Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2001/10/15 00:00

Los que sobrevivieron

Los que sobrevivieron

Yo trabajo en la Fundación de Merrill Lynch, Nuestro departamento se dedica a dar donaciones a organizaciones sin ánimo de lucro que tienen programas educativos para niños de bajos recursos. Yo llegue a mi oficina en el sexto piso del 2 World Financial Center a las 7:30 a.m., teniamos una reunión importante a las 8 a.m. Mas o menos a las

8:40 sentimos una gran explosión y el edificio se movió como si fuera un terremoto. Salimos corriendo hacia la ventana y mientras nos preguntaamos por que una de las torres estaba en llamas, sentimos el zumbido del otro avión y lo vimos atravesar la segunda torre del World Trade Center. La explosión, como se puede ver en los noticieros fue enorme, pedazos volaron por todas partes.



No se cuanto tiempo estuve mirando por la ventana, creo que me paralize por varios minutos porque cuando volvi la cabeza todo el mundo se habia ido, menos mi jefe directo. Los dos comenzamos a evacuar el edificio, buscando las escaleras. Cuando llegamos, eran ríos de gente bajando

y hubo un punto en el que la gente dejo de avanzar. Parece que esa escalera daba al lado del incendio, así que tuvimos que buscar otra salida que diera al agua. Los que estabamos ariba no sabiamos porque nadie se movia, la gente

lloraba, todos trataban de usar los celulares que estaban muertos. En ese momento si pense que nos ibamos a morir, no sabiamos si había un tercer avión, si iba a explotar contra nuestro edificio.



Finalmente (no se cuanto tiempo estuvimos ahí), alguien encontro una salida por el lado del Hudson River y pudimos salir. Recuerdo que habia muchisima gente, y nadie empujaba a nadie. Nos dirijieron a caminar hacia el agua y eso hicimos. Yo vivo del otro lado del río así que yo queria coger el Ferry.La cola era enrme, porqu4 era el único modo de salir de ahí. Mientras lo esperabamos, seguiamos estupefactos mirando hacia arriba. Mucha gente herida

y llena de sangre caminaba hacia el norte. De repente, los vimos: la gente comenzo a saltar de los edificios. Esa imagen esta tan nitida en mi mente y es tan angustiante que no se como voy a superarla. Todos gritabamos "no,

don't jump"; vimos caer unas 15 personas antes de que yo dejara de mirar;algunos salatabn tomados de la mano; escuchabamos el horrible sonido de los

cuerpos al caer, todos llorabamos de pensar en la deseperación de esa gente para preferir saltar de un piso 60, 50.



Finalmente nos logramos subir en el Ferry, y cuando habiamo avanzado unos 5 minutos (el Ferry se demora 8 minutos a Hoboken, donde yo vivo) vimos la torre desplomarse ante nuestros incredulos ojos. Hasta ese momento, no

pensamos que la torre se iba a caer, son estructras tan fuertes! Una inmensa nube de humo, cenizas, concreto, etc cubrio todo el area.



Mi Ferry fue el último que salió. Inmediatamente despues cancelaron todoslos ferrys hacia el World Trade Center. Finalmente mi hermano se pudo comunicar conmigo y le dije Luis, por favos, avisale a mi mama que estoy bien, avisale a Kenny (mi esposo, que estaba en California.)





Todavía no puedo creer que sali de allí. Se siente mucha rabia, indiganción e incertidumbre. No se cuando pueda volver a trabajar, no se si mi oficinaesta destrozada. Y habia tantas personas en esos edificios a esa hora!!!





No se que mas decir, este día no se nos va a olvidar nunca.



María Victoria Gómez Pinzón

Mvickygomez@hotmail.com







Omar Rivera un invidente colombiano de 40 años que trabajaba en e piso 71 de la torre uno de Nueva York se salvo en compañia de su perro tos, aquí narra su historia.

"Cuando el avión impactó el edificio, mi jefe Ann y mi perro Tops salimos a buscar las escaleras de emergencia que se encontraban muy cerca a nuestra oficina. Estábamos en el piso 71. Yo tomé el brazo izquierdo de Ann y con mi mano derecha detrás mío iba Tops. En medio de todo iba protegido, pero lo cierto es que el perro nunca me abandonó. Había mucho humo. El respirar ya era una dificultad y el olor a gasolina era evidente. Estaba comenzando a pasar por distintos pisos y era intenso. Y eso conjuntamente con el pánico que se creó en el descenso de las escaleras hizo complicada la evacuación.

El edificio no estaba tambaleante, pero sí se sentían cosas que comenzaban a quebrarse en algún sector. Yo calculo que iría descendiendo en el piso 65 o 64 cuando escuchamos un impacto fuerte. Mi impresión en ese momento es que una parte del edificio se había desprendido. Le dije a mi compañera que el edificio iba a colapsar. Ella me dijo que no mencionara eso y que simplemente siguiéramos y que no me fuera a soltar de su mano", evocó el colombiano en su relato.

Sentía que las escaleras comenzaban a fallar y que por ellas estaba corriendo agua y gasolina. Las escaleras se pusieron resbalosas, pero a pesar de la inestabilidad Tops seguía detrás mío.

Cuando ya llegamos a la calle la angustia y la confusión era monumental. La gente gritaba, las paredes comenzaron a caer y todo estaba a punto de colapsar. Sólo Dios me sacó del edificio. Cuando salimos del edificio lo que hicimos fue correr, correr y correr, Tops nunca ladró y creo que por alguna razón comprendía lo que sucedía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.