Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2015 8:52:00 PM

¿Qué les pasa a las FARC con Putumayo?

Casi todos los días sale a relucir un ataque del bloque Sur contra la fuerza pública, la población civil o la infraestructura petrolera.

Desde cuando el 22 de mayo terminó el cese al fuego unilateral de las FARC y el Gobierno retomó los bombardeos aéreos que había suspendido por más de un mes, el recrudecimiento de la violencia es más que evidente.

Los atentados contra las Ffuerzas Armadas, la población civil y la infraestructura petrolera se volvieron una constantes. Por ejemplo, el 11 de junio el país vivió ocho grandes ataques en menos de 24 horas. 

Aunque todo el suroccidente colombiano ha sido muy afectado, la situación en Putumayo es la más preocupante. Este departamento siempre ha sido de gran importancia para la financiación de las FARC, sobre todo porque es un lugar estratégico al ser frontera con Ecuador y Perú.

He ahí, tal vez, la importancia de marcar territorio. El bloque Sur, la segunda estructura más fuerte de esta guerrilla, opera en la región. Sus frentes 48 y 32 han ocasionado los últimos atentados allí.

Sólo este viernes el Ejército frenó tres nuevos ataques. Dos se presentaron en la veredas La Rosa y Peneya, de Puerto Asís, y uno en la vereda Los Loros, de Valle del Guamuez. En esos lugares se hallaron grandes cantidades de artefactos explosivos que estaban destinados a atentar contra la infraestructura petrolera y contra el puente ubicado sobre el rio Piñuña (el que conecta el casco urbano).

Eso no es todo. En ese mismo departamento fue secuestrado el pasado martes el subteniente del Ejército Cristian Moscoso. El hecho se presentó cuando varios guerrilleros del frente 32, liderados por 'Mauricio Caballo', atacaron una patrulla militar de la VI División. Según las autoridades, los insurgentes pretendían bloquear el paso a una caravana de 12 tractomulas cargadas de crudo para derramarlo sobre la vía Mansoyá-Santana.

Ese episodio no sólo dejó una persona secuestrada, sino que también murió el militar Luis Felipe Arango Hernández, y dos soldados resultaron heridos.    

Estos frentes también fueron los que en junio obligaron a conductores de ocho tractocamiones a derramar cerca de mil barriles de crudo en una vía de la vereda La Alea de Puerto Asís, un hecho que afectó a dos humedales del sector.

En el municipio de Córdoba, exactamente en el límite entre los departamentos de Putumayo y Nariño, las FARC volaron el oleoducto Transandino y hubo un derramamiento de más de 2.000 barriles de crudo que contaminaron el río Sucio, que desemboca en el río Guamuez. Una catástrofe ambiental para los putumayenses.

Los atentados contra las Fuerzas Armadas también son parte del día a día. En junio, las FARC lanzaron desde una volqueta explosivos contra la estación de Policía El Tigre, ubicada entre los municipios de La Hormiga y Puerto Asís. La situación era tan caótica, que el comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez, lideró un consejo de seguridad extraordinario para ver qué medidas tomarían al respecto.

Los casos se podrían seguir contando uno a uno. Según habitantes en Putumayo, casi todos los días se oye, como mínimo, un intento de derrame de crudo o de un ataque a las Fuerzas Armadas en el territorio.

La población está tan cansada de estos hechos, que los 350.000 habitantes firmaron un 'Tratado de paz regional' en el mes de junio con el objetivo de que el departamento deje de ser escenario de guerra y que se llegue a un cese al fuego bilateral, pues -según dicen- en el tiempo de tregua fue evidente el desescalamiento del conflicto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.