Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2012 12:00:00 AM

Los colegios irregulares de Saludcoop

La Secretaría de Educación de Bogotá reveló presuntas irregularidades en unos contratos que la administración de Lucho Garzón firmó con la EPS para construir escuelas en el distrito.

Los elefantes blancos en las ciudades no son sólo edificios abandonados que arruinan el paisaje. Por lo general, son el reflejo de que algún alcalde o gobernador hizo las cosas mal y, como consecuencia, miles de millones se perdieron en obras obsoletas.
 
Pero esto no sólo pasa en municipios pequeños. En la capital, tres colegios que fueron construidos y que hoy están en funcionamiento se podrían convertir en elefantes blancos por unos contratos que la Secretaría de Educación, durante la administración de Lucho Garzón, firmó con Saludcoop. 

El Decreto 2880 de 2004 buscó inyectarle recursos a la educación y les permitió a las cooperativas (Saludcoop además de EPS es cooperativa) invertir en el sector, siempre y cuando tuvieran excedentes de capital, a cambio de exenciones tributarias. Por eso, a partir del 2005 firmaron unos convenios de asociación para construir y reforzar tres escuelas en Bogotá.
 
El problema es que revisando la forma como se ejecutaron los convenios con Saludcoop, la Secretaría encontró varios problemas. Aunque Saludcoop cumplió las obras, ninguna de las tres tuvo interventoría externa, ni licencia de construcción. Tampoco les exigió pólizas de estabilidad de construcción, requisito obligatorio para cualquier obra. Los colegios hoy no están aún a nombre del Distrito.
 
De los tres colegios construidos en el 2005, al menos dos dejarían de ser utilizados. Uno de ellos fue construido por encima de la cuota del acueducto en los cerros orientales, en zona de reserva forestal, y por lo tanto es difícil que se pueda legalizar. Otro fue construido a orillas de la ronda del canal de Torca, en el norte de Bogotá, un terreno vulnerable en la temporada de invierno, tal como estaba establecido en el plan de ordenamiento territorial desde esa época. También tiene problemas de licencia ambiental y reserva vial.
 
El tercero, en la localidad de Kennedy, no presenta problemas por su ubicación, pero tampoco tenía licencia de construcción. Lo más grave, sin embargo, es que este terreno, con escuela construida encima, fue vendido de forma ilegal a un tercero. Saludcoop ya interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía.
 
En otro convenio, firmado en el 2006, para la construcción de otra escuela en la localidad de Fontibón, la Secretaría puso 3.700 millones de pesos; la localidad de Fontibón, 950.415.384, y Saludcoop puso 800 millones. Como no encontraron un terreno apto, nunca se construyó y la plata reposa aún en una fiducia.
 
La Secretaría estudia en estos momentos qué acciones va a tomar, entre ellas liquidar este último convenio y recuperar la plata. Saludcoop, por su parte, busca que se liquide el contrato, pues como está intervenida y en una situación financiera difícil, cualquier recurso adicional que se pueda recuperar les sirve. Para eso se está reuniendo con la Secretaría.
 
La información sobre estos convenios y la responsabilidad que tuvo la anterior administración, en especial el exsecretario Abel Rodríguez, serán revisados por los organismos de control.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.