Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/22/2011 12:00:00 AM

"Los periódicos sí tienen futuro, pero no en el papel"

Jaime Polanco, expresidente de Caracol Radio y retirado del Grupo Prisa, de su familia, lanzó el portal confidencialcolombia.com con el propósito, según dice, de poner sobre la mesa los debates que no abordan los medios que tienen compromisos empresariales.

MARÍA JIMENA DUZÁN: ¿Por qué decidió escoger a Colombia para montar un periódico en internet?

JAIME POLANCO: Porque es una necesidad para personas como yo, que hemos trabajado por más de veinte años en medios de comunicación. Ahora mismo recuerdo una anécdota: tendría 20 años y ya, a esa edad, presidía en España una organización norteamericana. Di unas declaraciones a Informaciones, un periódico de la tarde, y me las sacaron en toda una página. Recuerdo que fui a visitar a mi padre, un coronel de la Fuerza Aérea española, y le mostré todo orgulloso mi entrevista: "Está muy bien tu entrevista, pero mañana todos los pescadores de España van a envolver los pescados con tu foto", me dijo. A partir de ahí entendí lo que significa el protagonismo en los medios de comunicación y comprendí su verdadero poder.

M.J.D.: Esa anécdota, contada por una persona que formó parte de la familia Polanco y que trabajó durante más de veinte años en el Grupo Prisa, resulta un tanto exagerada…

J.P.:
Vamos a ver. La idea de confidencialcolombia.com la tenía hace rato y desde el principio la concebí como un proyecto regional, latinoamericano. De hecho, tengo hechos los registros del nombre para Perú, Brasil, Chile y México. Por su tamaño -Colombia es un país de 46 millones de habitantes y su crecimiento está estimado para los próximos cinco años por encima del 5 por ciento-, era perfecto para iniciar mi proyecto regional. Además, aquí la política se vive de una manera muy activa. Para los colombianos la política es lo que el fútbol para los argentinos: ¡la viven con una gran pasión! Y la verdad es que, en los tres meses que llevamos, las cosas nos están dando la razón: llevamos 100.000 visitas únicas por mes y los que entran al periódico se quedan un poco más de 12 minutos. Eso significa que están entrando y leyéndolo con bastante interés.

M.J.D.: Aceptemos que los colombianos vivimos la política con una gran pasión, pero eso no lo demuestran los medios, donde los programas de debate y de opinión son una rareza…

J.P.: Sí, es cierto. Yo diría que en Colombia hay mucho debate de salón y que faltan foros donde poder debatir sin necesidad de que te acusen de nada. En Colombia ocurre que los medios de comunicación han estado vinculados a los grandes grupos económicos y es evidente que hay determinados debates que no les convienen. Digo que estos grupos económicos no han sido lo suficientemente valientes como para poner sus intereses por encima de la mesa. Esta realidad le ha cercenado a la sociedad colombiana una capacidad para debatir con valentía las cosas que son importantes para el país.

M.J.D.: No sé por qué tengo la idea de que usted se quedó con las ganas de ser propietario de un medio de comunicación en Colombia luego del revés que tuvo cuando, estando al frente del Grupo Prisa, no consiguió quedarse con 'El Tiempo'.

J.P.: Tuve una maravillosa experiencia que fue la de presidir la junta directiva de Caracol por más de ocho años. Esa transformación que hicimos de Caracol Radio me dio muchas satisfacciones. Modernizamos su línea informativa, su tecnología, le cambiamos de sitio, mejoramos sus programaciones, creamos programas como Hora 20, y siempre nos quedó el proyecto de hacer de Colombia un centro regional de medios de comunicación. Eso pasaba por tener un canal de televisión, canal que incitamos nosotros pero que por determinadas circunstancias luego no se dio. Ese proyecto concebía también el plan de tener de socios a medios latinoamericanos, y ahí fue cuando pusimos el ojo en El Tiempo, compra que luego tampoco se hizo.

M.J.D.: ¿Por qué se truncó ese negocio?

J.P.:
Por una mezcla de motivos políticos y económicos. En aquella época el país estaba presidido por una corriente muy conservadora de opinión, y en ese momento se pensaba que Prisa ya tenía suficiente influencia en los medios de comunicación en Colombia a través de Caracol Radio y que quizás era demasiado poder si ese grupo terminaba con el control, primero de un diario como El Tiempo y luego de un canal. Eso produjo un sinfín de presiones para que los accionistas de la Casa Editorial El Tiempo prefirieran un socio menos especializado en el mundo de la prensa escrita, pero más vinculado con la corriente conservadora que presidía Colombia en ese momento.

M.J.D.: ¿Usted cree que 'El Tiempo' en manos de un grupo como Prisa sería hoy un periódico distinto?

J.P.: ¡Radicalmente! Prisa tenía un proyecto periodístico para El Tiempo: quería convertirlo en el gran periódico de la región, y para ello pretendía desarrollar un concepto informativo. Yo creo que sin nuestra presencia, el proyecto quedaba cojo, como luego hemos podido comprobar.

