejemplo, que una riña simple pase a tener consecuencias mayores.
 
“En resumidas cuentas, hay que atender todos los factores que generen violencia”, subraya el analista.
 
La ilegalidad
 
Pero las medidas que proponen los especialistas en el tema no quedan allí. El exconsejero presidencial para la defensa y seguridad nacional y analista de razonpublica.com, Armando Barrero, considera que la atención se debe concentrar en controles de las armas ilegales, pues estas causan el 90 por ciento en las muertes por armas de fuego en la ciudad.
 
La restricción al porte de armas legal debe ser una excusa para atacar el tráfico de armas ilegales y de municiones en la ciudad. “Hay que aplicar una acción decidida para acabar con el mercado negro de las ramas”, sostiene el analista.
 
El propio secretario de gobierno de Bogotá, Antonio Navarro Wolff, reconoció en una entrevista con Semana.com que el Distrito debe trabajar en el decomiso de armas ilegales. Incluso Navarro dijo que se sabía de expendios en que las alquilaban para cometer delitos y que se estaban identificando esos lugares.
 
Aunque los investigadores coinciden en la efectividad de requisas y controles, esperan que el Distrito no sólo se quede en el anuncio y que se implemente programas de sensibilización para que se fomente la convivencia y tolerancia. “Las armas no sirven para defenderse”, destaca uno de los consultados.
 
Los expertos también coinciden en que el porte de armas ya está prohibido en el país, lo que se necesita es que la Policía actúe en estos tres meses.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.