Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2013 8:00:00 AM

Los estafadores que se tienen confianza

Increíble: unas personas suplantaron al Ministerio del Interior para ofrecer millonarios contratos a constructores y recursos para obras a alcaldías a cambio de sobornos.

La creatividad y el arrojo de los delincuentes colombianos parece no tener límites. La semana pasada se conoció una nueva modalidad de estafa que se suma a la larga lista de tretas que usan para engañar incautos.

En esta oportunidad, decenas de constructores recibieron una carta del Ministerio del Interior con una sugestiva propuesta. La nota, en papel con membrete oficial y la terminología de rigor, invita al destinatario a participar con otros dos potenciales contratistas en un proceso de carácter reservado para adjudicar directamente la construcción de una obra. En tres páginas expone un detallado cronograma y da las indicaciones de cómo presentar la propuesta para construir una obra menor, usualmente una estación de Policía, cuyo costo oscila entre 2.000 y 3.000 millones de pesos. El constructor debe responder a un correo donde ha de confirmar su interés en la propuesta y enviar un formato donde consta su compromiso contra la corrupción. Sin embargo, todo es falso (ver Invitación a proceso de carácter reservado y Convenio interadministrativo).

Según las investigaciones, los constructores que picaron el anzuelo y confirmaron su interés fueron abordados por los estafadores que, a cambio de un soborno, les prometieron garantizarles el contrato. Pero el asunto quedó accidentalmente al descubierto cuando llegaron al Ministerio del Interior un par de estas comunicaciones devueltas por el correo, pues las direcciones de los destinatarios estaban mal escritas. 

Los funcionarios de la entidad están asombrados pues esta modalidad de estafa se sumó a otra aún más sofisticada que apenas habían descubierto unas semanas atrás. En esta, falsos funcionarios del ministerio se comunicaron con varias alcaldías para ofrecer entre 1.000 y 2.000 millones de pesos para cofinanciar obras como la renovación de edificios públicos. Los alcaldes interesados debían viajar a Bogotá o enviar a un representante a reunirse con los delegados del ministerio y firmar un convenio interadministrativo por el que los municipios se comprometían a ejecutar la obra con total autonomía, lo que incluía buscar el contratista que quisieran. Tras firmar la tentadora propuesta los intermediarios buscaban a los alcaldes para decirles que para agilizar el desembolso era necesario pagar una comisión.

En esta oportunidad la propuesta se develó luego de que algunos alcaldes comenzaron a sospechar, pues las reuniones con los supuestos funcionarios siempre eran en horas no habituales en apartamentos al norte de Bogotá o en cafeterías. Se comunicaron directamente con el ministerio y de ese modo se identificaron convenios firmados por tres municipios, dos en Cundinamarca y uno en Cesar. 

No hay duda de que los incautos contratistas y funcionarios han pagado caro su apetito de conseguir recursos por atajos inpresentables. Como todo el fraude se daba en un contexto de ilegalidad de ambas partes, el afectado no tenía cómo reclamar. De hecho esto ha dificultado el trabajo de las autoridades para saber el alcance de tan descarados engaños. En el ministerio aseguran que ya caminan sobre pistas muy certeras que aún no revelan para no entorpecer las investigaciones, y que también permitirán saber si se trata de uno o varios grupos de delincuentes. 

El secretario general del ministerio, Gustavo García Bate, quien encendió la alerta al encontrar comunicaciones a los constructores supuestamente firmadas por él, le contó a SEMANA que los delincuentes están aprovechando varios contratos que en efecto el ministerio adelanta en las regiones mediante organizaciones como Fonade y el Fondo Rotatorio de la Policía. También precisó que por la modalidad de fraude no se han perdido recursos del erario. Pero señaló que es muy llamativo el nivel de confianza que se tienen los estafadores para atreverse a suplantar a todo un ministerio para cometer sus fechorías. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.