Miércoles, 27 de agosto de 2014

Juan Manuel Corzo, Antonio Guerra, Luis F. Velasco y José Name concluyeron que Alberto Rojas podía ser magistrado.

| 2013/05/01 22:00

Los senadores que aprobaron la hoja de vida de Rojas

Juan Manuel Corzo, Antonio Guerra, Luis F. Velasco y José Name concluyeron que Alberto Rojas podía ser magistrado.

Los senadores Antonio Guerra de la Espriella, actual presidente de Cambio Radical; Juan Manuel Corzo, del partido Conservador y expresidente del Senado; Luis Fernando Velasco, liberal; y José David Name, el sexto elector del partido de La U, fueron los que revisaron la hoja de vida de Alberto Rojas Ríos. Hoy dicen que no encontraron nada que inhabilitara su cantada elección.


Fueron ellos los miembros de la Comisión de Acreditación, a su vez encargada de certificarle al presidente del Senado que los candidatos a magistrados de las altas cortes cumplen con todos los requisitos para asumir el cargo.


Su reunión tuvo lugar el pasado 9 de abril a las 4:00 p. m., en las instalaciones de la subsecretaría del Senado y allí evaluaron las hojas de vida de Martha Lucía Zamora, Alberto Rojas Ríos y Alejandro Linares Cantillo. Este encuentro no superó las dos horas y se hizo apenas un día antes de que Rojas Ríos fuera elegido por 61 votos.


La tarea de los miembros de esta Comisión era comprobar si los candidatos cumplían con los requisitos para ser magistrado: ser colombiano de nacimiento, ser abogado y no haber sido condenado por sentencia judicial a pena privativa de la libertad y diez años de experiencia en la rama judicial o el ministerio público (en su defecto debe haber ejercido como abogado ola cátedra universitaria “con buen crédito”).


La comisión estaba encargada también de revisar si los candidatos tenían alguna inhabilidad legal. Por ejemplo si estaban en interdicción judicial; si padecían alguna afección mental certificada por Medicina Legal; si se encontraban bajo medida de aseguramiento; si estaban suspendidos o habían sido excluidos de la profesión de abogado.


Así mismo se debía verificar si en algún momento fueron destituidos de cargo público alguno, si fueron declarados responsables de la comisión de cualquier hecho punible, y si habitualmente ingieren bebidas alcohólicas, drogas, o sustancias no autorizadas, o sufren de trastornos graves de conducta que puedan afectar su servicio.


“Cumplía requisitos”


La Comisión de Acreditación concluyó que Rojas Ríos, al igual que los otros dos candidatos “cumplen con los requisitos para ser magistrado según el artículo 232 de la Constitución Política”. Juan Manuel Corzo, quien ofició como vicepresidente de la Comisión que acreditó a Rojas Ríos le dijo este martes a Semana.com que revisaron las hojas de vida “y todo estaba en orden”.


Corzo admitió que el Congreso no puede hacer un filtro riguroso. “A nosotros (el Congreso) nos llega la terna ya cerrada, de tal manera que no le pueden endilgar una responsabilidad que no nos corresponde. Nosotros lo que hacemos es el proceso de elección.


El expresidente de Senado también dijo que la Comisión de Acreditación lo único que hizo fue hacer un segundo filtro, “donde no se encontró nada, ni una queja, ni un solo denuncio”, repite el congresista.


Ahora, indicó Corzo, el Congreso ya no tiene competencia sobre la suerte de Rojas Ríos, a pesar de haber sido la corporación que lo eligió, y para él esa ‘papa caliente’ ahora está en manos de la Casa de Nariño.


“El proceso de nombramiento y de posesión del magistrado es del presidente la República. Le corresponde a él mirar y certificar si existe alguna inhabilidad, si hay algún juicio en su contra, o si está inhabilitado. Si no le encuentran ninguna inhabilidad el presidente tiene que posesionarlo”, dijo.


Más denuncias


El más reciente capítulo de la cadena de denuncias contra el elegido magistrado Rojas se dio hace pocos días cuando en una entrevista en W Radio su contrincante en la elección, la fiscal Marta Lucía Zamora, dijo que hubo en su contra una campaña de desprestigio por parte del grupo de Rojas, quien respondió y dijo que Zamora, incluso, lo había amenazado a través de un mensaje de texto.


La fiscal ha negado ese episodio y envió el correo a Semana.com. En este mensaje, del pasado 4 de abril, Zamora le reclama a Alexander Vega, jefe de la campaña de Rojas, por el daño a su buen nombre:


“(…) cada vez más sorprendida con su capacidad de daño. Lo de las pensiones no es como lo ha presentado y menos aún, el caso Dragacol, del que me enorgullezco de haber sido la Fiscal de uno de los casos de corrupción del país. Peor lo que le ha comentado a los senadores sobre una supuesta relación con el Dr. Iván Velásquez. Usted no puede seguir en esta campaña tan baja porque voy a tener que dejar de lado mi respeto admiración por Alberto y defenderme legítimamente de tanta bajeza”.


Habrá que ver cómo termina este nuevo capítulo en la elección de un magistrado al que el sol aún le brilla, pero cada vez más a sus espaldas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×