M.J.D.: ¿Cómo así? ¿No le gusta 'El Tiempo' en esta era 'planetaria'?

J.P.: Planeta es un grupo muy consolidado y no creo que esté pensando en vender el periódico, como se ha dicho por ahí. Lo que sí creo es que Planeta tiene todavía que consolidar el proyecto periodístico de la Casa Editorial El Tiempo como grupo de comunicación. En términos generales, ese periódico me parece excelente, pero creo que tiene que renovar su apuesta por el futuro y para eso va a tener que hacer algunos cambios importantes en sus colaboradores habituales, en su línea informativa. Yo les daría, por ejemplo, entrada a unos columnistas que representen la Colombia nueva.

M.J.D.: ¿Y cómo ve a 'El Espectador'?

J.P.:
Es un excelente producto, que probablemente no han sabido venderlo en esta nueva etapa. Tiene una excelente línea de opinión, pero ha jugado a hacerle competencia a El Tiempo cuando podría haberse convertido en un periódico independiente y moderno de Bogotá.

M.J.D.: ¿Cuál es la orientación política de confidencialcolombia.com?

J.P.: Pues nosotros tenemos una orientación política progresista. Y ser progresista significa que el modo de ver la realidad es moderno, de progreso, de futuro, abierto y, hasta cierto punto, transgresor. La idea es que, al no tener ningún compromiso empresarial, se puedan poner los temas sobre la mesa.

M.J.D.: Lo de transgresor puede levantar suspicacias en la derecha uribista…

J.P.: Bueno, Uribe es progresista en algunas cosas y muy conservador en otras. Pero no queremos alejarnos de nadie ni acercarnos a nadie. Queremos aportar una nueva mirada al futuro de Colombia, como lo hicimos en su momento en Caracol Radio y como Prisa hizo con El País en el momento de la transición española hacia la democracia. El gran aporte del diario El País fue que le dio a la naciente democracia española una mirada diferente, mucho más progresista, mucho más liberal de lo que había en España en ese momento. Hay países donde los medios de comunicación han aportado muy poco a su modernización.

M.J.D.: Sin embargo, el Grupo Prisa no está en su mejor momento…

J.P.: No lo creo. El País es un excelente periódico. La familia Polanco tiene unos nuevos socios que ayudarán a consolidar el futuro del Grupo Prisa, y El País seguirá siendo el medio de referencia internacional de lo que pasa en España.

M.J.D.: ¿Cómo quedaron sus relaciones con la familia Polanco después de su salida del Grupo Prisa?

J.P.: Mis relaciones con la familia Polanco, que son básicamente mis primos y mi tía Isabel, que es la madre de mis primos, siguen siendo excelentes. Mi salida, como la de otros, obedeció a que se juntaron varios factores: mucho protagonismo por parte de unos y diferencia de concepción empresarial por parte de otros. En el caso mío, tenía opiniones que iban en sentido contrario a las de mis primos.

MJD: ¿Cuáles fueron esas diferencias?

J.P.: Producto de mi experiencia en América Latina, yo abogaba por un grupo más moderno, más internacional, y creía que debíamos formar parte de un gran grupo de medios de América Latina donde no necesariamente la familia Polanco tenía que seguir al mando. También fue cierto que el Grupo Prisa apostó por una serie de inversiones en España, sobre todo en televisión (Canalplus), que lo pusieron en una posición de endeudamiento, hecho que en algún momento hizo peligrar la estabilidad del grupo. La gerencia apostaba por un modelo de negocio y nosotros, por otro. Y al final, ahí están los resultados: las acciones pasaron de 15 euros a 0,80, que están cotizando ahora.

M.J.D.: Y luego de su salida de Prisa, decide crear un periódico en internet sin tener ninguna referencia de papel…

J.P.:
Es que el futuro de los medios no está en el papel, aunque no creo que los periódicos en papel vayan a desaparecer tan pronto como todo el mundo piensa. Al final, el futuro está en el contenido, sea el soporte que sea. Y en ese sentido, los periódicos del futuro serán electrónicos y los podrás ver por el iPad o por el teléfono. Y yo creo que la prensa del futuro en Colombia tiene que ser independiente del poder político, económico e industrial.

M.J.D.: ¿Y quiénes son sus socios?

J.P.: Tengo unos socios financieros que aportaron su capital al proyecto, pero el socio principal soy yo.

M.J.D.: ¿Es cierto que uno de esos socios es el controvertido corredor de bolsa Juan Carlos Ortiz, a quien la Superfinanciera le acaba de declarar la liquidación forzosa de su firma de bolsa Proyectar S.A.

J.P.: Él es uno más de los accionistas de confidencialcolombia.com. Juan Carlos Ortiz es uno de los más importantes empresarios que tiene Colombia y ha hecho unas inversiones muy importantes; desde luego, no todas salen bien, sobre todo en el caso que usted señala. Él es un inversionista, no un gestor de proyectos, y por lo tanto no se le puede acusar de cosas que manejan o cuestionan otros. ¡Ya quisieran tener mil quinientos Juan Carlos Ortices en el escenario empresarial!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.