Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/12/16 00:00

Los 10 mejores discos colombianos de 2006

Gran variedad de estilos, experimentos con el folclor, provecho creativo de la electrónica y fortalecimiento de las producciones independientes. Así sonó este año.

Los 10 mejores discos colombianos de 2006

1.Disco del año. HÉCTOR BUITRAGO Conector.
La cantante Julieta Venegas, quien participa en algunos coros de este disco, lo definió como "electrónica hippie". El concepto es acertado, por la cantidad de alusiones a la naturaleza y las divinidades indígenas, pero tal vez no sea suficiente. El álbum solista del bajista de Aterciopelados es la muestra de una música bella que tímidamente guardaba en su alma y de su capacidad de unir corrientes disímiles: hay cantaoras de Bolívar, guitarras de chucu-chucu, oraciones en sánscrito, todo en una armonía insospechada que nos enseña mucho sobre el equilibrio. Por eso no dudamos en nombrarlo disco del año.

2.Mejor grabación de folclor moderno. LA MOJARRA ELÉCTRICA Raza.
Toda generación produce documentos musicales que registran su alegría. En los años 50 fueron las grabaciones de Lucho Bermúdez, y en los 80, las de Joe Arroyo. El sonido de la Mojarra eléctrica tiene ese mismo potencial. Basándose en el folclor de la costa Pacífica y agregando pertinentes toques de modernidad, Raza es, de comienzo a fin, una rumba de la mejor calidad.

3. Improvisación más enérgica. PACHO DÁVILA Invasores del espacio.
 Hace dos años, el anterior disco de Pacho Dávila ganó en esta misma categoría. Ahora este caballero repite con un álbum excéntrico, que está a medio camino entre el free-jazz y las bandas sonoras de ciencia ficción. Todavía no lo desbancan. Es el saxofonista más fiero, más impetuoso y más endiabladamente original que ha tenido la escena colombiana en muchos años.

4. Álbum de jazz más esperado. TICO ARNEDO Impulso puro.
La trayectoria del saxofonista y flautista Tico Arnedo se concentró durante 30 años en la actividad de conciertos. Tres décadas tocando en vivo que definitivamente lo mantuvieron en forma como intérprete y compositor, pero que ya reclamaban una grabación para dejar testimonio. El sonido dulce y el lirismo de Impulso puro lo hacen un clásico instantáneo del jazz colombiano.

5.Mejor pasillo con saxo. PALOS Y CUERDAS Camaleonte.
El tercer disco del trío boyacense Palos y cuerdas marca un paso gigante para la música colombiana del interior. Además de las interpretaciones más convencionales, hay piezas donde invitan a músicos amigos y la sonoridad se hace más rica. En una de ellas, que da título al disco, el invitado es Antonio Arnedo: sencillamente, es el mejor pasillo con saxo que se ha grabado.

6.Clásico colombiano del año. TERESITA GÓMEZ Íntimo.
En Teresita Gómez tenemos a la intérprete más profunda de nuestra tradición pianística. Particularmente sus versiones de obras de Luis A. Calvo sugieren una comunión directa con el espíritu del compositor. En este disco, sin embargo, profundiza en la obra de otro eminente músico, Oriol Rangel, y por primera vez invita a algunos amigos para regalarnos unos inspirados duetos.

7.Banda desconocida más sobresaliente. RITA Y SUS MANOS Mira la que viene.
 ¿De dónde salió este grupo? ¿Por qué no sabíamos nada de ellos? Los datos son escuetos: se conocieron en sesiones de yoga y decidieron mantener esos ejercicios energéticos a través de la música. El primer resultado es este disco, cuyo sonido tiene elementos de cumbia, reggae y algo original que ellos llaman simplemente "buena vibra". Un debut deslumbrante.

8.Mejor conexión con Jamaica. HUEVO ATÓMICO Espantaespantos.
Cada vez son más los casos de agrupaciones del interior que se conectan con la filosofía rasta y la música reggae. Pero este año, sin duda, Huevo Atómico fue el más original de estos grupos. Sin desmedrar el sonido jamaiquino, ellos aportan instrumentos del Caribe colombiano como la gaita y la tambora. Su música es a la vez sabor y reflexión. Sus conciertos son excepcionales.

9. Premio electrónico 2006. GHAVA Propaganda.
Por tercer año consecutivo, el premio electrónico va para Medellín. Roberto Úsuga y Pablo Correa, los artífices de este proyecto, combinaron sintetizadores y sonidos computarizados con instrumentos de la larga tradición del jazz. El resultado es un trabajo que, sin perder la identidad electrónica, recurre a la magia de los instrumentos acústicos tocados con espontaneidad.

10.El regreso del año. BAJO TIERRA Los días adelante.
El disco inmediatamente anterior de este grupo de rock paisa se llamó Lavandería real y salió hace 10 años. En ese lapso siguieron ensayando y haciendo grabaciones caseras, pero sus seguidores esperaban algo más concreto. Y la espera valió la pena: Bajo tierra mantiene sus raíces, pero ha depurado su sonido. Más allá de la nostalgia, éste es su mejor trabajo hasta el momento.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.