Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/29 00:00

“Hay que crear un gobierno ciudad-región”: Luis Guillermo Plata

El presidente de ProBogotá dice que los desafíos de la capital son: el metro, Van der Hammen, el desarrollo en el norte, la venta de la ETB y la EEB e implementar la segunda vuelta para la elección de alcalde.

“Hay que crear un gobierno ciudad-región”: Luis Guillermo Plata Foto: Guillermo Torres

SEMANA: ¿Cómo ha sido la interacción de ProBogotá con la Administración de Enrique Peñalosa?

Luis Guillermo Plata: Nuestra misión es aportar ideas, soluciones o debates desde una perspectiva técnica e independiente. No somos una caja de aplausos, pero tampoco un grupo de oposición. Con la actual Administración hemos construido una relación fluida y tenemos una agenda conjunta en temas prioritarios. También hay una buena relación con la Gobernación de Cundinamarca, que es un actor igualmente importante, porque creemos que la unión entre lo local y lo regional es como más progreso podemos tener.

SEMANA: En esa agenda conjunta, ¿qué temas importantes tienen identificados en el corto plazo para la ciudad?

L.G.P.: Sin duda, la decisión más trascendental para Bogotá en los próximos meses tiene que ver con el alcance del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Hoy hay un déficit considerable en vivienda, áreas verdes por habitante, camas hospitalarias, infraestructura escolar... Resolverlo requiere asegurar la provisión de suelo disponible. Para lograr esto, la ciudad debe expandirse y/o densificarse, y eso es parte de lo que se definirá en el POT, en donde creemos tenemos un espacio para participar.

SEMANA: Pero sin tener el POT, la Alcaldía ya presentó su plan de expansión del norte. ¿Cuál es la posición de ProBogotá?

L.G.P.: En el norte hay algo más de 5.000 hectáreas, de las cuales 1.800 hacen parte del Plan de Ordenamiento Zonal del Norte (Poz Norte), que son para expansión, y 3.758 hectáreas rurales, de las cuales 1.395 son la reserva Van der Hammen. Apoyamos el proyecto del alcalde Peñalosa de crear una ciudad de talla mundial, bien planeada en el Poz Norte, que fue definido hace más de 10 años y aún está por desarrollar.

SEMANA: ¿Y cuál es ese proyecto?

L.G.P.: Ciudad Lagos de Torca, una apuesta ambiciosa y moderna en términos de crecimiento urbano. De las 1.800 hectáreas del proyecto, 466 son suelo desarrollable, y buena parte del resto es densificable, con lo que tendremos hacia dónde crecer por lo menos durante los 12 años de vigencia del próximo POT. Para darle una idea de la magnitud, Ciudad Salitre lleva 30 años desarrollándose en un área de solamente 250 hectáreas.

SEMANA: ¿Esto significa que no se necesita urbanizar la reserva Van der Hammen?

L.G.P.: Hay suelo más que suficiente para ser desarrollado en la vigencia del próximo POT. Además, cuando hayamos urbanizado las 1.800 hectáreas de Ciudad Lagos de Torca, podremos disponer de la zona rural del norte, por fuera de la reserva Van der Hammen, con 2.363 hectáreas de las cuales al menos 1.500 tienen uso agropecuario y alcanzarían para otros 30 años.

SEMANA: ¿Usted cree, como dice la Alcaldía, que la reserva frena el desarrollo de las infraestructura vial?

L.G.P.: Para allá iba. Es fundamental que las grandes arterias de la ciudad se construyan. Estas son: la ALO, que puede ser realizada en condiciones técnicas que preserven las continuidades ecológicas; la ampliación de la Suba-Cota, que está prevista en el plan de manejo de la zona rural; la Boyacá, para la cual debería encontrarse una solución que permita llevarla hasta la ALO, y la Ciudad de Cali, que requeriría un desvío en su trazado para poder coexistir con la reserva. En nuestra opinión todo esto es manejable.

SEMANA: ¿Y qué pasará si se insiste en urbanizar la reserva?

L.G.P.: Más allá de la oposición que esto pueda tener por parte de ciertos grupos, si el próximo POT abriera la urbanización simultáneamente en esas más de 5.000 hectáreas solo en el norte, podría enfrentar demandas por ilegalidad en relación con el incumplimiento de la Ley 388, que restringe la expansión urbana al área que se puede habilitar para su uso urbano durante la vigencia del POT. Igualmente podrían darse demandas en relación con el principio de progresividad en la protección del medioambiente. En ProBogotá creemos que no se debe tomar, por segunda vez, el riesgo de un POT suspendido y un limbo jurídico, cuando hay proyectos muy importantes que dependen de él, entre ellos el metro.

