Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/16/2017 6:31:00 PM

Los burros que vetaron en San Antero porque denunciaban al alcalde

Los asnos que participaron disfrazados de yo-yo y trompo en el tradicional Festival del Burro fueron descalificados pues representaban una denuncia en contra de la administración municipal. Esta es la curiosa historia.

Como es tradicional en San Antero, Córdoba, celebraron el Festival del Burro, una parodia en la que decenas de asnos desfilan burlándose de los políticos, de los personajes de la farándula o de los gobernantes y de quienes se exponen al ridículo con sus comportamientos extravagantes o llamativos.

En esta ocasión, la junta directiva del Festival incurrió en lo que algunos llamaron una auténtica “alcaldada”, impidiendo que se inscribieran los burros que representaban al trompo y al yo-yo, dos ejemplares que se bufaban de un convenio firmado por la Alcaldía de Dennis Chica Fuentes con la Fundación Integral Nueva Vida (FUNAVID) el pasado mes de septiembre. El contrato costó 65 millones de pesos y el objeto era recuperar  costumbres ancestrales enseñando a los niños del pueblo a jugar trompo y yo-yo durante dos meses.

Le puede interesar: El trágico destino de los burros que se desaparecen en la Costa

Sin embargo, tanto el "yo-yo burro" como el "trompo burro" causaron sensación entre propios y extraños, pues ambos ejemplares, aunque no los dejaron subir a la tarima en la que desfilaron los animales que se peleaban el primer lugar del concurso, pasearon por el pueblo recordándole al alcalde que San Antero tiene muchas necesidades como “para él ordenar gastársela en la enseñanza de juegos que los niños aprenden mirando a los otros que tienen más experiencia”, dijeron los dueños de los animales.

Como recordarán los lectores de Semana.com, el pasado 17 de febrero se publicó una nota con el título El pueblo que se gastó 65 millones de pesos en jugar yo-yo. Esta historia macondiana le mereció al alcalde el reproche de los habitantes del pueblo porque nadie recuerda haber visto que impartieran clases de yo-yo o trompo ni tampoco que le hubiesen regalado juguetes a los niños y jóvenes.

Desde 1925 San Antero celebra el Paseo de Judas cada sábado de gloria. En aquel año, al entonces corregidor, Remigio Maza, se le ocurrió la idea de hacer un paseo en burro con un hombre vestido de Judas. Durante el recorrido iban leyendo en las esquinas las sanciones contra los habitantes de conductas indecorosas, contra los bebedores y padres irresponsables, contra los belicosos, contra los deudores y contra las mujeres reconocidas como las chismosas del pueblo. En fin, era un llamado de atención para conservar la moral y las buenas costumbres.

Puede leer: Contratos ilegales en municipios y departamentos de Colombia

Como San Antero es un pueblo donde hay una gran población asnar que es empleada en las faenas del campo, en 1987 el Paseo de Judas fue modificado para realizar el Festival del Burro como homenaje al animal que los acompaña en su vida diaria cargando agua, leña y llevándolos al trabajo en las fincas.

Se organizaron entonces concursos del burro que más corcoveara, el que más corriera, el de mejor estampa y los mejor aperados. Al mismo tiempo, como en San Antero y San Bernardo del Viento -un pueblo vecino, eran cultivadores de arroz, se hacían festivales de piladoras y concursos de gastronomía.

A lo largo de casi cien años en San Antero se ha conservado la costumbre de celebrar en paralelo una fiesta pagana alrededor del burro con las ceremonias religiosas de los días santos. Esto se ha hecho de manera ininterrumpida aunque con el malestar de la Iglesia que siempre ha controvertido la realización del concurso de animales. Los religiosos han propuesto que se celebre en otra fecha, pero el pueblo ha defendido su festival.

En esta ocasión se presentaron, además del trompo y el yo-yo burro, a los que no permitieron inscribir, el burro de Donald “Trum”, un Burro Móvil para el Papa Francisco, la Niña Emilia y el accidente de Martín Elías. El primer lugar fue para el Burro Móvil, seguido por el accidente de Martín Elías y en tercer puesto la Niña Emilia, una serie emitida por el canal regional Telecaribe que cautivó durante varias semanas la audiencia nacional.

Se sabe que el dueño del trompo y del yo-yo burro empezó un proceso de revocatoria contra el alcalde Dennis Chica por haber incurrido en estos gastos, y durante el recorrido del Judas se leyó la cláusula según la cual los san anteranos están recogiendo firmas para revocar en elecciones al alcalde. Mejor se hubieran gastado la plata en juguetes, repetían.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?