Lunes, 22 de diciembre de 2014

| 2013/02/21 00:00

Los Nule: ¡Pero qué bonita familia!

Los sonados escándalos judiciales han llevado al polémico clan a pasar del cielo al infierno.

El clan Nule está en el ojo del huracán por sus cuentas con la Justicia. Foto: SEMANA

El llamado a juicio de Miguel Nule Amín, acusado por la Fiscalía de homicidio agravado y desplazamiento forzado, pareciera ser el puntillazo final para el que fuera uno de los clanes más poderosos de la Costa. Los líos judiciales tienen tras las rejas a cuatro de sus integrantes. 


Miguel Nule Amín, el mayor del clan, por ejemplo, fue capturado hace un año cuando pretendía salir del país rumbo a Estados Unidos. El arresto fue en el aeropuerto de Cartagena y las razones obedecían a que una investigación de la Fiscalía lo señala como uno de los que habrían ordenado que se cometiera la masacre de Macayepo. 


En esos hechos fueron asesinados 12 campesinos de ese corregimiento de Carmen de Bolívar a manos de un grupo de por lo menos 100 paramilitares en octubre del año 2000. Por estos hechos se configura el cargo por homicidio agravado. 


Con respecto al desplazamiento, la misma investigación señala que tras perpetrarse el múltiple homicidio se generó una salida masiva de los labriegos de la zona. 


Nule Amín es padre de Miguel y Manuel Nule Velilla y tío de Guido Nule. Los tres fueron procesados por el escándalo del carrusel de la contratación de Bogotá, señalados por la Fiscalía como los presuntos autores responsables de los delitos de concierto para delinquir, fraude procesal, cohecho por dar y ofrecer y falsedad en documento privado. 


Los primos, además, fueron condenados a 14 años por el delito de peculado. Esa sentencia se dio luego de una revisión de la pena que en enero del año pasado les impuso el juez 38 penal de Bogotá.


Pero este no es el único expediente que pesa sobre los Nule, aunque sí ha sido el más sonado. Ante la justicia, los hermanos Manuel y Miguel Nule fueron acusados de un posible detrimento a la extinta Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE). 


El caso se remonta al 2006, cuando los polémicos empresarios, según la fiscal segunda delegada ante la Corte, mediante una fiducia, con la utilización del consorcio Bogotá-Fusa, lograron el traspaso de dineros manejados por el Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado de la DNE (FRISCO), sin cumplir los requisitos legales. 


La cuantía del documento financiero, conforme se dijo ante el estrado presidido por el juez 51 penal municipal de Bogotá, era por un monto cercano a 25.000 millones de pesos. 


El acuerdo económico consistía en que los Nule se habían comprometido a cancelar el 12 por ciento anual del dinero entregado durante los tres años siguientes a la fecha del giro. No obstante, tal compromiso no fue cumplido. 


De allí la imputación de cargos por ser los presuntos responsables de los delitos de peculado por apropiación, falsedad ideológica en documento público y contrato sin cumplimiento de los requisitos legales. 


Así está el panorama judicial del que fuera uno de los clanes más poderosos, influyentes y que estuvo codo a codo con lo más granado de la sociedad. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×