SEMANA: Ya que lo menciona, ¿cómo ven en ProBogotá la propuesta de la primera línea del metro?

L.G.P.: Los expertos realizaron una comparación juiciosa de alternativas para llegar a la fórmula actual. No sorprende que el trazado sea por la Caracas, porque es el corredor más cargado del país. Si el mejor costo-beneficio se logra con una línea elevada y con menos estaciones, liberando recursos para completar la red de troncales de TransMilenio, ¡pues avancemos!  Falta precisar la operatividad del sistema y definir las condiciones de su implantación en la avenida Caracas aprovechando la oportunidad para la renovación urbana del corredor.

SEMANA: Frente a la financiación del Plan de Desarrollo, ¿qué piensa de la venta de la ETB?

L.G.P.: Hemos estudiado a fondo el tema y consideramos que vender la ETB es la decisión correcta y que estamos en el momento justo para hacerlo, porque con el paso del tiempo va a perder valor. Ahora bien, la Administración debe definir con toda claridad los proyectos de inversión a los cuales irán los recursos producto de la venta para evitar que se vayan al gasto. 

SEMANA: Y ahora que el alcalde Peñalosa quiere vender parte de la Empresa de Energía, ¿qué piensa de eso?

L.G.P.: Coincidimos con la Administración en que el atraso en infraestructura de la ciudad es de más de una década, por lo que es inaplazable actualizarla. La capital tiene grandes retos para financiar la totalidad del Plan de Desarrollo, cuya inversión es de 96 billones de pesos, de los cuales ProBogotá estima que 26 billones están desfinanciados. Se espera que las APP aporten alrededor de 15 billones y la venta de la ETB y la EEB puede aportar alrededor de otros 6 o 7 billones, con lo cual entre los dos mecanismos se cubriría más del 80 por ciento de déficit. En cuanto a la empresa misma, se mantendría el control, y traer nuevos socios privados a la junta directiva ayuda a que el gobierno corporativo sea mejor.

SEMANA: Frente a la región, ¿cuáles son los principales temas con los municipios vecinos a Bogotá?

L.G.P.: Hay muchos: uso del suelo, movilidad, agua potable, la recuperación del río Bogotá... Pero quizás  el reto más importante de todos es definir un vehículo de gobernanza ciudad-región que facilite dar solución eficientemente a estos problemas.

SEMANA: ¿Crear más burocracia?

L.G.P.: Me explico. La ciudad-región no tiene un mecanismo de gobernanza para abordar los principales retos de un área que se ha venido integrando de facto a través de los años, en que conviven aproximadamente 12 millones de personas en más de 20 municipios que aportan por encima del 30 por ciento del PIB del país. Para abordar problemas comunes, una región de este tamaño no puede depender exclusivamente de las relaciones buenas o malas de sus dirigentes de turno. Próximamente estaremos presentando una propuesta sobre cuál podría ser ese mecanismo de gobernanza para la ciudad-región.

SEMANA: Y frente al futuro, ¿qué grandes temas tienen en la agenda?

L.G.P.: Dos en particular. El primero es un plan maestro para la región. En el mundo las grandes ciudades se están pensando para el largo plazo, vemos planes a 30 años o más. Consideramos necesaria la formulación de un plan maestro para Bogotá a mínimo 20 años, que sea generador de un proyecto colectivo que convoque y alinee a los diferentes actores.

SEMANA: ¿El segundo?

L.G.P.: La implementación de una segunda vuelta para la elección del alcalde. Las tres últimas administraciones se han elegido en promedio con el 36 por ciento de los votos, por eso creemos que la segunda vuelta es una condición necesaria para garantizar una mejor gobernabilidad para la ciudad. Estamos en conversaciones con el gobierno, con el Congreso y otros actores para proponer una iniciativa en dicho sentido, que ojalá pueda estar vigente para las elecciones de 2019.

SEMANA: Finalmente, ¿cómo califica ProBogotá la gestión del alcalde?

L.G.P.: Enrique Peñalosa es un ejecutor. Ha conformado un buen equipo que está haciendo la tarea. Tiene un reto inmenso y es, en solo cuatro años, darle la vuelta a la ciudad. Hoy, casi 11 meses después de iniciada su Administración, ha logrado entenderse con el Concejo y aprobar un plan de desarrollo ambicioso. Tiene grandes retos por delante. La popularidad la podrá mejorar cuando se vean todas las obras que quiere hacer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.