Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1989/11/20 00:00

LOS CHICOS BUENOS

El proyecto de indulto tiene nombre propio: los guerrilleros del M-19.

LOS CHICOS BUENOS

Es poco usual que el gobierno organice ceremonias para presentar proyectos de ley ante el Congreso. Sin embargo, esta vez se trataba de un proyecto también poco usual y además largamente esperado: el indulto para quienes se acojan a la Iniciativa de Paz del presidente Virgilio Barco. Es por esto que personal mente el ministro de Gobierno, Carlos Lemos, y el consejero para la Paz, Rafael Pardo, entregaron la semana pasada en la Cámara de Representantes el proyecto que, una vez aprobado, le permitirá al M-19 reincorporarse a la vida civil. .

A diferencia de las amnistías e indultos concedidos en el pasado, esta vez el proyecto incluye condiciones que han llevado a algunos a calificarlo como un "indulto con nombre propio". Y así es. Aunque en ningún momento se especifica que cobije sólo al M-19, es claro que este grupo subversivo es el único que está en capacidad de cumplir con los prerrequisitos que la ley exige. Los tres beneficios que se otorgan (el auto inhibitorio para quienes se encuentren vinculados a casos en etapa de instrucción, la cesación de procedimiento para aquellos cuyos procesos ya se encuentren en curso y el indulto para quienes hayan sido condenados) sólo se concederán, caso por caso, a miembros de organizaciones no terroristas que se ha yan acogido a la Iniciativa de Paz del gobierno. Además, la solicitud de beneficio deberá presentarse a título individual dentro de los seis meses siguientes a la promulgación de la ley.
Eso quiere decir, en pocas palabras, que la ley no está hecha para que cualquier tipo de delincuente político se acoja a ella, sino solamente los que pertenezcan a organizaciones subversivas que, en conjunto, hayan decidido abandonar la lucha armada en un plazo máximo de ocho meses, contando con que la ley se apruebe a fines de año. Y hasta ahora el único que ha tomado esa decisión es el M-19.

Para la Unión Patriótica, este tiene un carácter totalmente restringido, puesto que tal y como está redactado sólo es aplicable al M-19. Pero no sólo eso. Algunos juristas, como Eduardo Umaña Mendoza; aseguran que es claramente inconstitucional en la medida en que los beneficios que se otorgan son un híbrido entre amnistía (perdón y olvido generalizado) e indulto (perdon individual), que como mezcla no están contemplados dentro de la Constitución. Según Umaña Mendoza, el otorgamiento del perdón no se puede condicionar a que la persona que lo solicita pertenezca a una determinada organización.

Aunque el debate jurídico apenas comienza, lo que sí está claro es que el proyecto tal y como lo especifica la exposición de motivos "no se aplica ni a los sicarios ni a los narcotraficantes". Un mensaje destinado, tal vez, a dejar en claro, una vez más, que la Iniciativa de Paz, más allá de los malentendidos de los contactos entre Germán Montoya y Joaquín Vallejo, no está diseñada para los carteles de la droga.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.