Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2016 11:44:00 AM

Un falso expolicía que engañó por medio país

Luis Alberto Guzmán estafó personas y entidades asegurando ser un expatrullero víctima de la guerrilla. Todo era falso.

Colombia se ha caracterizado por ser fuente de historias extraordinarias e inverosímiles en torno a estafadores. Desde falsos príncipes y embajadores extranjeros que se ganan el cariño y la confianza de pueblos enteros, hasta sigilosos ladrones de cuello blanco expertos en robar lujosos hoteles y engatusar a cuanta viuda adinerada existe en Europa, tal como lo hizo el tristemente célebre Juan Carlos Betancourth Guzmán, cuyas hazañas delictivas se comparan con las de la película Atrápame si puedes, protagonizada por Tom Hanks y Leonardo Di Caprio.
 
Ahora la historia parece repetirse, guardando las proporciones, pero con una una extraña coincidencia. El nuevo caso se descubrió en Roldanillo (Valle), y el apellido del estafador también es Guzmán.
 
Se trata de Luis Alberto Guzmán, un hombre de 39 años de edad que este fin de semana fue capturado por un patrullero dentro de la misma estación de policía de Cartago.
 
Hasta esa estación llegó el señor Guzmán con su hijo de 11 años, invocando la solidaridad de los policías con el argumento de que hizo parte de la institución. Era la 1:00 a. m. del sábado 14 de mayo y el supuesto expatrullero Guzmán pedía hablar con el comandante de la estación para que le brindara un sitio dónde dormir para él y su hijo, que supuestamente sufre de leucemia.
 
Mientras los uniformados resolvían la situación, a la estación llegó otro patrullero llamado Andrés Ríos, integrante del Grupo de Infancia y Adolescencia. Allí empezó la mala suerte para el estafador.
 
Resulta que el patrullero Ríos fue el mismo policía que el 20 de agosto del 2012 capturó a un timadoor que usaba a sus hijos para convocar la solidaridad de los policías y fundaciones del país. Ese estafador era el mismo falso expatrullero Guzmán.
 
“Cuando lo confronté en la estación de Cartago le pregunté: ¿Usted no se acuerda de mí? Me miró y reaccionó con asombro y me dijo: -Sí, todo esto también es mentira”, de inmediato procedí a realizar su captura y la Fiscalía le imputará los cargos de explotación o uso de menores para comisión de delitos, explicó el policía Ríos.

Lo que muchos se preguntan es por qué este falso expolicía engañaba con tanta facilidad a la propia institución, fundaciones y personas.
 
La respuesta tal vez se esconde en la trágica historia que relataba y que algunas veces mojó prensa local y que además cargaba fotos y videos al lado de personalidades como el exfutbolista y técnico Alexis García; o que en algunos casos mostró fotos al lado del general retirado Óscar Naranjo y hasta en una supuesta finca del presidente Santos.
 
La historia que narraba y tanta solidaridad despertaba el falso expatrullero Guzmán era la siguiente: Según él, la guerrilla le asesinó a su esposa, violó a sus dos hijas de 4 y 7 años de edad; que la primera murió por cuenta de las heridas y la segunda quedó con sida y necesitaba con urgencia de una reconstrucción vaginal.
 
A ese fatal relato le añadía que toda esa sevicia criminal de la guerrilla fue una retaliación porque cuando él era policía le decomisó un gigantesco cargamento de marihuana en el sector conocido como Cerritos, en Risaralda. Y que debido a que la propia institución policial le dio la espalda, prefirió renunciar.
 
Cuando el patrullero Ríos lo desenmascaró por primera vez en Roldanillo, en agosto del 2012, lo hizo de la forma más simple, “cuando oí su fantástica pero dolorosa historia, lo primero que hice fue buscar en los registros de la Policía si había sido tal, pero no figuraba y luego sin que se diera cuenta, sometí a su hija a un examen médico para saber qué lesiones tenía de una supuesta violación, y el resultado fue que no había señales de eso y menos de sida”.
 
De inmediato ordené su captura y fue condenado por los delitos de explotación de menores y estafa agravada porque el museo Rayo de Roldanillo le alcanzó a entregar $600.000.
 
Sabemos además por otros registros de prensa, fotos y videos que cargaba, que este año alcanzó a repetir su hazaña en varias ciudades del país, tal como lo hizo en la Policía Metropolitana de Pasto, donde su hijo de 11 años, con supuesta leucemia, recibió un título honorífico como Policía Cívico Juvenil.
 
“Cuando le preguntamos al niño si en realidad estaba enfermo, el pequeño nos confesó que todo era mentira, que sólo repetía lo que su padre le pedía que dijera”, explicó el patrullero Ríos.
 
Por cuenta de su primera condena en el 2012, el falso expatrullero Guzmán perdió la custodia de su hija, la niña de 7 años, y se espera que esta vez suceda lo mismo con su hijo de 11 años de edad. En cuanto al crimen de su esposa y la muerte de la niña de 4 años, las autoridades aún no han verificado la veracidad de esa historia, o si están vivas.
 
Por ahora muchos uniformados honestos, personalidades del fútbol y hasta políticos deben estar escudriñando en sus memorias el momento exacto en el que cayeron en la desgarradora historia del estafador Luis Alberto Guzmán, el falso expatrullero de la Policía. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.