Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/15/1990 12:00:00 AM

LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS...

Son las autodefensas inofensivos campesinos, o sicarios rurales? El Gobierno piensa lo segundo.

LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS... LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS...
Además de los viejos e intrincados problemas semánticos, al tema de las autodefensas, los paramilitares y sus sub-versiones, le ha salido otra pata: ¿quien fue primero, el huevo o la gallina? Los campesinos decentes con sus escopetas de fisto, o los narco-paramilitares con sus ametralladoras.
Y todo ello porque el Gobierno del Presidente Gaviria, con su apertura ante el problema del narcotráfico, dejó bien en claro que unos y otros, narcos, paras y autodefensas, serán asimilados a la delincuencia común para cualquier tratamiento judicial de sus expedientes, y no se les dará ningún status político, como en el caso de la guerrilla.
Tras la determinación del ejecutivo, el piso legal que pretendían dichos grupos a través de sus organizaciones abiertas (Movimiento de Autodefensa Campesina, Morena o Acdegam) se ha convertido en una arena movediza en la cual pueden hundirse las aspiraciones políticas de estos sectores manchados por el terrorismo y las masacres.
Pero qué condujo a que estos grupos, y entre ellos varios considerados alguna vez como aliados naturales del ejército en su lucha antisubversiva, quedaran bajo la categoría de asesinos y desestabilizadores de las instituciones?
La historia comenzó en la década de 70, cuando se consolidaron las Farc y el Partido Comunista en el Magdalena Medio. Tras un breve tiempo de convivencia con los campesinos y los propietarios de la tierra, las FARC iniciaron su campaña de vacuna y boleteo que condujo a una cruzada anticomunista que cristalizó en la conformación de grupos de autodefensa campesina, financiados por los ganaderos de la zona. Desde entonces el ejército, a través del Batallón Bárbula impulsó la idea, con el piso legal del decreto 3398 de 1965 ( Guillermo León Valencia) y de la ley 48 de 1968 ( Carlos Lleras) cuya parte fundamental decía que cualquier ciudadano podía ser utilizado por el Gobierno en actividades tendientes a restablecer la normalidad.
Ante el avance de las FARC, el boleteo cambió de nombre. Los ganaderos prefirieron pagar el impuesto para desarrollar las autodefensas. Al fin y al cabo, ejército, sectores campesinos y terratenientes, tenían un enemigo común: la guerrilla.
Pero el elemento corruptor, estaba al acecho. El mismo uso de las armas, la convivencia con las prácticas no oficiales de los organismos de inteligencia, y por últimno el " boom de los narcos en los años 80,fueron convirtiendo poco a poco a estos grupos en bandas terroristas, autoras de magnicidios, matanzas indiscriminadas y todo tipo de violaciones de los derechos humanos.
El paso hacia su desmoronamiento moral estaba dado y más aun cuando decidieron pasar de la defensa al ataque contra las FARC y contra todo aquel que medio "oliera" a comunista
Hace algunos días, el DAS produjo su último documento " confidencial'' sobre el áspero tema, documento que coincide cronológicamente con el " revolcón" producido por Gaviria ( quien como Ministro de Gobierno de Barco adelantó un implacable debate contra los paramilitares), al decidir aplicar discrecialmente la Extradición, frenar toda opción legal de los paramilitares o autodefensas, y permitir que los narcos, terroristas y otros sectores armados, sean juzgados en condiciones favorables. En dicho documento, el DAS renueva su posición. Los magnicidios, los atentados terroristas del Cartel de Medellín,las masacres en el norte y centro del pais, el exterminio de la Unión Patriótica, contaron con la acción directa, el apoyo y la complacencia de grupos paramilitares o narcoparamilitares,de los cuales hacen y hacían parte el cartel de Medellín, sectores de las Fuerzas Armadas, ganaderos captados por los narcos y movimientos de autodefensa corrompidos por los dineros de la mafia.
Y el DAS va más adelante: la vacuna ganadera antes cobrada por las FARC, fue cobrada por el grupo de Los Perez, para financiar a nombre de Acdegam, las acciones paramilitares. Dice el DAS que entre 1983 y 1984 esas organizaciones se volvieron delincuencia común.
Simultánearnente en otras regiones del pais ( el Cauca, el Huila o Córdoba) se desarrollaron nuevos grupos de autodefensa. Algunos fueron derrotados política y militarmente por la guerrilla, pero en Córdoba persistieron en su acción. Al fin y al cabo a esa zona también roja habían llegado los narcos para comprar físicamcnte el departamcnto (ver Semana, noviembre 28 de 1988) y allí operó la misma tesis simple: me alío con los enemigos de mis enemigos o soy amigo de mis amigos.
