Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/15/2015 11:31:00 AM

Los mensajes de Santos en su alocución presidencial

Aunque las reacciones iniciales por la orden de abordar el tema del cese al fuego bilateral fueron de entusiasmo, la paz no está a la vuelta de la esquina.

En la noche de este miércoles el presidente Santos emitió el primer mensaje del año al país y, como era de esperarse, habló sobre paz y la agenda social y de desarrollo del país para los próximos años. Si bien dentro de esta alocución el presidente lanzó mensajes importantes al país, también se debe leer como un pronunciamiento de principio de año y dentro de los estándares normales de cualquier comienzo de gobierno.

Al lograr dilucidar los principales mensajes que el presidente quiso lanzar, habría cuatro grandes asuntos a destacar: Por un lado, y tal vez fue el principal mensaje, durante el año 2015 el país entrará en la recta final del proceso de paz. Esto significa, por un lado, que la negociación de paz está entrando a los puntos más complejos y donde más ‘sapos’ se tendrá que tragar la sociedad: los temas de víctimas, justicia transicional y dejación de armas. A diferencia de los puntos anteriores de la negociación, estos asuntos están conectados uno con otro, y por tanto, anuncios sobre la finalización del punto de víctimas como se hizo con el tema de desarrollo rural o participación política eran difíciles de tener, mientras no se hubiera avanzado lo suficiente en los otros temas. Por ello, la mesa principal seguirá avanzando en el tema de víctimas, y la subcomisión deberá trabajar fuertemente en el tema de dejación de armas.

Por eso el 2015 puede ser el año de la paz, pero lo que falta es lo más complejo, incluso, llama la atención que el presidente no habló de la posibilidad de hacer coincidir las elecciones locales y regionales de octubre con un posible referendo sobre el proceso de paz, situación que muestra que aún quedan por lo menos cerca de ocho o 10 meses de negociación intensa. Es posible ver un acuerdo casi finalizado sobre final de año, pero muy seguramente el referendo, si es que se decide que este sea el mecanismo de validación social, será para el 2016.

El segundo mensaje del presidente Santos tiene tres tipos de espectadores: por un lado, fuerzas de izquierda, que lo apoyaron en la reelección bajo el marco de sacar el proceso de paz adelante. Estas fuerzas vienen presionando para un cese bilateral de fuego, por mayor compromiso de sectores del Gobierno con el proceso y por su seguridad, por ello el presidente habló del cese bilateral, de la necesidad de rodear el proceso de paz.

El segundo grupo de actores a los que Santos se dirigió son las Fuerzas Militares y la oposición de derecha, es decir, el Centro Democrático. Donde Santos deja claro que va hacia adelante con el proceso de paz, que llegará el momento de un cese bilateral de fuego y el momento de crear los protocolos de dejación de armas y concentración de tropa.

El tercer actor al que el presidente le envía el mensaje es la sociedad en general, es decir, desde anoche el país comenzará a vivir lo que se conoce como la “disputa” por la sociedad. El Gobierno y los sectores que apoyan el proceso de paz, al igual que las FARC, deberán hacer esfuerzos inmensos para convencer a la sociedad colombiana de que apoye el proceso de paz y que este apoyo debe ser total, incluso tragándose 'sapos' o volteando la cara ante determinados hechos. Por eso, gestos de paz como el desescalamiento del conflicto y cese unilateral, entre otros, son básicos para mostrar esa voluntad de paz. Por otro lado, está la oposición de derecha, quien bajo el discurso de la impunidad intentará oponerse al proceso de paz aunque públicamente acepten la negociación. Todo esto tendrá como termómetros fundamentales las elecciones locales de octubre y el referendo.

Un tercer mensaje adicional que el presidente lanzó es que se comenzó a ambientar el tema del cese bilateral de fuego, que seguramente será una realidad en cuatro o seis meses. El retos es crear las condiciones necesarias para que durante esos seis meses las FARC mantengan el cese unilateral, algo realmente complicado, ya que las Fuerzas Militares han continuado su operatividad, y las estructuras de las FARC comienzan a presionar a sus comandantes para poder realizar operaciones militares y detener la avanzada de la fuerza pública sobre algunas zonas.

En lo fundamental, expertos, analistas, académicos, entre muchos otros, coinciden que bajo las actuales circunstancias de madurez del proceso de paz y en la medida en que entramos en la recta final, lo mejor y recomendable sería un cese bilateral del fuego y no negociar en medio del conflicto. La sociedad no entiende por qué se negocia en medio de emboscadas, bombas a la orilla de la carretera o bombardeos en la noche. Sin embargo, aunque un cese bilateral es la mejor opción, el costo político para el Gobierno y para el proceso de paz puede ser bastante alto, ya que la oposición cobraría esto una especie de zona de distensión.

El último mensaje, que parece ser el asunto complicado de la alocución presidencial, se refiere a la negociación con el ELN; aunque se reconocen avances y un diálogo importante, aún no se ha logrado cerrar los puntos de la negociación. El ELN en un comunicado, ayer en la mañana, manifestó que le hacía falta voluntad de paz al Gobierno y el presidente Santos mencionó que la negociación no va tan rápido como muchos pensaban. Esto lo que significa es que el proceso de paz con el ELN avanza pero va lento y el de las FARC da brincos impresionantes. Aquí lo importante es que el ELN y el Gobierno entiendan que se debe avanzar más rápidamente para que ambos procesos de paz lleguen a feliz término en tiempos más o menos cercanos; de no ser así, los riesgos en el posconflicto son amplios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.