Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/2015 10:00:00 PM

Lo que hay detrás de la pelea entre Char y Galán

Detrás del pulso por los avales entre el clan Char y el senador Carlos Fernando Galán se esconde la aspiración de Germán Vargas Lleras a la Presidencia.

“No puedo dirigir un partido que no cumple mis instrucciones”. Así se despidió el senador Carlos Fernando Galán de la dirección de Cambio Radical en medio de críticas por la entrega de dos avales para las elecciones de octubre próximo. La salida del dirigente capitalino refleja no solo las dos tendencias –una bogotana y una caribeña– en que está dividido ese partido, sino también que la campaña presidencial de Vargas Lleras pasa primero por Barranquilla y los Char. Además de las vías y las casas, las bases para la aspiración del actual vicepresidente surgirán de los resultados de los comicios regionales de este año.

Las dos candidaturas regionales que desataron la salida de Galán fueron las de Oneida Pinto a la Gobernación de La Guajira y la de Luis Pérez a la Gobernación de Antioquia. Para el exdirector de Cambio Radical, los dos avales fueron otorgados por el secretario Antonio Álvarez Lleras al “prescindir de los procedimientos de análisis de candidaturas cuestionadas”. No obstante, el respaldo oficial del partido a Pinto, exalcaldesa de Albania conocida como la Princesa Negra y con supuestos nexos con el exgobernador Juan Francisco ‘Kiko’ Gómez, se convirtió en el florero de Llorente que terminó en el descabezamiento del senador Galán.

Si bien Cambio Radical es una colectividad creada en Bogotá por Germán Vargas Lleras, el eje de sus votaciones se ha venido desplazando hacia la costa Caribe en años recientes. Por ejemplo, en las elecciones a Senado de 2014 el partido obtuvo 134.000 votos capitalinos mientras que en Atlántico la cifra llegó a 123.000. En 2011 la única Gobernación que ganó fue la de La Guajira en cabeza del hoy detenido Kiko Gómez y, entre las grandes capitales, retuvo la Alcaldía de Barranquilla con Elsa Noguera.

La bancada actual en el Congreso refleja esa cara ‘Caribe’. Del bloque de nueve senadores, tres provienen de esta región del país: Arturo Char, Daira Galvis y Antonio Guerra de la Espriella. Dentro de los 16 representantes a la Cámara de Cambio Radical, cinco pertenecen a departamentos de la costa Atlántica. Aunque el partido también cuenta con presencia electoral importante en Bogotá, Cundinamarca, Valle del Cauca y Quindío, y alcaldías en Nariño, Chocó, Vichada y Amazonas, la rama costeña que gobierna Barranquilla combina votos con aceptación ciudadana.

Paralelo al crecimiento en el Caribe, Cambio Radical también ha construido una base de apoyo en Bogotá, Cundinamarca y el centro del país. En 2007 Vargas Lleras reclutó a Carlos Fernando Galán para lanzarse al Concejo de Bogotá. Galán fue el más votado de esa elección y se lanzó en 2011 a la Alcaldía donde quedó en cuarto lugar detrás del ganador Petro, Enrique Peñalosa y Gina Parody. Ese año, el menor de los hijos de Luis Carlos Galán como director de Cambio Radical tuvo que enfrentar otro escándalo de avales y, aunque no pudo retirar el de Kiko Gómez, logró cancelar unos 150 respaldos a candidatos cuestionados. El año pasado Galán ganó una curul en el Senado con la segunda votación de su partido después de la de Arturo Char, heredero de Fuad Char. El llamado voto de opinión en la capital conforma una parte importante de la base electoral de Galán.

Los Char –el senador, Arturo, el exalcalde, Alejandro, y el patriarca del clan, Fuad– conforman el corazón de la rama caribeña de Cambio Radical y han convertido a Barranquilla en un bastión leal al vicepresidente Vargas Lleras. De otra parte, el senador Galán y el representante a la Cámara de Bogotá Rodrigo Lara constituyen la rama ‘capitalina’ del partido con acceso a los grandes medios bogotanos. Además, son literalmente hijos de una tradición política de lucha anticorrupción y rechazo a las mafias.

Para el vicepresidente Germán Vargas Lleras los resultados electorales de Cambio Radical en octubre próximo son cruciales para el montaje de cualquier aspiración presidencial en 2018. Si bien hoy es la quinta colectividad del país en el Congreso, su alcance político en las regiones es menor que el de sus futuros rivales, el liberalismo, La U, el uribismo y los conservadores. A lo anterior se añaden los celos que ha generado en la Unidad Nacional la decisión de Santos de darle a Vargas el control de los ministerios de la infraestructura.

Para los liberales y La U, la Casa de Nariño consiente a Cambio Radical y rompe el equilibrio que debería existir con miras a las presidenciales de 2018. Según sus críticos, a pesar de ser el miembro más pequeño de la coalición, el partido del vicepresidente cuenta con dos carteras en el gabinete –Vivienda y Transporte– que manejan cuantiosos recursos, tienen redes regionales con alcaldes y gobernadores y ejecutan proyectos visibles para las comunidades. En otras palabras, las condiciones perfectas para montar un aparato político y mostrar eficiencia administrativa.

A la ‘pata’ de las obras de infraestructura y las cintas de inauguración que de manera eficiente está ejecutando el vicepresidente, hay que sumarle la del poder local. En esa lógica, la familia Char se encargó de liderar el reclutamiento de candidatos en la costa Caribe para aumentar el precario balance de 2011. Con el triunfo en la Alcaldía de Barranquilla casi garantizado sin hacer campaña, Alejandro Char se ha convertido en la punta de lanza de Cambio Radical en esa región del país. El aval de su hermano Arturo Char a Oneida Pinto para la Gobernación de La Guajira hace parte de esa ambiciosa estrategia, que incluye el liberal Jaime Pumarejo a la Gobernación del Atlántico y a Rosa Cotes en el Magdalena.

Aunque Cambio Radical está moviendo sus fichas en Bolívar, Cesar, Quindío, Huila y Cundinamarca, el respaldo oficial a la dirigente guajira despertó mayor polémica por las acusaciones de cercanía con el exgobernador Kiko Gómez. A pesar de las críticas del senador Galán, los Char ratificaron su respaldo a Oneida Pinto. De hecho, el exsenador Fuad Char respondió con un ataque directo: “El señor Galán no conoce a la gente de la costa, no le interesa lo que se vive en La Guajira”.

Que el hijo de Luis Carlos Galán deba renunciar a dirigir un partido político por pedir la revisión del aval a una figura con cuestionamientos es diciente de lo que está en juego en esta elección. Si bien Pinto negó conocer a Kiko Gómez, salieron a la luz pública videos que los muestran a ambos juntos en la campaña electoral de 2011. “No tengo ninguna clase de investigación”, respondió la exalcaldesa de Albania. El aval a la ‘princesa’ Oneida enfrentó a los Char y a Galán y este último salió perdiendo.

No es poco lo que está en juego para Cambio Radical, y para el vicepresidente, en los comicios de octubre. Si ese partido lograr sumar a la Alcaldía de Barranquilla varias gobernaciones y alcaldías de ciudades capitales caribeñas, la campaña de Germán Vargas Lleras para 2018 podría arrancar con una abultada cuota inicial y una atractiva base en la costa Atlántica. En su carta de renuncia el senador Galán advierte que “se deben privilegiar las ideas y la coherencia en lugar del pragmatismo que rodea el propósito de simplemente sumar votos”. Una advertencia que nunca sobra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.