Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/09/06 21:00

Maduro llama a Santos a no tener miedo y hablar "donde, cuando y como quiera"

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, advirtió que esta es la última vez que lo convoca a solucionar los problemas "cara a cara".

Nicolás Maduro. Foto: EFE
;
EFE

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llamó hoy a su par colombiano, Juan Manuel Santos, a no tener miedo y hablar "donde, cuando y como quiera" y advirtió que esta es la última vez que lo convoca a solucionar los problemas "cara a cara".

"Mi llamado al presidente Santos, nuevamente le hago un llamado. No tenga miedo al diálogo, presidente. Sólo a través del diálogo usted y yo podemos canalizar la solución a estos graves problemas. Yo estoy dispuesto a sentarme a hablar con usted donde usted diga, cuando usted diga, como usted diga", remarcó Maduro.

"No me huya más. Deme la cara. Dele cara a este presidente que, aunque es un obrero, un hombre del pueblo, bueno, puede sentarse a hablar con usted. Me quedo esperando, presidente Santos, por usted para una reunión. No siga rehuyendo a la conversación, que sólo a través del diálogo es posible buscarles solución a los problemas de la frontera", insistió.

Maduro efectuó su llamado a Santos a través de los periodistas en declaraciones efectuadas en Jamaica, isla caribeña en la que hoy termina una gira exterior que lo llevó por Vietnam, China y Catar.

El gobernante venezolano emprendió su gira poco después de haber cerrado una franja de la frontera con Colombia que ha dicho que abrirá sólo cuando acuerde con Santos una nueva política fronteriza de combate al contrabando, narcotráfico, secuestro y otros delitos.

Sin embargo, dijo creer que Santos "no quiere hablar" debido a presiones internas y que por ello rehuye una cita que él desea sea con "agenda abierta, sin condicionamientos, con la altura de dos jefes de Estado". "Pongamos la verdad sobre la mesa y saquemos soluciones de esa mesa. Es mi ultimo llamado", advirtió Maduro.

El presidente recordó que este sábado recibió en Jamaica a los cancilleres de Brasil y Argentina, quienes buscan mediar en la crisis colombo-venezolana, y que le comunicaron que Santos "estaba dispuesto a aceptar mi propuesta de una reunión cara a cara".

"Estoy esperando las consultas que se están haciendo" para que se concrete, pero "dentro de mí, acá adentro, y lo digo con toda la sinceridad del mundo, creo que el presidente Santos no quiere hablar; está enredado, creo que está enredado entre consejos y presiones" de los medios de comunicación, "de la oligarquía", sostuvo

A través de esos medios "han llamado a que me maten, presidente Santos", subrayó Maduro.

"Yo sé que usted ve todas mis alocuciones (...); han llamado a matarme, presidente Santos, en sus narices. Las televisoras de sus amigos y familiares, las radios y la prensa y la revista de sus familiares y amigos", aseguró, aunque eximió de culpas a Santos.

"Yo no lo responsabilizo a usted, presidente Santos, pero usted tiene responsabilidades como presidente. Yo no permitiría que ninguna televisora, ninguna radio en Venezuela llamara a asesinar al presidente Santos, ni llamara a odiar a Colombia", subrayó.

La falta de diálogo, prosiguió Maduro, se debe a que "las élites de Bogotá pretenden que esos compatriotas colombianos de la frontera (...) vivan de traficar gasolina venezolana, de traficar con la moneda venezolana, con los productos que se producen o que circulan por la economía venezolana".

En la frontera había una "hemorragia" que paró, dijo, el 19 de agosto pasado, cuando cerró un tramo inicialmente de unos 100 de los más de 2.200 kilómetros de la frontera entre ambas naciones, cierre que amplió luego a unos 160 kilómetros.

Tras advertir que está dispuesto a nuevas ampliaciones del cierre, tildó de "bendito el día en que apliqué el torniquete a esa hemorragia que permitió -prosiguió Maduro- que se visibilizara cómo sufrían los pueblos venezolano y colombiano", porque las autoridades colombianas han dejado que en la frontera impere el delito.

Ese es "el elemento positivo" de la crisis porque gracias a ello "en el mundo se habla de Colombia como amenaza por ser productora de cocaína", porque "en el mundo no se hablaba del paramilitarismo y ahora se está descubriendo que los paramilitares gobiernan en toda la frontera de Colombia".

Maduro también agradeció al papa Francisco, quien ha llamado a ambos presidentes a hablar directamente para superar la crisis.

"Muy bueno (el llamado) y yo le agradezco al papa su equilibrio y verdad, su recomendación y la acepto. Acepto la recomendación del papa" de un diálogo directo entre los presidentes, remató. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.