Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2007 12:00:00 AM

Los siete peros de El Dorado

El Alcalde de Bogotá sigue pensando que el aeropuerto de Bogotá es una 'pichurria'. Estas son las dudas que genera el proyecto. La Aerocivil responde.

Cuando todo el mundo pensaba que el inicio de las obras para modernizar el aeropuerto El Dorado iban a poner fin la polémica sobre el futuro del proyecto, el alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, volvió a poner sobre la mesa sus dudas. Y todo indica que sigue pensando lo mismo de hace un par de meses: el principal aeropuerto del país va a ser una 'pichurria'.

Son muchas las dudas acerca del proyecto y por eso se volvió a abrir la polémica sobre si el aeropuerto, como está diseñado, le servirá o no al país.

SEMANA señala cuáles son las siete razones que sustentan la opinión de quienes creen, como el Alcalde de Bogotá, que el aeropuerto va por mal camino; la Aeronáutica Civil (Aerocivil) responde a esas críticas.

1) UN CONTRATO QUE GENERA DUDAS. Por la dura polémica que hubo durante la selección del consorcio que va a modernizar el aeropuerto, muchas personas creen que el país está ad portas de generar un lío similar al de Commsa. Sin embargo, la Aerocivil ha hecho respetar al pie de la letra todas las cláusulas que establece el Plan Maestro. Pero, paradójicamente, esta decisión se convirtió en el principal obstáculo para lograr articular el proyecto de modernización, con el general de desarrollo de la zona aledaña, pues cualquier cambio para mejorar el proyecto va a ser desechado, por el exceso de sigilo de la Aerocivil a la letra del contrato.

RESPUESTA AEROCIVIL: El contrato no es inmodificable ni rígido. Sin embargo, cualquier modificación debe tener justificación técnica y económica. De hecho, ya se han hecho modificaciones, pues, por ejemplo, las pantallas de información de vuelos van a ser distintas a las originalmente acordadas, pues las nuevas tienen mejores especificaciones. Así que el contrato tiene la flexibilidad necesaria para ser mejorado. no obstante, la Aerocivil no va a aceptar cambios que no se justifiquen.

2) UN AEROPUERTO TALLA 'S'. La percepción no sólo del alcalde Garzón, sino de algunos industriales y empresarios aeronáuticos, es que el aeropuerto va a quedar pequeño más pronto de lo esperado, debido al crecimiento en el tráfico. El año pasado se transportaron nueve millones de pasajeros por el aeropuerto de Bogotá. A una tasa de crecimiento de 10 por ciento anual, antes de siete años se habrá llegado al nivel de pasajeros que se tenía pensado para dentro de 20 años. En 2014, el aeropuerto va a quedar pequeño.

AEROCIVIL: La fase 1 del aeropuerto plantea un flujo anual de 16 millones de pasajeros en 20 años. En caso de que el ritmo de crecimiento de este flujo sea superior al proyectado, el contrato abre espacio para obras complementarias que se pueden acometer, para evitar cualquier restricción en la operación. Sin embargo, las proyecciones de la Aerocivil tienen un sustento técnico con base en el análisis de las cifras de los últimos 25 años.

3) PISTAS AL 50 POR CIENTO. El aeropuerto está funcionando a media máquina porque, por ejemplo, la licencia ambiental de la segunda pista impone restricciones de operación aérea, debido a la cantidad de viviendas que hay alrededor. De hecho, hoy la segunda pista sólo opera entre las 6 de la mañana y las 8 de la noche. Si no hay un gigantesco plan de reubicación y de cambio de usos del suelo, el aeropuerto seguirá funcionando cojo.

AEROCIVIL: Las dos pistas del aeropuerto están recibiendo 180.000 operaciones anuales y cada una está diseñada para soportar hasta 250.000. Aun sin restricción ambiental, no sería necesario operar las pistas en horas de la noche. Además, en el Plan General del Aeropuerto se establecen cambios en los usos de los predios cercanos a las pistas, para mitigar el impacto del ruido, (ver mapa) y lograr mayor productividad en la operación del aeropuerto, evitando las restricciones.

4) VIEJO TERMINAL. El terminal principal no va a ser demolido, lo que podría generar un problema ante el aumento de pasajeros. Sólo se le aplicará sismorresistencia. El consorcio encargado de la modernización del aeropuerto presentó una propuesta para tumbar el actual terminal, pero por razones jurídicas y económicas, la Aerocivil la rechazó.

AEROCIVIL: La posibilidad de que haya un nuevo terminal sigue abierta y se podría plantear en dos años, cuando se deben iniciar las obras en ese edificio.

5) NO HAY CAMINO. Las vías de acceso y salida de El Dorado con su entorno no están claramente identificadas. ¿Por dónde se van a movilizar las personas que vivan o trabajen en los alrededores del aeropuerto? ¿Por dónde irán los camiones, los vehículos de transporte público y los taxis? Por ahora, el peso del tráfico lo va a tener la Avenida El Dorado, y no está claro quién debe financiar las nuevas vías.

AEROCIVIL: Si bien la principal vía de acceso es la avenida El Dorado, existen otras vías para evitar que haya trancones: la proyectada ALO, la Avenida Centenario y la Avenida José Celestino Mutis son apenas unos ejemplos de que se puede articular una red vial con el aeropuerto.

6) MÁS CARGA. No hay certidumbre sobre si la zona de carga está bien ubicada. Varios expertos han dicho que dentro de pocos años va a ser necesario trasladarla, por el crecimiento del comercio internacional.

AEROCIVIL: Si el nivel de carga aumenta demasiado, el contrato abre la posibilidad para que se traslade la zona. Sin embargo, los 2,5 millones de toneladas de transporte aéreo de carga proyectados son una cifra cercana a las posibilidades del país y el proyecto está ideado para soportar esos niveles.

7) SIN COORDINACIÓN: Una de las claves para aclarar el futuro del aeropuerto la tiene la Empresa de Renovación Urbana, que podría hacer una gigantesca intervención para ordenar las zonas aledañas y de expansión. Pero desde hace meses la falta de coordinación entre el gobierno, la Gobernación de Cundinamarca y la Alcaldía ha frenado la marcha de este ambicioso proyecto.

AEROCIVIL: Ya hay avances importantes: el Conpes 3490 que define la estrategia integral para la zona y un estudio sobre el plan de articulación del tráfico y redes de servicios públicos en la zona, que se conocerá a comienzos de noviembre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?