Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/27/2011 6:00:00 PM

"Los problemas del Polo se deben a la alianza con los Moreno, ahí hay reservas morales y políticas"

El concejal Carlos Vicente de Roux explicó por qué no se inscribió como precandidato de su partido. "No dejo de hacerme la ilusión de una alianza entre progresistas y un Polo que rectifique", dice.

El concejal Carlos Vicente de Roux declinó su participación en la consulta del Polo Democrático para la elección del candidato a la Alcaldía de Bogotá. De Roux argumentó que “no tiene garantías para la competencia”.

Al tiempo, el excandidato presidencial Carlos Gaviria Díaz también descartó su postulación como precandidato. Explicó su decisión en una carta que envió a la dirección del Polo Democrático. Entre otras razones, argumentó que no está de acuerdo con los mesianismos “que inducen a algunas organizaciones políticas a pensar que sin el liderazgo de ciertas personas no hay salvación”.

En la carta también aseguró que no debió aceptar la segunda postulación como candidato a la Presidencia. Lea la carta completa aquí.

Así las cosas, en el Polo quedaron inscritos como precandidatos a la Alcaldía de Bogotá los nombres de Carlos Bula, exsecretario del Polo, y de Orlando Herrán, representante de un sector de los transportadores de la ciudad. El partido había fijado como fecha límite para la inscripción de las precandidaturas el pasado martes en la tarde.

Este miércoles, la coordinación distrital del Polo Democrático se reunirá para evaluar la situación del partido y poner sobre la mesa las cartas. A propósito de la decisión de De Roux, considerado uno de los concejales “juiciosos” del Polo, Semana.com habló con él sobre cómo ve el futuro del partido, cuál es el camino que va a tomar y cómo ve la campaña.

Semana.com: ¿Por qué declinó su aspiración a una candidatura por la Alcaldía con el Polo Democrático?

Carlos Vicente de Roux:
La razón principal es que yo estaba esperando un timonazo del partido: que se desmarcara de la administración de Samuel Moreno Rojas, una administración que sufre una crisis muy grande por todos los problemas de corrupción y de mal manejo. Esperaba que le quitara, al menos, el respaldo político, pero no se dio. No me siento en condiciones de poner la cara por este partido con el lastre que carga por la administración.

Semana.com: Pero eso se podría interpretar como cálculo político y falta de lealtad…

C.V.R.:
Si el partido se desmarcara de los Moreno Rojas, respaldo que de todas maneras nos van a cobrar, con gusto lo representaría. Pero eso sería posible con un Polo que trate de rectificar. Ayer fue un día difícil porque terminaba el plazo para inscribir las precandidaturas y yo quería hacerlo. Pero me sentiría muy incómodo si hubiera quedado como candidato atornillado a ese respaldo que el partido le ha dado a la administración.

Semana.com: Esa es la razón principal, pero ¿hay razones secundarias?

C.V.R.:
Tengo otras preocupaciones. Por ejemplo, en las pasadas elecciones internas del 10 de abril, se presentaron hechos censurables. Había un bus movilizando al electorado pagado por personas que encabezaban listas de las asambleas locales. Después de reuniones en colegios, padres de familia fueron orientados hacia las urnas. Se vieron carros de contratistas del Distrito. En otras palabras, el ambiente general no fue el de una elección transparente, sino de una competencia desigual al peor estilo de otras épocas. Eso demuestra que la maquinaria está activa, y yo no tengo aparato y quien no sea el candidato de la maquinaria no puede ganar.
A mí me da pesar porque la mayoría de la gente del Polo es honrada. Fue el único partido que no estuvo en la parapolítica. En la discusión del estatuto anticorrupción ninguno de los congresistas tuvo que declararse impedido. Pero el respaldo irrestricto a los Moreno Rojas le ha hecho mucho daño.

Semana.com: Y entonces, ¿cuáles son los planes?

C.V.R.:
Voy a persistir en el Polo. Mi discrepancia con (Gustavo) Petro es esa. Él decía que el Polo ya menguó. Pero un grupo del Polo dijimos vamos a seguir dando unas peleas. Todavía es prematuro tomar una determinación radical en relación con mi pertenencia al partido. Voy a insistir en que rectifique, que haga una autocrítica.

Semana.com: A su juicio ¿cómo quedan las candidaturas?

C.V.R.:
Este miércoles hay una reunión de la coordinadora distrital. Se va a mirar la situación del partido, luego de que Carlos Bula y Orlando Herrán hayan quedado como los dos únicos inscritos como precandidatos a la Alcaldía. Los dos son buenas personas, pero no han trabajado en profundidad los temas complejos de la ciudad.

