Martes, 24 de enero de 2017

| 2016/01/23 22:00

¿Qué está pensando Rafael Pardo para la paz?

El ministro consejero para el posconflicto, Rafael Pardo, ya tiene en su cabeza la estrategia para aterrizar la paz en los territorios. Este es su plan.

En su visita en Florencia y Neiva, Rafael Pardo dejó claro que el posconflicto no solo es responsabilidad del gobierno y que para aterrizar la paz no se puede esperar a la firma de los acuerdos .

La paz no se cocina con recetas traídas de Bogotá. Ese es el mensaje que Rafael Pardo quiere que quede claro a donde va. Por eso, cada vez que visita un municipio como parte de la correría que empezó hace unas semanas para explicar el papel que tendrá el Estado una vez se firme el acuerdo de paz, insiste en que “el posconflicto va más allá de una firma entre el gobierno y las Farc e implica acciones en todo el país, no solamente los municipios afectados por la guerra”.

SEMANA acompañó a Pardo y al ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, en su primera visita a Huila y Caquetá para hablar de paz. En ambos departamentos, castigados por el conflicto y la ausencia del Estado, Pardo conversó con alcaldes, gobernadores y Fuerzas Militares sobre lo que tiene en mente para que la paz aterrice en las regiones. Y lo hizo con el mismo tono con que hablaba en las giras regionales del Plan Nacional de Rehabilitación en 1986.

El plan de Pardo parte del supuesto de que el país necesita vivir hechos de paz desde ya y no desde la firma el 23 de marzo. Para eso presentó el Programa de Respuesta Rápida que incluye 18 proyectos, sobre todo en el campo, y costará 1,5 billones de pesos. En el marco de este plan quiere llevar a 300 municipios priorizados un modelo de justicia alternativa que reemplace a las Farc en las regiones donde han ganado legitimidad a punta de resolver conflictos. Y como no se pueden construir casas de justicia en 60 días, propone que, por ejemplo, en días de mercado se instalen jueces y fiscales en los municipios, y desde ya empezar a capacitar a los integrantes de las juntas de acción comunal en mecanismos alternativos de justicia.

En los 20 lugares más afectados por las minas antipersonal, que van desde la Montañita en Caquetá hasta la localidad de Sumapaz en Bogotá, empezará una intervención con un análisis técnico y un proceso inicial de desminado. Tienen también fichados 50 municipios para mejorar vías terciarias, y un plan que involucra a otros 300 municipios a través de cultivos de corto plazo y créditos rápidos a los campesinos. Pardo ya está tratando que el Banco Agrario abra una regional específica para posconflicto, que otorgue préstamos fáciles.

En las ciudades, Pardo piensa desarrollar el programa Manos a la Paz. La idea es que universitarios que estén en los últimos semestres de carrera puedan recibir créditos a cambio de hacer trabajo en las regiones afectadas por la guerra. Inicialmente, espera incluir 23 universidades identificadas por el PNUD en varias zonas del país.

La segunda pata de su plan es el cumplimiento de los acuerdos con la guerrilla. Para eso ya vienen desarrollándose en todos los ministerios iniciativas para que lo acordado se cumpla y existen, a la fecha, 280 proyectos. Unos regionales y otros generales, sobre todo en el punto uno de la agenda, la agricultura, y en el punto tres, de cultivos ilícitos.

La tercera pata tiene que ver con generar condiciones productivas en todo el país, porque si la paz se implementa bien, no tiene por qué haber unas regiones ‘de primera’ y otras ‘de segunda’. Ahí espera el apoyo del sector privado: con incentivos tributarios busca que las empresas se instalen en territorios en los que el fantasma del conflicto armado ha espantado la inversión.

En medio del calor de Caquetá y Huila, y a pesar de que en ambos departamentos tiene especial fuerza política el opositor Centro Democrático, Pardo generó una tranquilidad insospechada al anunciar el plan. Y si bien entre los asistentes hubo una que otra petición propia de consejo comunal, como el arreglo de un acueducto o la pavimentación de una vía, la dupla Pardo-Cristo lo supo capotear. Al fin y al cabo, no es la primera correría que hacen juntos. Ya lo hicieron en la reelección de Santos en 2014 y cuando Pardo fue candidato presidencial hace seis años. Esta vez hacen campaña por lo que viene si se firma la paz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.