Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/7/2011 12:00:00 AM

Los narcos 'che'

Traficantes colombianos han convertido a Argentina no solo en una importante ruta de cocaína hacia Europa, sino en lugar de refugio, lavado e inversión.

Con el arresto hace unos días en el aeropuerto de Ezeiza, de Buenos Aires, de un colombiano que, según las autoridades, habría perfeccionado la técnica de los submarinos para exportar droga, viene a confirmarse que los narcos nacionales llegaron a Argentina para instalarse y traficar a lo grande. Varios de ellos han sido detectados en Puerto Madero, el barrio de negocios de moda en esa capital.

El más reciente personaje se llama Ignacio Álvarez Meyendorff, detenido el 24 de abril en Ezeiza, cuando llegaba de Tahití. El hombre, de 50 años, estaba bajo la mira de la Unidad de Investigación de Lavado de Dinero, entre otros, por un depósito en efectivo de 700.000 dólares en la sucursal Montes de Oca del Banco Río. Fue arrestado por pedido de la fiscal Bonnie Klapper, de Nueva York, acusado de enviar grandes cantidades de droga desde Colombia a Centroamérica, México y Estados Unidos. Según Miguel Robles, subsecretario de Delitos Complejos del Ministerio de Seguridad de Argentina, "tendría a cargo la logística de los submarinos y perfeccionó ese sistema". Había entrado y salido decenas de veces de la Argentina, donde fundó cuatro empresas.

Meyendorff es el último de una larga lista de colombianos asociados con el sicariato, las barras bravas y los carteles mexicanos, que han encontrado en Argentina un lugar de refugio para traficar, lavar dinero, invertir y divertirse.

Un año antes había sido extraditado otro desde el país del sur. Luis Agustín Caicedo Velandia, 'Don Lucho', fue capturado cuando paseaba por el centro comercial Alto Palermo, con un pasaporte guatemalteco. El entonces director de la Dijín, general Luis Gilberto Ramírez, lo calificó como el jefe de la organización de tráfico más rica en 15 años. Se cree que una vez en manos de la justicia gringa, 'Don Lucho' delató a Álvarez Meyendorff.

En diciembre de 2009, una modelo argentina de 21 años fue detenida cuando embarcaba para Cancún con dos maletas que contenían 55 kilos de cocaína. La joven denunció una red que enviaba 'mulas' argentinas a México, encabezada por 'el Monstruo', un narco mexicano, y su novia, la colombiana Angie Sanclemente Valencia, exreina nacional del Café. Seis meses después, Sanclemente fue detenida en un hotel del barrio Palermo, y enfrenta una condena de hasta 16 años.

En enero pasado, dos hijos del jefe de la Fuerza Aérea Argentina durante el gobierno de Carlos Menem fueron detenidos en España con 994 kilos de cocaína, en un avión privado. La carga pertenecería a la misma organización a la que estarían vinculados Álvarez Meyendorff y Caicedo Velandia. La droga venía de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Gustavo Carabajal, un periodista de La Nación, uno de los dos grandes diarios argentinos, contó a SEMANA que, para las autoridades bolivianas, allí se concentran los laboratorios para la producción de clorhidrato de cocaína. "Se oye la tonada colombiana hasta en los supermercados", dice. El dueño de la cocaína de los hijos del militar sería Guillermo Giraldo, un colombiano apodado 'Memo'. Según Raúl Kollman, del diario Página 12, otro colombiano involucrado con ellos, John Wilson Vélez, está señalado de ser el proveedor de la cocaína que la exreina del café y su novio enviaban a Cancún.

Uno de los primeros incidentes que encendió las alarmas de las autoridades argentinas fue un asesinato sicarial que sacudió a Argentina el 24 de julio de 2008. Los colombianos Jorge Quinteros Gartner y Héctor Duque Ceballos, alias 'Monoteto', fueron acribillados por dos sicarios en moto en el estacionamiento del centro comercial más importante de Buenos Aires, el Unicenter, del exclusivo sector de Martínez. 'Monoteto' había sido hombre de confianza de 'Macaco', el jefe paramilitar extraditado. Un miembro de las barras bravas del Boca Juniors fue acusado del asesinato.

En febrero de 2009, dos colombianos más, Jorge González Ramírez y su cuñado, Juan Sebastián Galvis, fueron atacados por dos sicarios en moto en San Fernando, en el norte de Buenos Aires, cuando compraban un yate de medio millón de dólares. Galvis murió y de González, que se salvó, no se ha vuelto a saber.

Varios de estos colombianos han escogido para instalarse a Puerto Madero, el moderno barrio de negocios de Buenos Aires preferido por estrellas de la televisión, ministros y empresarios. Álvarez Meyendorff vivió en un piso en la calle Vera Peñaloza 450, por el cual pagaba 2.200 dólares mensuales. El dueño de un quiosco le dijo a SEMANA que lo conocía, aunque hacía tiempo que ya no vivía allí, y que muchos colombianos, mexicanos y venezolanos habitan la zona. González Ramírez alquiló en agosto de 2008 un apartamento, por el que pagaba 5.000 dólares mensuales, en el piso 37 de la torre Parque del complejo Le Parc. Los dos colombianos asesinados en Unicenter también tenían un apartamento en Puerto Madero.

Por lo visto, los narcos colombianos están sólidamente instalados. "Argentina se está constituyendo en un punto estratégico claro del narcotráfico. Además de los casos más conocidos, hay otros tantos", dijo a SEMANA Mariano Borinsky, jefe de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Tributarios y Contrabando. Argentina decomisó 12 toneladas de cocaína en 2010 y se calcula que desde allí se enviaron otras 70 a Europa, según un reciente informe de Estados Unidos. El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), organismo que controla el lavado de dinero, presentó un crítico informe sobre Argentina.

En 2009, un alto funcionario de seguridad de la provincia de Buenos Aires le dijo al periodista Gustavo Carabajal: "Si yo fuera tu jefe, te enviaría a Colombia a tomar un curso acelerado sobre carteles narcotraficantes, porque los nombres que aparecen allá como jefes se repetirán en la Argentina en no más de dos años". Hoy nadie duda de que tenía toda la razón. Los narcos criollos se han vuelto 'che'.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.