Martes, 21 de octubre de 2014

| 2013/05/14 00:00

Los otros cuatro muertos por desidia de EPS

De nuevo la Personería enciende las alarmas por el deficiente servicio de salud prestado en la capital.

Foto: Guillermo Torres / SEMANA Foto: .

No ha pasado un mes de la dramática muerte de Paula Sofía Lesmes, una bebé de tanto solo nueve meses que falleció por falta de atención oportuna, cuando ya se conocen nuevos casos que denuncian el deficiente servicio de salud prestado por las EPS en la capital del país.

El caso fue denunciado en su momento por la Personería de Bogotá, entidad que este lunes informó sobre los decesos de cuatro pacientes que, literalmente, “murieron esperando las autorizaciones de sus EPS”.

Los cuatro pacientes fallecieron en el hospital Santa Clara tras padecer la misma enfermedad: cáncer. “Esperaban que sus respectivas entidades promotoras de salud (EPS) les autorizaran una cama, una ambulancia o una simple remisión”, denunció la Personería.

Ana Rosa López, de 74 años, protagonizó el primer caso de negligencia médica. Ana, afiliada en el régimen contributivo de la Nueva EPS, ingresó al hospital Santa Clara con el diagnóstico "adenocarcinoma en el pulmón derecho".

“El 4 de marzo se le solicitó a su EPS el servicio de cama de oncología, pero manifestaron que no había y que en el Cancerológico no le hacían valoración debido a que la paciente tenía ventilación mecánica y, por ende, continuaban en la ubicación en la UCI de oncología”, relata la Personería.

Aunque la entidad autorizó el manejo integral, el centro de salud aseguró que no contaba con los procedimientos dirigidos a pacientes de oncología. “El hospital continuó solicitando el traslado a la UCI de oncología diariamente. El 5 de abril una familiar de la paciente allegó una tutela en contra de la Nueva EPS. El hospital continuó solicitando la remisión ante la Nueva EPS y siempre le informaron que no conseguían cama. Finalmente, el 27 de abril la paciente murió esperando que la EPS le autorizara una cama”, agrega el comunicado de la entidad.

A Fernando Díaz Bautista, de 50 años de edad, también le prestaron un cuestionado servicio de salud. Díaz murió un día antes de una cita médica que fue postergada más de un mes debido a que, en un inicio, Solsalud no programó con anterioridad la ambulancia que lo recogería. Díaz, quien estaba afiliado al régimen subsidiado de esa EPS, había sido diagnosticado con linfoma.

“El 8 de marzo se solicitó la valoración y el manejo por hematología. El 11 de marzo Solsalud confirmó la cita en oncología y quedó pendiente el trámite de la ambulancia. El 20 de marzo se dejó programada la ambulancia para la cita, sin embargo, al día siguiente, el 21 de marzo, llamaron de Solsalud para informar que no pudieron ubicar la ambulancia y que les tocaba reprogramar la cita”, cuenta la entidad.

“El hospital Santa Clara continuó solicitando la cita de oncología a Solsalud y el 18 de abril se les informó que finalmente tenía la cita para el 26 de abril. Por un día, Díaz no alcanzó a cumplir la cita, pues falleció el 25 de abril”, lamenta la Personería.

La otra paciente que murió en similares circunstancias es Teresa Castillo, de 79 años de edad, quien estaba afiliada al régimen subsidiado de la EPS Unicajas. La mujer, quien murió el pasado 15 de abril, padecía cáncer de tiroides.

“El servicio solicitado fue una traqueoplastia implante stend traqueal, que se le pidió a la EPS Unicajas el 15 de marzo. El 21 de marzo Unicajas manifestó que necesitaba la información de la paciente y el hospital les recordó que ya la habían enviado en su totalidad. Continuaron solicitando la remisión y Unicajas, hasta el 9 de abril, seguía sin poder ubicar el cupo. Seis días después, la paciente murió esperando el traslado por parte de su EPS”, precisó el ente.

En su denuncia, la Personería recordó que el pasado 9 de enero murió otro paciente de 33 años de edad por la falta de un cupo que debía autorizar su EPS Capital Salud. Se trata de José Arcesio Motato, quien padecía un tumor maligno. “El 4 de enero el Hospital Santa Clara solicitó el servicio de manejo por hematología. Se realizaron gestiones ante la EPS para el cupo y se informó que estaba pendiente”.

Aunque en los cuatro casos las advertencias de la Personería llegaron tarde a los medios, este lunes esa entidad encendió las alarmas sobre el padecimiento de otro usuario, también internado en el hospital Santa Clara y afiliado a la EPS Humana Vivir. Al igual que las otras historias, los familiares de Román Solórzano, de 82 años de edad, esperan que la entidad autorice la remisión para tratar su enfermedad: leucemia linfoblástica aguda.

“El pasado 16 de marzo se solicitó el servicio de biopsia y aspirado de médula ósea con mielograma coloración básica. El paciente inició quimioterapia por hematooncología el 3 de abril y quimioterapia intrahospitalaria el 4 de abril. Se le practicó resonancia magnética el 27 de abril, pero el hospital Santa Clara informó que diariamente se ha contactado con la EPS y siempre ha manifestado que está pendiente de un cupo”.

Hoy, el paciente está sometido a tratamientos médicos, pero sigue a la espera. La Personería aseguró que el pasado 29 de abril se informó que “aún no hay cita para realizar el procedimiento que el hombre de 82 años requiere desde el pasado mes de marzo”.

Los familiares de Solórzano esperan que su ser querido no corra la misma suerte de los demás pacientes, quienes hoy no están por ser víctimas del pésimo sistema de salud del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×