Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/13/2015 2:00:00 PM

Los últimos días de Manuel Ramiro Velásquez

A los 63 años falleció en Rionegro uno de los hombres más representativos del conservatismo antioqueño y amigo personal del procurador Ordóñez. Sus últimos días no estuvieron exentos de polémica.

Hacía varios meses que el exsenador Manuel Ramiro Velásquez, fallecido en la madrugada de este viernes a los 63 años, había desaparecido de la vida pública.
 
Velásquez no había vuelto a asistir a reuniones del Partido Conservador, al que perteneció desde las épocas de J. Emilio Valderrama, su mentor. Una persona muy cercana a Velásquez dice que su retiro de la política comenzó el mismo día en que nació la pelea entre Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos.
 
Si hubo algo que comenzó a menguar la salud de Velásquez, prosigue su amigo consultado por Semana.com, fue el hecho de que su nombre hubiese sido mencionado en el juicio que, por presuntos vínculos con paramilitares, la Corte Suprema de Justicia adelanta en contra de Luis Alfredo Ramos.
 
Ramos, quien siempre se ha declarado inocente, ha negado en varias ocasiones que se hubiese reunido en enero del 2005, en una finca de Bello, Antioquia, con los paramilitares alias “Ernesto Báez”, “Julián Bolívar” y Pablo Hernán Sierra, alias “Alberto Guerrero”.
 
Según “Guerrero” -el testigo al que Ramos acusa de falso-, al encuentro también asistieron los congresistas Manuel Ramiro Velázquez, Óscar Arboleda y Óscar Suárez Mira. Sin embargo, hasta la muerte de Velásquez, jurídicamente el encuentro no había sido probado en juicio. El exdirigente conservador se mostró en varias ocasiones muy preocupado por las consecuencias que aquella mención le pudiese acarrear, en momentos de una polarización política tan aguda.
 
Velásquez, uno de los mejores amigos del procurador Alejandro Ordoñez, llevaba varios días internado en el Hospital San Vicente Fundación, sede de Rionegro, afectado por una enfermedad respiratoria. Su muerte la desencadenó una bronconeumonía.  
 
Las reacciones de condolencias no se hicieron esperar. “Un sentido pésame por la muerte de Manuel Ramiro Velásquez. Un señor decente y amable, en medio del complicado mundo de la política”, escribió el Twitter el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo. “Nos duele la partida del doctor Manuel Ramiro Velásquez, solidaridad con toda su familia”, trinó el expresidente Álvaro Uribe Vélez. “Nuestras condolencias a familia del exsenador Manuel Ramíro Velásquez. Trabajó mucho en comisión II por nuestros soldados y policías”, fue el mensaje de Martha Lucía Ramírez.
 
El exsenador Velásquez hizo parte de la escuela conservadora de J. Emilio Valderrama, de la cual surgió un grupo conocido en Antioquia como el progresismo, movimiento contrario al de Fabio Valencia Cossio y Juan Gómez Martínez. Velásquez, senador durante los dos períodos de Uribe y representante a la Cámara en dos oportunidades, erigió su propio capital político de la mano de Carlos Alberto Zuluaga.
 
La amistad de Velásquez con el procurador Ordóñez tiene su raíz en el catolicismo. Los regalos que Velásquez siempre les enviaba a los periodistas en su día tenían alguna relación con su devoción religiosa: camándulas, imágenes de la Virgen, estampas de Jesús eran los artículos que llegaban a las salas de redacción.
 
De hecho, Velásquez producía una revista llamada El Católico y fue el promotor de la famosa ley que consagró a Colombia al Sangrado Corazón de Jesús, según lo recordó Carlos Alberto Zuluaga, el hombre que durante tantos años trajinó con Velásquez por el intrincado camino de la política.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.