Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/08/15 04:27

“Tenía miedo que se me murieran”: madre de siameses chocoanos

En el hospital San Vicente de Medellín tuvo lugar una exitosa operación de separación de siameses. Semana.com habló con la madre sobre su difícil situación actual.

Mercedes García Rentería Foto: Revista SEMANA Medellín

Mercedes García Rentería tenía tanto susto de que sus bebés no sobrevivieran a la cirugía de separación de los cuerpos, que tuvo ganas de decirle al médico que mejor los dejara así como estaban, pegaditos.
 
Hasta antes de llegar a Medellín, Mercedes no sospechaba que en el vientre sus bebés venían unidos por al abdomen. Cuando salió de su casa en el Alto Baudó, junto con su esposo Alirio Palacio, Mercedes solo sabía que tendría gemelos.
 
No fue fácil para Mercedes y su esposo dejar el pueblo. Allá, al cuidado de familiares, se quedaron cuatro de los doce hijos que ha parido. Con 36 semanas de gestación, Mercedes se montó en un colectivo junto con Alirio y Yarleyson, otro bebé de un año de nacido. Cuando llegaron a Pie de Pató, tomaron una panga hasta Puerto Meluk, y de allí una ambulancia que los llevó a Quibdó. En esa ciudad Yarleyson se quedó con la abuela materna.
 
La llegada al Hospital San Vicente de Paúl, en Medellín, significó para Mercedes todo un torbellino de emociones. Primero enterarse por una ecografía que sus bebés venían unidos, después someterse al parto y luego, esperar noticias de la cirugía de separación de los siameses, un procedimiento complejo en el que pervivía el riesgo de que alguno de los dos recién nacidos falleciera.
 
Mercedes no hizo más que llorar durante las cuatro horas que duró la intervención quirúrgica. “Cuando vi que a los bebés los iban a entrar a cirugía se me fueron saliendo las lagrimas. Y ahí fue cuando me dieron ganas de decirle al medico que era mejor que los dejaran así, pegados, pero son cosas que uno piensa por los nervios, tenía mucho miedo de que se fueran a morir”, dice.
 
Aún convaleciente, Mercedes recuerda las angustiosas horas de espera: “Ayer fue muy duro, porque no dormí en toda la noche. Los médicos en todo caso me dijeron que todo iba a salir bien, mi marido me pidió que me tranquilizara. Y ahí me  controlé, y me puse a pensar en Dios”.
 
En horas de la mañana de este sábado, los médicos reportaron los resultados de la cirugía. “En el día de hoy el equipo medico del Hospital Infantil del San Vicente Fundación, realizó con éxito la operación de gemelos siameses unidos por el abdomen,  ambos se encuentran estables y están en la unidad de cuidados intensivos neonatal. Su pronóstico es reservado”, fue el pronunciamiento oficial.  
 
Mercedes volvió a respirar hondo con la noticia. Ahora que ha pasado el susto, esta mujer de 42 años de edad sabe que tendrá que pasar un largo rato en Medellín mientras se recuperan sus hijitos, a los que bautizará con los nombres de Juan José y Juan Felipe. Un albergue, que cuesta 15.000 pesos la noche, es el lugar donde estará con Alirio mientras los días pasan.
 
¿Cómo están los bebés en este momento?
 
“Por ahora yo estoy en la habitación con ellos. Están muy estables, solo que como fue una cirugía difícil, siguen conectados con unos aparatos ahí, ellos tienen que comer con una sonda. Antes de la operación a ellos les daban la leche con jeringuita”.
 
¿Qué será sus vidas después?

“Yo vivo en el Chocó, en el municipio del Alto Baudó. Tengo muchos hijos (sonríe). Son doce y me preocupo por los hijos de acá y por los hijos de allá. Ocho son menores de edad. Y mi esposo es agricultor, vive del plátano prácticamente. Es lo único que se vende. Las necesidades son duras".
 
¿Cuál es su sueño, Mercedes?

“Salir del Baudó. Estar en una ciudad y que mis hijos puedan estudiar en una escuela. En las ciudades hay mas oportunidades. Y yo sé que también hay pobreza. Pero al menos en las ciudades los hijos pueden ver que hay otras cosas”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.