Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2001/08/13 00:00

Los niños tienen el poder de lograr la paz

La escritora británica Sara Cameron asegura que los niños pueden lograr la paz en Colombia. Ella estuvo en nuestro país para lanzar su libro Constructores de paz. SEMANA habló con ella.

Los niños tienen el poder de lograr la paz

Con el apoyo de la Unicef la periodista británica Sara Cameron entrevistó a 150 niños colombianos que han vivido en medio de la guerra y que ahora hacen parte del Movimiento de Niñas y Niños por la Paz. Después de oír sus historias decidió transcribirlas y el resultado fue el libro ‘Constructores de paz’. SEMANA.COM entrevistó a Cameron, quien ha viajado por todo el mundo investigando la pobreza infantil, durante el lanzamiento del libro en Colombia.

Semana: ¿Por qué se interesó por escribir un libro sobre el Movimiento de Niños y Niñas por la Paz en Colombia?

Sara Cameron: Vine por primera vez a Colombia en 1998 para hacer un informe para Unicef sobre el Movimiento de Niños y Niñas por la Paz porque habían sido nominados al premio Nobel de la Paz. En el espacio de un mes entrevisté a 150 niños y las historias que escuché me dejaron conmovida.

Semana: ¿Qué fue lo que tanto la conmovió?

Sara Cameron: No fueron tanto las historias de violencia sino las historias de quienes sobrevivieron y quisieron cambiar las cosas y no se decidieron por el camino de la venganza. Otra cosa que me impresionó fue el comportamiento de los niños. Yo era una extraña para ellos, no hablaba español y sin embargo ellos me contaron sus experiencias más intimas y dolorosas. Yo creo que esto pasó porque ellos creen que contándome estas cosas van a ayudar a la paz en Colombia.

Semana: ¿Por qué decidió escribir un libro sobre el tema?

Sara Cameron: Cuando me fui para Nueva York pensaba, ‘no puedo oír estas historias, mandar el reporte e irme’, tenía que hacer algo más. Ahora, cuando miro atrás, me acuerdo que para mí era una obsesión contar estas historias. Si alguien me preguntaba sobre Colombia no me podía controlar y no paraba de hablar. Ahí me di cuenta de que toda la gente se conmovía con estas historias y que era necesario contarlas. Decidimos con la gente de Nueva York que era muy importante hacer el libro para darle el ejemplo a los niños de todo el mundo.

Semana: ¿Lloró alguna vez oyendo las historias?

Sara Cameron: Si lloré cuando escribí el reporte, cuando escribí el libro y todavía cuando lo vuelvo a leer sigo llorando. Pero ninguno de los niños lloró cuando me contaba su historia. Tal vez no lloraban porque ellos no contaban sus emociones. Sólo trataban de que yo entendiera lo que les pasaba. Y eso tiene un impacto más emocional para cualquier persona.

Semana: ¿Qué fue lo que mas le impactó del Movimiento?

Sara Cameron: Al principio, cuando llegué a Colombia, pense que era una pantalla. No creía que estos niños pudieran estar nominados al premio Nobel de la Paz. Después, cuando me reuní con dos de los niños del libro, me di cuenta de que esto era cierto. Se me abrieron los ojos, me di cuenta del poder que tienen los niños para lograr la paz, el poder que tienen para movilizar a los adultos. Ellos necesitan más que oportunidades de estudio y de empleo. Necesitan un espacio para expresarse.

Semana: ¿Cuál cree usted que ha sido la mayor contribución de estos niños para la paz?

Sara Cameron: La mayor contribución ha sido El mandato de los niños por la paz. Este ha sido algo excepcional. Al principio era un mandato institucional pero después se volvió una cosa mucho mas importante. En muchos municipios más del 90 por ciento de los niños votaron por la paz.

Semana: ¿No creé que los niños deberían estar jugando en vez de estar preocupados por la guerra?

Sara Cameron: Eso sería lo ideal. Pero ellos mismos me dicen, "¿cómo quieren que nosotros estemos jugando si lo primero que vemos cuando salimos a la calle son muertos y sangre?".

Semana: Hay gente que opina que el Movimiento de Niños y Niñas por Paz está manipulado por adultos. ¿Cuál fue su percepción?

Sara Cameron: La manipulación existe en todos los lados: en las iglesias, en los colegios, en todos los lugares donde haya poder y de muchas maneras. Particularmente yo no vi ningún caso de manipulación de los adultos con los niños en este movimiento.

Semana: Usted cuenta las historias de nueve niños. ¿Cuál fue la que más le impresionó?

Sara Cameron: Me impactó mucho la historia de Carmen, una niña que tiene un gran poder de liderazgo, era un poco agresiva. Por ejemplo, si ella estaba en clase y no le gustaba como la profesora daba la clase, se paraba y la insultaba en la cara. Pero de un momento a otro invirtió ese poder de liderazgo en el movimiento. Eso es muy bueno.

Semana: ¿Cuál creé usted que va a ser el impacto del libro?

Sara Cameron: Una de las cosas que trata de lograr el libro es mostrar cómo una persona que vive en medio de la guerra y de la violencia puede optar por la paz y lograr abandonar el ciclo de violencia en el que vivía. Yo no pensaba en esto mientras escribía el libro, pero después de publicarlo pienso que es lo que se debe sacar al leer ‘Constructores de Paz’.

Lea un capítulo del libro

Capitulo del libro Constructores de paz

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.