Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/28/2009 12:00:00 AM

Los ‘diablos’ y la DEA

Esta semana quedaron dos cosas claras: que los Rodríguez Orejuela nunca se fueron del América y lo peor, hoy no se sabe quién es el dueño del campeón del fútbol colombiano.

Desde hace años, en Cali y en el mundo del fútbol era vox populi que la familia Rodríguez Orejuela seguía manejando los hilos del club América de Cali. Pero ni el Estado ni ninguna autoridad se preocuparon por demostrar que esto era cierto, a pesar de que desde 1998 estaba en la 'Lista Clinton' y de que numerosas evidencias así lo demostraban.

Pero la Fiscalía allanó la semana pasada, por iniciativa del gobierno estadounidense, las oficinas de los 'diablos rojos', y varias cosas quedaron en claro. La principal, que luego de que fueron extraditados los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez entre 2004 y 2005, su hermana Amparo Rodríguez de Gil, y después, el hijo menor de Miguel, Juan Miguel Rodríguez, manejaban los hilos del equipo, compraban y vendían jugadores, tomaban decisiones y administraban los recursos como si fuera su tienda. Pero a la hora de rendir cuentas, siempre se escudaban en que ellos no eran accionistas.

En la misma diligencia la Fiscalía General, por petición de la DEA, ordenó capturar el miércoles a Jaime, Humberto, María Alejandra y Claudia Rodríguez, hijos de Gilberto, así como su hermana Amparo y otros familiares y conocidos, acusados de lavar activos y testaferrato. Según las denuncias de un ex colaborador de la familia, los hermanos Rodríguez habían diseñado una estrategia para ocultar unos 130 bienes por más de 30 millones de dólares, adquiridos supuestamente con recursos ilícitos.

Tras el allanamiento la Fiscalía incautó 650 derechos de participación (acciones) que estaban a nombre de Alfonso Gil Osorio, esposo de Amparo y quien figuraba como uno de los mayores accionistas del América. Con ese hecho quedó claro lo que muchos, incluso miembros de la familia Rodríguez, habían denunciado y las autoridades colombianas no habían querido indagar: que un ala de la familia era propietaria de más de la mitad del equipo a través de supuestos testaferros, lo que les habría permitido quedarse fácilmente con más de 10 millones de dólares provenientes de las transacciones de muchos jugadores. Esto, sin importar que el club estuviera sumido durante años en una profunda crisis económica, siempre justificada por su inclusión en la 'Lista Clinton'.

Además de ser preocupante que el Estado no hubiera hecho nada por sanear al América, el nuevo escándalo es que la Dirección Nacional de Estupefacientes no se quedará con el 40 por ciento del equipo, como se anunció inicialmente, sino sólo con el 10 por ciento. Carlos Albornoz, director de esa entidad, dijo que al parecer hace unas semanas el América emitió nuevos derechos de participación, lo que hizo que los viejos socios vieran reducidos sus porcentajes. Lo que no se sabe es si los nuevos accionistas son 500, 1.000, 2.000 o una sola persona.

Según fuentes de la Embajada de Estados Unidos, Juan Miguel Rodríguez, hoy prófugo, dejó el equipo hace dos meses y se llevó los recursos producidos al ganar la estrella 13, en diciembre pasado, y los provenientes de la millonaria venta del lateral izquierdo Pablo Armero. Como hombre fuerte habría quedado Luis Enrique Calle Serna, alias 'Comba', el nuevo capo del narcotráfico del Valle. Según otras versiones, quienes se habrían quedado con el equipo son los herederos del extinto José Santacruz Londoño, miembro del desaparecido cartel de Cali.

El único camino que le queda al Estado para sanear al equipo de los diablos rojos es tomar el control absoluto del equipo, sin más dilaciones, y empezar, en compañía de la embajada de Estados Unidos y los prohombres de Cali, la democratización, como lo ha propuesto el gobernador del Valle, Juan Carlos Abadía. De lo contrario, nuevamente el fútbol colombiano estará abocado a un escándalo, pues si algo está claro desde que la mafia llegó a ese deporte en los años 80, es que el diablo sabe más por viejo que por diablo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.