Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/10/03 22:00

Desarrollo sostenible creado en Colombia

Pocos saben que la idea inicial de la nueva agenda de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) nació en el país.

El papa Francisco pronunció un fuerte discurso en la Cumbre de Desarrollo Sostenible 2015 de Naciones Unidas.

El 25 de septiembre los líderes del mundo adoptaron, en medio de la euforia, 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una apuesta global que recibe la antorcha de los Objetivos del Milenio. La idea es establecer una nueva agenda para el desarrollo que sea el referente de los 192 países que conforman las Naciones Unidas.

Después de que el papa Francisco pronunció un discurso crítico en el que hizo énfasis en la importancia de la unión del hombre y el medioambiente, y tras las conmovedoras palabras de la nobel de Paz Malala Yousafzai, la Asamblea General dio inicio a la cumbre de desarrollo sostenible más esperada de los últimos diez años. Allí, Shakira cantó la icónica Imagine de John Lennon. Aunque las personalidades presentes se llevaron los titulares de prensa, lo cierto es que el acuerdo logrado ese día para los Objetivos de Desarrollo Sostenible –que pasó en cierto modo de agache– fue uno de los más importantes de la década.

En la historia de esa apuesta hay un equipo colombiano. El camino hacia la adopción de estos nuevos objetivos comenzó en junio de 2012 en Río de Janeiro, Brasil, cuando se celebró la cumbre más importante sobre desarrollo sostenible: Río+20.

Después de múltiples consultas que incluyeron reuniones en Colombia, Quito y Nueva York, Colombia llegó a esa cumbre con esa propuesta que finalmente se convirtió en el único acuerdo alcanzado en esa reunión global. El entonces ministro de Ambiente, Frank Pearl, dijo en ese momento que este era “el logro más importante de la diplomacia colombiana en años”.

Paula Caballero, quien lideró en la Cancillería esa propuesta y hoy es la directora de asuntos ambientales del Banco Mundial, asegura que “los ODS son la hoja de ruta para entender que crecer a costa de nuestros recursos naturales no es viable. Además , son una agenda universal que logra integrar todos los aspectos de la sociedad y puede ser aplicada a cualquier país, no solo a los desarrollados”.

En su visita a Colombia a comienzos de 2015, Alicia Bárcena, directora ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), destacó el “papel de liderazgo de Colombia con la agenda de desarrollo”. También afirmó que “la experiencia colombiana, que busca alinear la planeación nacional con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, consolida la mirada de largo plazo en el quehacer de lo público, y refuerza el papel y las políticas de Estado”.

El liderazgo de Colombia en la lucha porque el planeta adoptara esos objetivos es reconocido en el mundo diplomático. Amina Mohammed, la mano derecha de Ban Ki-moon para este tema, dijo a SEMANA que “Colombia salió de la reunión de Río+20 con credibilidad en los temas de desarrollo sostenible”. Para ella, esto se vio refrendado en la construcción del Plan Nacional de Desarrollo que incluye los 17 objetivos, sobre todo, en su capítulo de Crecimiento Verde. Todo el proceso estuvo acompañado por el PNUD. La idea es que exista coherencia entre la política internacional y el desarrollo económico del país.

Es así como los 17 objetivos y 169 metas marcarán la agenda internacional durante los próximos 15 años. Su objetivo es superar temas clave como la inequidad, la pobreza extrema, el cambio climático y la paz. En Naciones Unidas muchos reconocen que este nuevo acuerdo global tiene un innegable aroma de café.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.