Hoy quedarán sobre la mesa algunas propuestas, se buscarán otras fórmulas. Yo espero que se haga con mente abierta, para considerar la posibilidad de sumar otras fuerzas políticas de sectores progresistas.

Semana.com: Este fin de semana tengo entendido que habrá un lanzamiento para la recolección de firmas de las fuerzas progresistas. ¿Eso quiere decir que el candidato es Gustavo Petro?

C.V.R.:
Yo hablo con ellos y les pregunto cómo van las cosas. Petro había dicho que el candidato de los progresistas era yo, pero también dijo que no descarta su candidatura. Ayer mandó un twitter diciendo "bienvenido" a los progresistas.

Semana.com: Si él inscribe su candidatura, ¿usted lo respaldaría?

C.V.R.:
Hay qué ver qué pasa con el Polo. Si me preguntan en dónde están mis ilusiones, yo respondo que en la posibilidad de una alianza con los sectores progresistas que apoyen un candidato. Esos sectores son los movimientos sociales, el voto de opinión sensible a los temas sociales, desde luego, el sector que representa Petro… etc.

Semana.com: ¿Cómo vio la decisión de Carlos Gaviria de no presentarse a las elecciones locales?

C.V.R.:
Gaviria es un hombre serio, muy respetable, es una carta de reserva muy poderosa que tiene el Polo. Sobre la carta que envió ayer hay un punto que no comparto. Él da a entender que la crisis del Polo se debe a su división y que esa división se debió a los que criticaron al sector mayoritario del Polo por su alianza y su respaldo a los Moreno Rojas. Ahí discrepo. Los problemas del Polo se deben a la alianza con los Moreno Rojas. Ahí hay muchas reservas morales y políticas.

Semana.com: En su criterio, ¿cuáles son los problemas más apremiantes de Bogotá?

C.V.R.:
Hay dos temas. Uno que tiene qué ver con el buen funcionamiento de la ciudad. En Bogotá se les ocurrió abrir más de 200 frentes de obra simultáneos. Eso es una locura. Hay una ciudad bloqueada, a eso súmele los retrasos en la entrega de las obras y la corrupción. Además, se abandonó el tema de la cultura ciudadana, hubo una decadencia en el mantenimiento del espacio público. El buen fluir de la ciudad se vio alterado. Por eso, el primer deber de un alcalde es velar porque la ciudad fluya y sea amable con sus ciudadanos, que haya seguridad, movilidad, limpieza. Eso no es muy costoso. Requiere liderazgo, presencia del alcalde y convocar a la ciudadanía a portarse bien.

Pero hay un segundo reto que tiene que ver con iniquidades estructurales de la ciudad. Uno es la educación. Los menores de estratos bajos tienen educación de medio tiempo. Además hay 600.000 jóvenes de entre 18 y 26 que no tienen empleo y están en el limbo Mantenerlos en el sistema educativo es un desafío. La cobertura es incompleta y la calidad deja qué desear.

También está el tema de la salud. Los estratos altos reciben mucha mejor calidad con la prepagadas y las EPS. El Distrito, que es la autoridad territorial, tiene que hacer una rectoría muy firme para ayudar a superar las barreras de acceso y fortalecer los programas de atención directa a los hogares.

Otro problema es de desarrollo territorial. La ocupación del espacio también ha incrementado la iniquidad social. Hay que darle un revolcón a la ciudad en ese aspecto, sin descuidar el buen funcionamiento. Y finalmente, hay que recuperar la ética en el manejo de lo público y sanear la contratación.

Semana.com: ¿Usted es de los que creen que Uribe no se va a lanzar a la Alcaldía?

C.V.R.:
Él tendría muchos problemas para lanzarse. Después de haber sido presidente sería, como dicen los abogados, un capiti disminutio. Creo que hay una preocupación por su fuero, pues podría perderlo como exjefe de Estado a quien juzga el Congreso. Pero yo creo que una parte lo impulsa a lanzarse porque quiere estar en la primea línea del protagonismo. Falta ver qué decisión toma.

Semana.com: Finalmente, si no va a ser candidato, ¿en los próximos meses a qué se va a dedicar?

C.V.R.:
Voy a trabajar muy duro para tratar de aterrizar el ideario general del Polo a los temas de ciudad en desafíos como educación, salud, medio ambiente, accesibilidad, lucha contra la desigualdad. Eso va a servir al Polo o a las fuerzas progresistas para mejorar las propuestas sobre Bogotá. No dejo de hacerme la ilusión de una alianza entre progresistas y un Polo que rectifique. Así no sea yo el candidato.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.