Domingo, 21 de septiembre de 2014

| 2010/10/16 00:00

Los contratistas del Polo

La próxima semana, la Contraloría Distrital publicará un informe en el que revela quiénes han sido los grandes beneficiados de contratos en Bogotá.

Desde hace varios meses, el rumor sobre la existencia de un cartel de la contratación ha hecho carrera en Bogotá, pero las pruebas y evidencias que han salido a la luz pública para demostrarlo han sido escasas.

Mientras las autoridades avanzan en sus investigaciones, la Contraloría Distrital publicará esta semana un valioso informe que muestra, sin hacer señalamientos ni acusaciones, quiénes han sido los grandes contratistas de la capital entre 2004 y 2009, listado en el que hay muchos desconocidos que ejecutan millonarios recursos de los bogotanos, y grandes sorpresas. El periodo revisado corresponde a las alcaldías de Luis Eduardo Garzón y Samuel Moreno, elegidos a nombre del Polo Democrático Alternativo.

Este análisis forense les servirá a la Fiscalía, la Procuraduría y a la misma Contraloría para alimentar las indagaciones que adelantan sobre la supuesta red de contratistas, para comenzar nuevos procesos o determinar las razones que han hecho que en algunas entidades, como el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), la Empresa de Acueducto o la Secretaría de Educación, entre otras, muchos contratistas se repitan en diferentes alcaldías.

Tras analizar todos los contratos superiores a 300 millones de pesos, la Contraloría encontró que cuatro sectores y en ocho entidades se concentró el 87,7 por ciento de los 23 billones de pesos contratados entre 2004 y 2009.

Para realizar el informe Contratación en el Distrito Capital 2004-2009, un análisis desde el control fiscal, la Contraloría tomó la información del Sistema de Vigilancia y Control Fiscal (Sivicof), en el que todas las secretarías de gobierno, empresas y entidades del Distrito deben registrar la totalidad de los contratos que celebran.

Precisamente uno de los primeros hallazgos fueron las graves inconsistencias y errores del Sivicof. La primera es que antes de 2004 los registros se hacían manualmente, lo que hace difícil hacer una auditoría. Y la segunda es la carencia de un manejo eficiente del sistema. Según las bases de datos, la contratación en este periodo fue de 920 billones de pesos, cuando en realidad fue de 23 billones de pesos, pues había errores como los del Hospital de Kennedy, que reportó de forma errónea que un médico, dos auxiliares y un técnico habrían tenido contratos por 895 billones de pesos, falta que, a pesar de ser evidente, no había sido corregida.

Otra de las cosas que llamaron la atención del organismo de control es que existan 786 contratos realizados con fundaciones sin ánimo de lucro y ONG por casi 800.000 millones de pesos. Un aspecto que destaca el informe es cómo algunas de estas firmas fueron muy activas en la administración de Lucho y luego prácticamente desaparecieron, y en su reemplazo llegaron unas nuevas en la administración de Samuel Moreno.

Según el informe, las personas que más contratos recibieron en el Distrito fueron el constructor Mario Huertas, con seis contratos en el IDU por 106.485 millones de pesos, seguido por Bernardo Ossa López, con cinco por 19.534, y Joaquín Carmelo, con seis en el Acueducto por 13.254 millones de pesos. Sorprende que el señor Rafael Antonio Salamanca, del Depósito Drogas Boyacá, haya recibido 11 contratos de medicamentos e insumos por casi 6.000 millones de pesos.

Según el contralor, Miguel Ángel Moralesrussi, existe un grupo de firmas que vienen ejecutando importantes contratos en Bogotá, especialmente en el IDU y el Acueducto, a través de sus empresas o de consorcios y uniones temporales. "Si bien la continua repetición de contratistas en las mismas entidades en diferentes alcaldías no significa irregularidad alguna, sí exige revisar la forma como se surtieron los pliegos, las licitaciones, la ejecución contractual y la calidad de las obras y productos finales".

La Contraloría hizo esta misma advertencia para los millonarios recursos que han ejecutado las cajas de compensación, como Compensar, Cafam y Colsubsidio, y varias universidades públicas y organismos de cooperación internacional, como el Convenio Andrés Bello, Pnud, OEI o Cerlac.

Al ver los resultados de la investigación es válido preguntarse por qué en un país en el que hay cientos de empresas y personas capaces de realizar obras en Bogotá estas están concentradas en pocas firmas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×