Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/11/30 08:13

Esposa del exgobernador Cruz aceptó cargos

La abogada Luz Zoraida Rozo reconoció haber intentado sobornar a funcionarios para retrasar el proceso contra su esposo. Recibió el beneficio de detención domicialiaria.

Esposa del exgobernador Cruz aceptó cargos Foto: Jet - Set

Ha sido una audiencia relativamente fácil y rápida. Luz Zoraida Rozo, esposa del exgobernador Álvaro Cruz, que se encuentra detenido en el búnker de la Fiscalía por el denominado carrusel de la contratación, aceptó cargos ante un juez.

Este lunes Luz Zoraida le reconoció al funcionario judicial haber participado de una trama de corrupción para retrasar el proceso judicial que adelantaba la Fiscalía contra su esposo.

El ente investigador, teniendo encuenta una enfermedad que aqueja a la reconocida abogada, pidió que la medida de aseguramiento se cumpla en detención domiciliaria. Una petición que fue aceptada por el juez.

"Los delitos cometidos son de alta gravedad, si se tiene en cuenta que se desempeñó como funcionaria pública. Se avala la solicitud por los problemas de salud que presenta", dijo el Juez.

La Fiscalía cree tener las evidencias suficientes para que un juez la procese por el delito de cohecho porque considera que ella orquestó un millonario soborno para que la Fiscalía no sacara adelante el proceso contra Cruz relacionado con irregularidades en la contratación en Bogotá en épocas del alcalde Samuel Moreno.

Para la entidad, la esposa del exgobernador sirvió de intermediaria para hacer efectivo el pago de un soborno de 2.000 millones de pesos al procurador Hernán Jovel -imputado y cobijado con medida de aseguramiento- para entorpecer la investigación por el carrusel de la contratación.

Según las evidencias, el procurador Jovel tenía un contacto en la Fiscalía que se encargaría de cerrar el camino para que no avanzara el proceso en contra de Cruz. Se trataría del abogado Augusto Ramírez Cuéllar, amigo del vicefiscal general, Jorge Fernando Perdomo.

Para hacer este movimiento, el procurador exigió a Cruz 1.700 millones de pesos con los que incrementó su patrimonio, pero nunca pagó a los funcionarios que debían interceder en la investigación. Podría parecer un chiste, pero el procurador prácticamente 'tumbó' al exgobernador.

Pero los dos exfuncionarios no contaban con que el abogado resultó ser tan amigo del vicefiscal Perdomo, que acabó por contarlo todo.

El jurista Augusto Ramírez contó que lo buscaron para que ayudara a que el caso no se moviera hasta que Cruz acabara su mandato en diciembre del 2015. Incluso, reveló que para eso se ofreció una primera suma de 750 millones de pesos.

El abogado, quien terminó por convertirse en el testigo estrella del ente acusador en este oscuro episodio, reveló que en una reunión con el vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo, le preguntó por el proceso del ‘carrusel de la contratación’ y del caso de Álvaro Cruz en particular, pero que no obtuvo información.

Cabe recordar que un juez cobijó al exdirigente departamental Álvaro Cruz con medida de aseguramiento y lo envió a la cárcel de máxima seguridad La Picota. Sin embargo, a la fecha sigue en las celdas del búnker de la Fiscalía, que están designadas para personas que tengan altos riesgos de seguridad o estén colaborando. Dos situaciones que no tienen nada que ver con Cruz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.