Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1998/04/06 00:00

LOS DE ARRIBA Y LOS DE ABAJO

En Boyacá dos pueblos vecinos se disputan la cabecera municipal. La situación se volvió tan explosiva que el gobierno nacional intervino para evitar una tragedia.

LOS DE ARRIBA Y LOS DE ABAJO

Durante los últimos 10 años los habitantes de San Pedro de Iguaque, 'los de arriba', se han disputado con los de Chíquiza, 'los de abajo', el título de cabecera municipal. ¿Esto qué quiere decir? Que las dos poblaciones se enfrentan por el derecho a que en su localidad esté ubicada la alcaldía del municipio, el Concejo, el cementerio, el puesto de policía y el juzgado, entre otros despachos públicos. En otras palabras, es una pelea por el control del poder local. La rivalidad entre los dos pueblos no es nueva, comenzó hace mucho más de 10 años, pero hoy amenaza con convertirse en un grave problema de orden público. Cuando el general Gustavo Rojas Pinilla estuvo en el poder _entre 1953 y 1957_ dispuso que siete poblaciones cercanas a Tunja, Chíquiza entre ellas, se convirtieran en corregimientos de la capital boyacense. En 1982 se echó para atrás esta medida, los siete pueblos volvieron a ser municipios y comenzó a prenderse la mecha del conflicto entre Chíquiza y San Pedro de Iguaque.Chíquiza es un pueblo pequeño, de apariencia colonial, detenido en el tiempo sobre la esquina de una loma a 1.650 metros sobre el nivel del mar. Fue fundado, según dicen sus habitantes, en la época de la conquista española y prueba de su antigüedad es la iglesia de San Isidro, declarada por las autoridades monumento nacional. La mayoría de sus 687 habitantes, de acuerdo con los datos del último censo elaborado por el Dane en 1993, viven del cultivo de la cebolla cabezona y de la ganadería. Además se declaran conservadores y como tales hace 15 días pintaron las casas alrededor de la plaza de azul y blanco. En este lugar funcionó la cabecera municipal hasta comienzos de los 90, cuando una ordenanza de la Asamblea Departamental ordenó su traslado arriba, a San Pedro de Iguaque. "El alcalde Edgar Cárdenas trabajó seis meses acá. Un viernes, a las seis de la mañana, se llevó los papeles y todo y no supimos qué pasó. Nos robaron", dice un habitante de Chíquiza. San Pedro de Iguaque es un pueblo relativamente nuevo, ubicado en la falda de un cerro coronado por la laguna de Iguaque, el lugar donde los muiscas decían que había aparecido la humanidad. Aunque hay ruinas que evidencian que en la zona hubo un asentamiento durante la época colonial, está claro que la población actual surgió a mediados de los años 50. En San Pedro de Iguaque viven, de acuerdo con el censo más reciente del Dane, 5.450 personas, la mayoría de ellas dedicadas al cultivo de papa y a la ganadería a 2.980 metros sobre el nivel del mar. Su desarrollo en esta década ha sido espectacular y no tiene previsto detenerse. El concejal Gustavo Suárez cuenta que un ingeniero que los visitó quedó sorprendido "porque somos el único pueblo de Boyacá que cumple con una estricta planeación y tiene proyectos en grande". En cuestiones políticas la gran mayoría de la población se declara liberal y es tal la rivalidad con 'los de abajo' que prefieren registrar a sus hijos en Tunja, Villa de Leyva o Arcabuco antes que hacerlo en el municipio que lleva por nombre Chíquiza. Después del traslado la situación entre los dos pueblos fue tensa pero manejable. El despelote vino cuando se le metió política al asunto. "La rivalidad se agravó porque parece que a 'los de abajo' les llegó apoyo político y ellos echaron mano de eso. A 'los de abajo' les llegó su cuarto de hora", dice el sacerdote Rafael de los Reyes Cepeda, párroco de la iglesia de San Pedro de Iguaque. Lo que dice el padre es confirmado por otros habitantes del pueblo que hablan pero con la condición de no revelar su identidad. De acuerdo con éstos, a Chíquiza le ha ido bien porque los dos últimos gobernadores han sido conservadores, la mayoría de la Asamblea Departamental es conservadora y porque cuenta con el apoyo de los políticos Ciro Ramírez y Hernando Torres, miembros del mismo partido. Los de Chíquiza se defienden y dicen que 'los de arriba' están protegidos por el político liberal Heraclio Fernández. Lo cierto del caso es que la ordenanza que permitió el traslado de la cabecera municipal fue demandada por los habitantes de Chíquiza ante el Tribunal Contencioso Administrativo de Boyacá, el cual determinó que la cabecera debía volver a donde había estado siempre. La gente de San Pedro apeló el fallo ante el Consejo de Estado y volvió a perder. Un habitante de este pueblo dijo al respecto que "la decisión fue en todo aspecto jurídica pero va en contra de la lógica y de la realidad". En San Pedro nadie está contento con lo dispuesto por la ley y han manifestado su inconformidad con marchas masivas en la plaza de Bolívar, de Tunja. En la última ya hubo un intento de confrontación con la policía. Hoy el asunto es un verdadero polvorín. En un reciente consejo de seguridad las autoridades boyacenses concluyeron, como se lo manifestaron al gobierno nacional, que "la manzana de la discordia que es la cabecera municipal, nos tiene abocados a una situación de controversia violenta de proporciones incalculables". Las cosas han llegado al extremo que, cuenta el padre Reyes, familiares de una y otra población ya no se hablan. Resolver este conflicto no será nada fácil porque ninguna de las dos partes está dispuesta a ceder en sus pretensiones. Chíquiza quiere que le devuelvan la cabecera para acceder al desarrollo del que se siente excluida. San Pedro de Iguaque quiere quedarse con la cabecera porque ya cuenta con la infraestructura necesaria para que funcione sin contratiempos. Ante esta radicalización de las dos posiciones se abre camino una división salomónica. El gobernador Eduardo Vega Lozano ha sugerido que Chíquiza se convierta en un distrito turístico y San Pedro de Iguaque, en un municipio con todas las de la ley. Esta parece ser la alternativa más conveniente, pero no la más rápida, para evitar que 'los de arriba' y 'los de abajo' se agarren y acaben con la bucólica paz de la región

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.