Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/11/02 12:48

¿Por qué el de Álvaro Gómez no es un crimen de lesa humanidad?

Se cumplen 21 años del asesinato del dirigente conservador, y el congresista Samuel Hoyos le pide al fiscal Néstor Humberto Martínez que lo declare de esa manera.

¿Por qué el de Álvaro Gómez no es un crimen de lesa humanidad? Foto: Archivo SEMANA

El 2 de noviembre de 1995, cuando sicarios interceptaron y balearon el vehículo en el que se movilizaba Álvaro Gómez Hurtado en el norte de Bogotá, no sólo uno de los más férreos opositores al gobierno de Ernesto Samper. También era periodista.

Alternaba sus funciones de director del diario El Nuevo Siglo, periódico que siempre ha sido tribuna del pensamiento conservador y donde escribía duros editoriales contra lo que llamaba el “régimen”, con la dirección del Noticiero 24 Horas, del cual era uno de los mayores accionistas. Allí solía aparecer como entrevistado, despachando titulares contra el gobierno de la época.

Le puede interesar: La singular vida y muerte de Álvaro Gómez Hurtado

Esa doble condición de dirigente político y periodista es la que ha motivado al congresista Samuel Hoyos (Centro Democrático) a pedirle al fiscal general, Néstor Humberto Martínez, que declare la condición de crimen de lesa humanidad el homicidio de Gómez Hurtado, que sucedió a las 10:30 de la mañana cuando abandonaba la Universidad Sergio Arboleda, después de haber dictado su clase de ‘Historia Política y Constitucional de Colombia’.

En la carta que dirigió, Hoyos dice que se cumplen 21 años del asesinato sin que se identifique a los autores materiales e intelectuales del crimen y, por el contrario, se presentan dilaciones en el proceso “evitando que se haga justicia y se conozca la verdad”.

Le recomendamos: Tiempo extra para el caso de Álvaro Gómez

“Sería muy importante para el país, y para la familia del doctor Gómez Hurtado, que la Fiscalía declare su magnicidio crimen de lesa humanidad, permitiendo que la investigación avance, evitando su prescripción y que este grave delito quede en la impunidad”, dice Hoyos en la carta.

Entre los argumentos con los que justifica su solicitud menciona cómo la Fiscalía ha calificado con esa condición otros magnicidios perpetrados en esos convulsionados años de la historia reciente del país. Por ejemplo, los del director de El Espectador, Guillermo Cano Isaza; el ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla; el procurador general, Enrique Low Murtra; los candidatos presidenciales Bernardo Jaramillo Ossa (UP) y Luis Carlos Galán (Nuevo Liberalismo), y el periodista Jaime Garzón.

“Teniendo en cuenta que estos crímenes fueron cometidos en el marco de operaciones criminales y que obedecieron a una política de exterminio en medio de ataques generalizados y sistemáticos dirigidos contra la población colombiana. No entendemos por qué, el asesinato del Álvaro Gómez Hurtado, habiéndose dado en circunstancias similares, ha sido objeto de un tratamiento distinto”, pide Hoyos en la carta.

No es la primera vez que esta solicitud se presenta; se hace cada vez que se cumple un aniversario del magnicidio del dirigente conservador. Sin embargo, la Fiscalía ha reiterado que no puede declararlo crimen de lesa humanidad por no cumplir los requisitos para tener esa calificación. Actualmente el proceso está vigente porque la Fiscalía prorrogó por cinco años el término para su prescripción. En teoría, la acción penal por el caso de Gómez Hurtado prescribirá en el 2020.
 
Entre los requisitos que no cumple el crimen contra Gómez Hurtado está que no se trató de un ataque sistematizado y generalizado contra una población civil, ni que fue una política sistemática contra el conservatismo.

Hoyos asegura que con el fiscal Eduardo Montealegre no había la mínima posibilidad de diálogo y confía en que con Néstor Humberto Martínez este homicidio sí pueda ser declarado crimen de lesa humanidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.