Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2014 7:03:00 PM

Los bárbaros que mancharon la camiseta de Colombia

¿Quiénes fueron los salvajes que empujaron a inocentes usuarios en las estaciones de TransMilenio, en Bogotá?

00Distraídos, como andamos los colombianos, con los ojos puestos en La Habana en la búsqueda de una solución negociada al conflicto, aquí en el país pasan a diario cosas tan graves pero tan silenciosas que a nadie parece importarle. Y, sin embargo, muestran en toda su dimensión el deterioro de la vida cotidiana en especial en las grandes ciudades.

Es el caso, por ejemplo, de lo ocurrido en la noche del viernes 5 de septiembre en Bogotá con la señora Rosalbina Vanegas, de 55 años de edad. Salió a las siete de la noche de su trabajo –es una de las encargadas del aseo- de un almacén de cadena de la carrera 15 con calle 116, norte de la ciudad. Bajó, como todos los días, hacia la estación de TransMilenio para tomar su transporte con destino al barrio Las Lomas, en el otro extremo, el sur.

Como todos los días hizo la larga fila con una paciencia enorme. Luego fue cargada, como levitando, por la masa de usuarios que a esa hora buscan acceder a las tres registradoras. Y luego se paró allí, en el precipicio que es esa línea que separa a la estación del asfalto. Y, donde, como dice ella, “nunca pasa nada porque mi Dios es muy grande”.

Sin embargo, ese día sí pasó. De un momento a otro, un grupo de salvajes, vestidos con la camiseta de la Selección Colombia, se abalanzó sobre los usuarios. ¿Cuál es el proceso mental de una persona para arrojar a otra a la calle con el riesgo de que sea atropellada por un bus? ¿Qué ideas tendrá en la cabeza un sujeto que utiliza toda su fuerza y la de sus compinches para a arrojar a unos indefensos donde cotidianamente hay niños, mujeres embarazadas o personas de la tercera edad? ¿Por qué manchar de esa manera la camiseta de la Selección, una prenda sagrada que durante unas semanas nos unió y nos hizo soñar de alegría?

Doña Rosalbina Vanegas, una mujer que trabaja de sol a sol, en un oficio modesto y por el que recibe un salario mínimo, sufrió fuertes golpes. Sus brazos y piernas aún tienen unos morados enormes.
Su caso no deparó mayor interés, solo unas breves notas periodísticas. Como por ejemplo, la de El Tiempo que contó  que hacia las 6:30 p. m. varios grupos de personas comenzaron a generar bloqueos en las vías de TransMilenio en la troncal de la autopista norte.  Dijo el diario que el primer caso se dio en la calle 127, cuando seis personas saltaron desde el puente peatonal hacia la vía, según informó Humberto Gómez, subgerente de comunicaciones del sistema.  “Aunque solo duró 10 minutos, esto generó atrasos en varios servicios que ya estamos normalizando”, aclaró el funcionario.

“El siguiente caso –escribió El Tiempo- se dio en la estación de la Calle 100, en la que otro grupo de seis personas, con la camiseta de la selección Colombia, abrió las puertas y empezaron a empujar a los demás usuarios hacia las vías”.

“La Policía de TransMilenio ya está al frente de la situación, para identificarlos. Esperamos que haya capturas”, agregó Gómez. 

El hecho, sin embargo, no generó mayor interés. No hubo reportes de capturas por parte de la policía. En esta ocasión ni siquiera videos para constatar semejante vandalismo. Apenas un trino de la cuenta oficial del sistema de transporte. Nada más. Luego todo volvió a la normalidad. Es decir, a mirar desde la distancia y con enormes criticas al proceso de paz en Habana mientras aquí creemos la ficción de que vivimos en civilización.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.