Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/05/29 00:00

Los cheques del enredo

En la semana crucial para definir la suerte de Víctor Manuel Tafur una serie de pruebas de la Fiscalía y de la defensa enredan el caso del ex funcionario del Plante.

Los cheques del enredo

Esta semana se sabrá si Víctor Manuel Tafur, ex asesor del Plante, será extraditado por las autoridades estadounidenses a Colombia. Un juez federal de Pensilvania, en Estados Unidos, estudia las nuevas pruebas enviadas por la justicia colombiana que, según los fiscales, involucran a Tafur en un polémico decomiso de seis toneladas de coca. El juez del tribunal de Filadelfia aplazó en primera instancia la decisión de conceder la extradición del ex funcionario del Plante por considerar que las pruebas colombianas aportadas eran insuficientes para procesarlo. La Fiscalía le envió, entonces, un paquete con nuevos elementos probatorios y confirmó la solicitud de extradición hecha desde diciembre de 1999. Para los fiscales que llevan la investigación el ex subdirector técnico del programa del Plante fue una de las personas que aportó una gruesa suma de dinero para exportar a través de una empresa de fachada, E.I. Caribe, 6.219 kilos de cocaína. La droga, que estaba camuflada en el doble fondo de seis contenedores, iba con destino a la empresa Artesanía Caribeña Poliplast & Royo con sede en el puerto español de Vigo. Las autoridades colombianas tienen enredado a Tafur porque varios cheques de su cuenta personal aparecieron en las cuentas de la empresa de fachada utilizada para la exportación del alcaloide. Los abogados de Tafur dicen, sin embargo, que todo se debe a una gran confusión por parte de la Fiscalía en la que no tuvieron en cuenta una serie de pruebas que explicarían la transacción que hoy tiene a Tafur en un complejo lío judicial. Los cheques Según las investigaciones de la Fiscalía, una de las pruebas más comprometedoras contra Tafur consiste en el hallazgo durante el allanamiento a la empresa fachada de una serie de cheques, cuyo origen era la cuenta de Tafur, los cuales venían endosados por las firmas de Rafael Mc Causland. El rastreo que realizaron los investigadores de la cuenta del Banco de Colombia No. 477129531-9 a nombre de E.I Caribe confirmó la entrada de los cheques de Tafur con fechas del 21 y 22 de septiembre de 1998. La relación que los fiscales le presentaron al juez en Estados Unidos dice que los cheques 1330222, 8789742, 8789749 y 1330221, por 40 millones de pesos cada uno, girados de la cuenta de Tafur en Interbanco a favor de Rafael Mc Causland y Oscar Valencia, fueron endosados por estos nombres pero que el beneficiario final fue E.I Caribe, la empresa de fachada destinada para el tráfico de drogas. Los investigadores judiciales aseguran, además, que los cheques 1330223, 8789741 y 8789750, girados a Valencia, fueron endosados directamente a una empresa involucrada en el camuflaje de la droga. Otros cuatro cheques girados también a Mc Causland y a Valencia, por 40 millones cada uno, según pudo constatar la Fiscalía, fueron endosados a personas desconocidas para ocultar la identidad real del beneficiario. Los testimonios de Valencia y Mc Causland no favorecen a Víctor Manuel Tafur. Mc Causland dijo que un amigo, Rafael Piedrahita, lo contactó para que le ayudara a Tafur a conseguir dólares de manera urgente, pero aseguró que nunca hizo negocios con Tafur y que ni la firma, ni la letra, ni la cédula de los endosos de esos cheques corresponden a la suya. Valencia, por su parte, dijo que trabajó para Mc Causland como mensajero pero que nunca recibió cheques y que mucho menos los endosó. Las pruebas grafológicas realizadas por los peritos colombianos confirman que estas personas no endosaron esos documentos. Para los abogados de Tafur las cosas no son como ellos las pintan. Parte de esos dineros correspondían a la pensión como congresista del padre de Tafur, Donald, otorgada después de haber sido asesinado por el narcotráfico como represalia porque él fue el primer ponente de la ley de extradición en el país. Según los argumentos de la defensa, en su afán por enviar el dinero en dólares a su madre en Pensilvania Tafur contactó a su amigo comisionista, Rafael Piedrahita, quien le recomendó acudir a Mc Causland para cambiar los pesos recibidos como indemnización por dólares para consignarlos en la cuenta de la familia en un banco suizo. Tafur admitió haber girado 13 cheques a nombre de Mc Causland y Valencia pero aseguró no saber nada de los endosos ni de la empresa E.I. Caribe. Según él, se limitó a girarlos y confió en la buena fe de los destinatarios. Y hay otro argumento para la defensa. A pesar de que en las declaraciones en la Fiscalía Pedrahita ha negado haber asesorado a los Tafur y haberlos contactado con Mc Causland, la defensa logró un testimonio de este comisionista que revela que sí se dieron dichos contactos y que tuvo en custodia los 13 cheques mientras Mc Causland confirmaba la llegada de los dólares a una cuenta en Suiza, abierta el 2 de septiembre. En vista de todas las incoherencias la defensa ha solicitado a la Fiscalía la vinculación penal al proceso tanto del comisionista Piedrahita como de Mc Causland y Valencia. La defensa cree que ellos deben explicar cómo llegaron los cheques girados por Tafur a la compañía de fachada E.I Caribe y cómo se hizo el recorrido de los dineros en dólares a las cuentas en Suiza. Otro aspecto que ha enredado el caso es el que tiene que ver con el asesinato el pasado 16 de enero de Ricardo Estrada, encargado de la empresa E.I. Caribe, quien, según las autoridades, era persona clave en el esclarecimiento de los hechos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.