Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2014 12:00:00 AM

La respuesta de Luis Carlos Restrepo

El excomisionado de paz, desde la clandestinidad, respondió a una reciente columna de Daniel Coronell.

Luis Carlos Restrepo, el controvertido comisionado de paz del gobierno de Álvaro Uribe, quien abandonó el país para evadir a la justicia colombiana, y de quien se dice habría conseguido asilo en Canadá, volvió a declarase víctima. Ahora, de las chuzadas. Dice que el expresidente Uribe y todos sus funcionarios estaban chuzados.
 
Responsabilizó a una “red criminal”, que según él, “sigue actuando en la sombra”, dando a entender que podría ser la misma que interceptó ilegalmente las comunicaciones del actual jefe del equipo negociador del gobierno con la guerrilla de las FARC, Humberto de la Calle.
 
Y sustenta su tesis en la información que reveló Daniel Coronell en su reciente columna en la revista SEMANA, en las que informó sobre los acercamientos que había tenido el gobierno Uribe con  la guerrilla de las FARC, a través de un enlace, Henry Acosta, y el comandante subversivo alias Pablo Catatumbo.   
 
En la mencionado texto, Coronell no sólo reveló estos acercamientos, sino los borradores de unos principios de acuerdo para iniciar un proceso de paz con las FARC. Incluso la propuesta del gobierno Uribe de desmilitarizar los municipios de Florida y Pradera (Valle) para facilitar la liberación de secuestrados.
 
En la columna, Coronell aprovechó esos datos para cuestionar la actitud del actual senador Álvaro Uribe que se opone férreamente al proceso de paz que se adelanta en La Habana. Y hasta el presidente Juan Manuel Santos lo calificó de tener “doble moral”, pues durante su gobierno buscó hacer la paz, pero ahora se opone.
 
Por eso Luis Carlos Restrepo asegura que la información revelada por el periodista sólo tiene como objetivo “encender una camorra política”. Hizo algunas aclaraciones sobre los contactos que se adelantaron con las FARC, pero advirtió que la reciente publicación dejó en grave exposición al ciudadano Henry Acosta. El excomisionado de paz dice en la carta que hay pruebas de que él y el expresidente Uribe estaban chuzados.
 
“Como ha sido usual desde que me desempeñaba como Alto Comisionado para la Paz, se publican ahora grabaciones que prueban que nuestro gobierno estaba interceptado. Ya en el 2004 la Revista Semana dio a conocer grabaciones de la mesa de diálogo con las autodefensas, sin que hasta el presente sepamos cómo las obtuvieron. La misma revista publicó después grabaciones de conversaciones con mis asesores, supuestamente hechas por miembros de la Fuerza Pública”.
 
Restrepo agrega: “es claro que el presidente Uribe y sus funcionarios estábamos interceptados por una red criminal que sigue actuando en la sombra. Usted mismo dice tener acceso a cerca de 3000 grabaciones que imagino serán motivo de nuevas columnas de opinión. Creo que es hora de que los periodistas beneficiarios de esta red de ‘chuzadores’ le cuenten al país quiénes son y qué intereses los mueven”.

Esta es la carta completa

Señor
Daniel Coronell
Revista Semana

Durante muchos años, para proteger la vida e integridad personal del señor Henry Acosta, mantuve en reserva su nombre y sus gestiones. En dos columnas publicadas por Usted con la única pretensión de generar camorra política, su nombre es expuesto públicamente. Todo con la pretensión de distorsionar mis esfuerzos por avanzar en un acuerdo que permitiera la libertad de los secuestrados, que el país y la comunidad internacional reclamaban.

Conocí al señor Acosta por intermedio del senador Carlos Barragán, uno de cuyos hijos estaba secuestrado por las Farc. El señor Acosta es un economista experto en proyectos de desarrollo social y economía campesina, que hizo parte del gabinete del gobernador Angelino Garzón. Además de sus gestiones humanitarias, nos ayudó en un ambicioso programa que apoyé desde Presidencia de la República para impulsar el desarrollo del Sur del Tolima y la cordillera vallecaucana. Se pusieron en marcha proyectos para reconstrucción y pavimentación de carreteras, puentes veredales, escuelas, acueductos, impulso a estructuras productivas y apoyo a las acciones de la fuerza pública, como la reconstrucción de la Estación de Policía del corregimiento de Barragán.

En dos ocasiones, la primera en noviembre de 2005 y la segunda en 2007, se brindaron condiciones de seguridad a los delegados de Suiza, Francia y España, para que recorrieran la cordillera y propusieran una zona de encuentro. Por parte del gobierno mantuvimos como condición inamovible que esta zona no involucrara población civil y estuviera bajo supervisión internacional. Las Farc rechazaron las propuestas para un encuentro directo.

Como ha sido usual desde que me desempeñaba como Alto Comisionado para la Paz, se publican ahora grabaciones que prueban que nuestro gobierno estaba interceptado. Ya en el 2004 la Revista Semana dio a conocer grabaciones de la mesa de diálogo con las autodefensas, sin que hasta el presente sepamos cómo las obtuvieron. La misma revista publicó después grabaciones de conversaciones con mis asesores, supuestamente hechas por miembros de la Fuerza Pública.

Es claro que el presidente Uribe y sus funcionarios estábamos interceptados por una red criminal que sigue actuando en la sombra. Usted mismo dice tener acceso a cerca de 3000 grabaciones que imagino serán motivo de nuevas columnas de opinión. Creo que es hora de que los periodistas beneficiarios de esta red de chuzadores le cuenten al país quiénes son y qué intereses los mueven.

Atentamente,

Luis Carlos Restrepo Ramírez
Ex-Alto Comisionado para la Paz 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.