Citando a una fuente, el DAS para dar un ejemplo claro, asegura que en 1985 tropas y personal de inteligencia de la Escuela de Caballería, pernoctaban en fincas de Rodríguez Gacha, en compañía del gentes de las autodefensas con quien también operaban. El comandante de la Escuela era en ese entonces el Coronel Plazas Vega, el mismo oficial que comandó la operación de los tanques en la tragedia del Palacio de Justicia.
A partir de entonces, y aun antes, las relaciones entre narcos, paras, autodefensas, ganaderos y sectores del ejército, se convierten en un auténtico rompecabezas cuya base era y es, la mutua prestación de servicios y la realización de trabajos de unos para otros. De ahí lo intrincado del problema, en el cual todas las líncas se entrecruzan. Las autodefensas terminan trabajando para los narcos, los militares se vuelven paramilitares, sectores de civiles de extrema derecha operan con el ejército, oficiales de las Fuerzas Armadas trabajan para Gacha y el Cartel de Medellín, la información de inteligencia la manejan entre todos, hay delaciones, interviene el DAS, los grupos se autoinfiltran, aparecen los mercenarios extranjeros.
En este galimatías, las alguna vez limpias autodefensas pierden todo piso ético, se exceden como sus socios delincuentes, se institucionalizan las masacres, pierden todo apoyo oficial y el país los asume también, como a sus amigos, a la condición de delincuentes para quienes es imposible cualquier perdón y olvido, salpicados como están de coca. Sapicados también por la presencia de sórdidos ex oficiales de inteligencia israelí, de quienes nunca se supo quien los trajo al pais pero que según el DAS llegaban escoltados por agentes del F2 o personal civil del Ejército. Las autodefensas se embarcan en una lucha brutal y estéril contra las organizaciones de izquierda.
El DAS vincula al sector más conocido del paramilitarismo, el que gira entomo a las fincas del Cartel de Medellín, Puerto Boyacá y algunas instalaciones militarcs, a actos que han convulsionado a pais: Asesinato de Guillermo Cano, asesinato de Luis Carlos Galán, voladura del jet de Avianca en pleno vuelo, asesinato de Jorge Enrique Pulido, atentado contra el general Maza Márquez, bombas generalizadas en todo el país contra objetivos civiles y otros magnicidios que no pudieron ser llevados a cabo.
Igualmente, el DAS asegura que otros grupos limpios de autodefensa en e Caquetá, Putumayo, Antioquia y Córdoba, fueron pagados por los narcos . Y para ilustrar actividades secretas, el mismo organismo manifiesta que un tal Fercho, desertor del tenebroso frente dicidente de las FARC Ricardo Franco partícipe en la matanza de Tacueyó, se entregó a las autoridades en 1985 y después, por intermedio del Coronel Carlos Guerrero, oficial del B2 de la II Brigada del Ejército, fue enganchado para trabajar con Acdegam, la famosa asociación de ganaderos de Puerto Boyacá, denunciada como fachada legal de los paramilitares del Madgalena Medio.
Hoy las autodefensas pretenden tardíamente lavar su imágen. Se dirigen al Gobierno arguyendo que fueron abandonados a su suerte después de haber prestado enormes servicios de contrainsurgencia al Ejército y de ser invento de los militares. Exigen en un memorial, ser tratados como los guerrilleros, o sea deponer las armas, desmovilizarse e ingresar por la puerta grande a la vida política nacional.
Aseguran que nada tienen que ver con los narcos y por el contrario dicen estar amenazados por la alianza entre Pablo Escobar y el ELN. Pero hace poco el comandante de los elenos, cura Manuel Pérez dijo a una periodista española: Nada con el narcotráfico.Ni hemos tenido, ni tenemos nada que ver con el narcotráfico. No queremos mezclas. Que cada uno esté en su terreno .
Los paramilitares, entonces, están fuera de cualquier posibilidad de congraciarse con la sociedad colombiana. Pero también las autodefensas, protegidas por los narcos, a quienes el Gobierno no les puede incluir en procesos de paz dintintos al de su rendición. Quizás de no haber existido esa relación tácita o evidente con el Cartel, a pesar de sus excesos similares a los de la guerrilla, pudieran haber sido acogidas y beneficiadas con indultos. Pero en el país y en el mundo entero, no pueden olvidar que ellos no han sido solamente ganaderos hostigados por la subversión, ni campesinos con escopetas. Su vecindad con los narcos los hizo socios en la violencia y protegidos en la cotidianidad.

PARADICCIONARIO
Autodefensa: Honestos campesinos con escopetas, que se defienden de la guerrilla.

Autodefensa-paramilitar: Honestos campesinos con fusiles automáticos, que apoyan las acciones militares contra la guerrilla.

Narco-autodefensa: Exhonestos campesinos, pagados por el narcotráfico, convertidos en brazo armado del cartel.

Paramilitares: Campesinos armados por el Ejército, manejados por los narcos y enemigos de la guerrilla.

Narco-paramilitares: Sicarios rurales del Cartel de Medellín.

Narco-militares: Miembros de las Fuerzas Armadas pagados por el narcotráfico, infiltrados en las autodefensas y en el Ejército.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com