20 junio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

“Los notarios no somos bolas de ping-pong”

CONTROVERSIAÁlvaro Rojas, presidente del Notariado Colombiano, dice que el fiscal y el procurador juegan con los notarios.

“Los notarios no somos bolas de ping-pong”. El representante de los notarios manifestó asimismo que los encargados de la fe pública no pueden esgrimir la objeción de conciencia.
SEMANA.
El representante de los notarios manifestó asimismo que los encargados de la fe pública no pueden esgrimir la objeción de conciencia.
“Que no nos cojan de bolitas de ping-pong, para aquí y para allá”. Así se quejó Álvaro Rojas, presidente de la Unión Colombiana de Notarios, sobre las discrepancias del fiscal general, Eduardo Montealegre, y del procurador general, Alejandro Ordóñez, sobre si los notarios pueden o no casar a parejas del mismo sexo.

Rojas, que  habló en Voces RCN llamó a la cordura a ambos funcionarios. Dijo que los notarios son juristas que respetan la ley y que no le gusta el denominado “choque de trenes” que se ha presentado entre Montealegre y Ordóñez, cosa que calificó como un “espectáculo” que no vale la pena.

Se refiere al hecho de que el fiscal advirtiera que el Ministerio Público no podrá investigar disciplinariamente a los notarios que decidan llamar matrimonio a las uniones de las parejas del mismo sexo. Esto en respuesta a un concepto de la Procuraduría que ha dicho que tales uniones no se pueden llamar matrimonio y que quienes lo celebren pueden argumentar objeción de conciencia.

Rojas advirtió, además, que lo más probable es que en una semana se produzca una “avalancha de tutelas” porque los notarios, al acatar la sentencia de la Corte Constitucional, conocida como la C-57 y proferida el 26 de julio del 2011, llamarán “uniones solemnes” y no “matrimonio” al nuevo vínculo entre homosexuales.

El representante de los notarios  manifestó así mismo que los encargados de la fe pública no pueden esgrimir la objeción de conciencia para no celebrar estas uniones, como lo han pedido la Procuraduría y la Iglesia católica, pues “eso es propio de los jurados populares y ajeno a la función notarial”.

Las declaraciones del presidente del Notariado Colombiano se produjeron este jueves 20 de junio, plazo máximo que le había dado la Corte Constitucional al Congreso para que legislara sobre las uniones de parejas del mismo sexo. Como el Congreso no lo hizo, esas parejas se están acogiendo al fallo del alto tribunal.

Sobre la materia, la sentencia dictaminó lo siguiente: “Si el 20 de junio de 2013 el Congreso de la República no ha expedido la legislación correspondiente, las parejas del mismo sexo podrán acudir ante notario o juez correspondiente a formalizar y solemnizar su vínculo contractual”.

Responde Ilva Miriam

Para la procuradora para la infancia, Ilva Miriam Hoyos, quien ha sido la voz de la Procuraduría en este tema, esto no es un tema sencillo. Señala a Semana.com que la batalla se ha dado con argumentos. Asegura, ante la avalancha de críticas sobre la postura de su entidad, que “de mi pueden decir todo lo que quieran, menos que estoy mal documentada o que estoy imponiendo mi posición personal en el tema”.

Deja en claro que la Procuraduría no está poniendo en camisa de fuerza a los notarios, ni los está amedrentando para que no realicen las uniones entre parejas del mismo sexo. Simplemente “la Procuraduría busca que se respeten los derechos consagrados en la Constitución como la objeción de conciencia, es decir, si un notario no quiere realizar la unión porque eso va contra sus principios morales, nadie puede obligarlo, y la Procuraduría busca que se respete eso”, señala.

La Procuradora asegura que varios artículos de la Constitución y del Código civil señalan que “el matrimonio sólo se puede entre parejas heterosexuales, es decir, entre un hombre y una mujer, por lo cual para la Procuraduría no existe el matrimonio entre parejas del mismo sexo, lo que existe es un contrato innominado”, asegura.

En la controversia entró el defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora, quien dijo que en la interpretación de la Sentencia C-577 del 2011, se puede decir que los jueces y notarios tienen la posibilidad de formalizar el vínculo de las parejas del mismo sexo “con los mismos efectos y los mismos derechos que tienen de las parejas heterosexuales”. Así lo advirtió Otálora en una carta enviada el pasado martes al superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez García.
Publicidad
Semana en Facebook