Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2010 12:00:00 AM

Los 'Altos' de Palacio

Juan Manuel Santos consolidó un equipo de asesores numeroso y de altísimo perfil. ¿Se pisarán las mangueras con los ministros?

En la Casa de Nariño no solo están pintando las paredes, cambiando los muebles y reasignando oficinas. El esqueleto de funciones de la Presidencia también está en plena remodelación. Al fin y al cabo, el presidente Santos está convencido de que la estructura del Palacio -tanto la planta física como el organigrama- debe reflejar la forma, el estilo y las prioridades de su gobierno. Por esa razón -dicen sus asesores-desde antes de llegar a la Presidencia tenía pensado crear un esquema de altas consejerías para que coordinen y asesoren al gobierno en temas prioritarios como el medio ambiente, la prosperidad social, el buen gobierno y la seguridad nacional, entre otros. El modelo quedó completo esta semana, con la posesión de varios funcionarios, y arroja un total de 12 altas consejerías que dependen del secretario general, Juan Carlos Pinzón.

Por la cercanía que tienen con el Presidente, muchos se preguntan si los consejeros pueden llegar a pisarse las mangueras con los ministros. En Palacio insisten en que sus funciones son distintas a las ministeriales porque no tienen poder de ejecución, no toman decisiones y no manejan un presupuesto propio, y en eso coincide Ricardo Santamaría, quien hizo parte de la Presidencia en el gobierno de César Gaviria: "Las consejerías no tienen funciones de mano ni operativas. Son de asesoría estratégica y coordinación institucional. Se trata de un equipo de hombres de confianza", dijo en la radio.

Si bien la figura de altos consejeros ha existido en el país desde los tiempos de Virgilio Barco, cuyo equipo de asesores se conoció como 'el Sanedrín', ningún gobierno había tenido una estructura tan grande en Palacio. Algunos expertos en organización política han comparado los nombramientos recientes con el del 'gabinete de cocina' del presidente norteamericano Andrew Jackson, quien fue criticado por armar un equipo de asesores cercanos con más funciones que el gabinete ministerial. El cuestionamiento radica en que el mandatario se reserva, con su círculo íntimo, el control de todos los asuntos y a los ministros no les queda sino el papel de poner la cara ante la opinión pública.

En el otro lado de la moneda, sin embargo, una Presidencia fuerte se justifica cuando hay equipos ministeriales con pesos pesados de la política y de reconocida trayectoria en su respectivo campo. Así es el de Santos, que sigue una línea parecida a la de Barack Obama en Estados Unidos. El control y el seguimiento de un grupo tan sólido requieren un aparato igualmente sofisticado en la Presidencia, que asume un papel coordinador crucial para asegurar que los ministros no actúan con agenda propia, sino están alineados con el pensamiento del jefe del gobierno. Un concepto moderno y que se utiliza en otros países, pero que sin embargo no está exento de confusión sobre cómo interactúan los consejeros con los ministros, ni de roces entre unos y otros.

El tema es especialmente sensible en el área de seguridad. Aunque Santos afirmó que las consejerías no serían una "forma de ponerles jefes a los ministros", el nombramiento de Sergio Jaramillo para el tema de Seguridad Nacional fue entendido por algunos sectores como una señal de que la política en ese campo se manejaría desde Palacio y no desde el Ministerio de Defensa. Sin embargo, en Presidencia dicen que no hay ningún conflicto de intereses entre la consejería y el ministerio y que la intención de Santos es crear un Consejo de Seguridad Nacional similar al que existe en Estados Unidos. Este estaría encabezado por el Presidente y harían parte de él los ministros de Defensa y del Interior, la Canciller y el alto asesor.

El presidente Santos ha defendido su nuevo diseño institucional repitiéndoles una y otra vez a sus asesores que no se están reinventando la rueda y que las nuevas oficinas no son improvisadas. Según él, son producto de su experiencia en el sector público y especialmente de su discurso de campaña, en el cual delineó prioridades entre las cuales estaban la prosperidad, el medio ambiente y la transparencia. "Nadie puede resolver los problemas por sí solo", afirmó el día que posesionó a los consejeros y recalcó que la función de estos sería lograr políticas transversales entre los ministerios y el gobierno. Más que nada, quiere crear un centro de coordinación para las políticas de gobierno.

El martes pasado, Santos completó su equipo de colaboradores cercanos con los nombramientos de la ambientalista Sandra Bessudo como consejera para la Gestión Ambiental, el empresario y filántropo Samuel Azout como cabeza de la Consejería para la Prosperidad Social, y su ex colaborador de muchos años Germán Chica como consejero para Asuntos Políticos. Ese mismo día nombró a Alejandro Eder como reemplazo de Frank Pearl en la Consejería para la Reintegración; a Sergio Jaramillo, quien había sido su viceministro en el Ministerio de Defensa, como alto asesor para la Seguridad Nacional; y al columnista y experto en temas de seguridad, Alfredo Rangel, como alto consejero para la Convivencia Ciudadana, posición que éste descartó "por razones personales".

Estos cargos se suman a las que ya había creado en los días siguientes al 7 de agosto: la Alta Consejería para el Buen Gobierno bajo la batuta de la ex decana de la Facultad de Administración de los Andes, María Lorena Gutiérrez y la Alta Consejería para la Gestión Pública y Privada liderada por la economista Catalina Crane. Además, Santos decidió continuar con varias consejerías del gobierno Uribe: Comunicaciones, ahora liderada por Juan Mesa, la Alta Consejería para las Regiones y la Participación Ciudadana dirigida por Miguel Peñaloza, la Consejería de Programas Especiales y la Consejería para la Equidad de la Mujer. Estas dos últimas aún no tienen consejero propio.

Para desarrollar este nuevo modelo, Santos, Pinzón y su equipo han adaptado los esquemas de países como Chile, Estados Unidos y el Reino Unido. También se basaron en una asesoría sin costo aportada por la multinacional McKinsey, entidad que en pocos meses estará midiendo la eficiencia de los nuevos despachos en términos de agilización de procesos y creación de sinergias entre las distintas instancias del gobierno nacional. Solo el tiempo dirá si la cuadrilla que se acaba de posesionar en Palacio puede generar una estructura de mando más eficiente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.