Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/10/05 21:38

Los lujos del procurador involucrado en el caso de Álvaro Cruz

La Fiscalía comenzó a confiscar los bienes de Hernán Ulpiano Jovel Muñoz, que habría recibido 2.000 millones para truncar el proceso contra el exmandatario.

El procurador Hernán Ulpiano Jovel Muñoz empleaba para sus desplazamientos dos lujosos vehículos de alta gama. Foto: Archivo particular

El procurador judicial Hernán Ulpiano Jovel Muñoz, llevaba un estilo de vida por encima de sus posibilidades. Esto quedó en evidencia cuando la Fiscalía General entró a confiscar algunos de sus valiosos bienes tras el hallazgo de que él había servido de puente para entorpecer la investigación que se sigue contra el exgobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz.
 
Entre las informaciones que se han dado a conocer en las audiencias, luego de la captura de estos dos exfuncionarios, se ha dicho que al representante del Ministerio Público se le habría entregado 2.000 millones de pesos para pagar por cumplir el objetivo de truncar las pesquisas contra Cruz.
 
Lo que se sabe es que Jovel Muñoz les habría hecho ‘conejo’ a Cruz y a su esposa Luz Zoraida Rozo -quien supuestamente entregó la suma-, pues evidentemente el proceso judicial siguió su curso normal.
 
Con el dinero, el procurador, cuyo sueldo no pasaba de ocho millones, se dedicó a comprar lujosos bienes. La Fiscalía investiga dos millonarios inmuebles de su propiedad en Huila (supuestamente a nombre de su exnovia, procuradora provincial en Villavicencio).
 
Pero hubo un detalle que llamó la atención de los investigadores. El procurador empleaba para sus desplazamientos dos lujosos vehículos de alta gama. Se trata, según lo hasta ahora establecido, de una camioneta Audi Q7 y un Mini Cooper descapotable modelo 2014. Ambos suman, según el valor comercial, más de 200 millones de pesos.
 
Los vehículos fueron embargados por la Fiscalía y se encuentran en uno de los parqueaderos de la entidad. Mientras tanto Jovel espera este martes que una juez defina su situación jurídica luego de que no aceptara cargos por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y cohecho.

Coincidencia o no, la placa de uno de los vehículos del procurador está rotulada con las letras CVY. Esto en el argot popular y el de los funcionarios corruptos en el país significa: “cómo voy yo” es decir, como se entra en el juego para sacar provecho de una gestión ilícita.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.