Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/29/2012 12:00:00 AM

Los ‘superpoderes’ del fiscal: arma de doble filo

Desde su creación la Fiscalía ha sido el segundo cargo más importante del país. Sin embargo, el fortalecimiento de esta institución ha venido de la mano de grandes polémicas que en forma de 'boomerang' se han devuelto sobre sus jefes.

Aunque la Fiscalía gozó desde su creación -en 1992- de herramientas suficientes para pisar callos, algunos juristas coinciden en que en ese entonces hacía parte de la cenicienta de las tres ramas: el legislativo y el ejecutivo contaban con más recursos que la judicial.
 
"Se trataba -entonces- de un ente sin mayor poder y con un perfil bajo, sometido a grandes presiones y además no era bien remunerado. Era una rama del poder mendigante", asegura Carlos Matiz, abogado y analista de la administración de justicia en Colombia.
 
Aun así, el ente acusador levantó 'polvaredas' en épocas anteriores: los casos de los 'narco casetes' durante la presidencia de Ernesto Samper, y la polémica suscitada en 1992 por la cruzada del entonces fiscal, Gustavo de Greiff, para enfrentar el narcotráfico.
 
Hoy, el fortalecimiento de la Fiscalía ha sido tal, que en los últimos años se ha impulsado varios de los casos más importantes del país: Agro Ingreso Seguro, las 'chuzadas' del DAS, el 'carrusel de la contratación' y el caso de la falsa desmovilización del Bloque 'Cacique la Gaitana'.
 
La entrada en vigor del sistema acusatorio en el 2005 le dio un impulso fundamental a la figura del fiscal general. Este cambio supuso también una revolución cultural, pues los defensores públicos empezaron a contar con recursos para emprender las investigaciones y la defensa de sus clientes, en condiciones similares a la Fiscalía que los acusa.
 
Como señala el exmagistrado Rodrigo Uprimny, la Fiscalía tiene en el sistema acusatorio  demasiado poder y autonomía. "Si el procesado no tiene una asesoría jurídica altamente cualificada, pues hay un desbalance que hace que los sectores de pocos recursos sean los especialmente criminalizados".
 
El abogado Matiz explica que un caso como el de la muerte del estudiante de los Andes Luis Andrés Colmenares, que ha implicado un importante despliegue de investigadores y de medios para resolver un solo caso, era una posibilidad que antes no existía en Colombia.

El fortalecimiento de la Fiscalía llegó también gracias al robustecimiento de su infraestructura, tal y como apunta el exfiscal Guillermo Mendoza Diago. "Durante el gobierno de Uribe hubo una solicitud internacional que llevó al entonces presidente a dotar a la Fiscalía de un mayor número de funcionarios y esto le permitió más protagonismo en la investigación de los delitos y a la hora de hacer las acusaciones correspondientes", explica.
 
Los fiscales y la polémica
 
El poder que tiene la Fiscalía ha sido paralelamente la misma causa por la que en cada coyuntura su jefe ha debido asumir duras críticas contra su gestión. "La Fiscalía pisa muchos callos, es precisamente por el tipo de decisiones que debe tomar que levanta tanta polémica", asegura el también exfiscal General Alfonso Gómez Mendéz.
 
Desde que en 1992 se posesionó el primer fiscal general, Gustavo de Greiff, siete juristas pasaron por el cargo y prácticamente ninguno estuvo exento de la polémica. El caso más reciente fue el de Viviane Morales, quién después de un año de estar en el cargo fue objeto de duros señalamientos a causa de su matrimonio con Carlos Lucio.

La polémica se desató después de que el excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo le envió una carta a Morales, en la que señalaba algunas conductas que podrían configurar un delito por parte de su esposo, Carlos Alonso Lucio.

Posteriormente, a Restrepo le fueron imputados los delitos de fraude procesal, peculado por apropiación a favor de terceros, prevaricato por acción, fabricación y tráfico de armas de uso exclusivo de las Fuerzas Militares, cargos vinculados con la supuesta desmovilización de la compañía 'Cacica La Gaitana' de las FARC.

Luis Carlos Restrepo llegó a señalar que su imputación era consecuencia de la carta que le había enviado a la Fiscalía y dijo que "lo que le dio a la fiscal fue un ataque de rabia. La fiscal también está diciendo que yo la estoy chantajeando. El país entero le está pidiendo explicaciones por las actuaciones de su esposo", dijo Restrepo.

Días después de este cruce de declaraciones, Restrepo abandonó el país y mientras su juicio avanza, el paradero del excomisionado sigue sin conocerse.
 
El cargo de la discordia

Pero las polémicas que han acompañado a los fiscales se remonta a su creación. En 1992, las actuaciones de Gustavo de Greiff generaron polémica, mientras simultáneamente caían sobre él varios señalamientos.
 
Primero, produjo una decisión crucial al querer enfrentar el narcotráfico, pero un año después, y cuando quiso encabezar la rendición de los capos del Cartel de Cali, otorgó algunos salvoconductos que provocaron la indignación de Estados Unidos y choques con el gobierno de entonces.

Después de su salida, Alfonso Valdivieso asumió el cargo y se encontró en el ojo del huracán por el escándalo del proceso 8.000.
 
En el 2001, la polémica recayó sobre el entonces fiscal, Luis Camilo Osorio, por el archivo de delicadas investigaciones como la que había contra el general Rito Alejo del Río, por presuntos nexos con paramilitares.
 
Desde entonces las rencillas políticas derivadas del escándalo de la parapolítica afectaron las relaciones entre el poder ejecutivo y la justicia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.