Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/2008 12:00:00 AM

Mano a mano español

A pocos días de conocerse el listado de aspirantes al tercer canal de televisión, parece que los grupos españoles Planeta y Prisa son los únicos fijos.

Luis Carlos Sarmiento Angulo, el hombre más rico de Colombia según la revista Forbes y quien había hecho llave con el magnate venezolano Gustavo Cisneros para participar en la adjudicación del tercer canal de televisión, se retiró del negocio. El dueño del Grupo Aval decidió marginarse del proceso de adjudicación, lo que obligó al propietario de Venevisión, uno de los canales privados de televisión más importantes de Venezuela, a buscar otro socio local.

La decisión de Sarmiento ha generado gran suspicacia entre analistas del sector que hoy se preguntan qué vio -o qué no vio- en este negocio, para no meterse. Quienes conocen a Luis Carlos Sarmiento saben que hay pocos empresarios con tanta visión como él para evaluar si un negocio tendrá futuro o no.

Lo cierto es que en la antesala de la competencia, los nervios están crispados. En los últimos meses, por la Comisión Nacional de Televisión (Cntv) han desfilado los más poderosos empresarios de las telecomunicaciones de la región y de España, atraídos por la propuesta colombiana. Pero, a pocos días de arrancar en firme la competencia, hay serias dudas sobre quiénes realmente se presentarán a la grilla de partida. El próximo miércoles 30 de julio se cierra la inscripción del Registro Único de Operadores, requisito indispensable que deben cumplir todos aquellos que quieran participar.

Lo insólito es que con los días aumenta la incertidumbre para quienes aspiran a entrar al negocio. En primer lugar, no está claro cuánto costará la licencia y esta información no se conocerá sino a finales del año, cuando una banca de inversión lo haya determinado. Tampoco se sabe si lo que va a ser concesionado es un canal o dos, lo que cambia radicalmente el análisis sobre la viabilidad del negocio.

Pero ahí no terminan las dudas. La semana pasada se conoció un elemento más que les agregó duda a los participantes: la Cntv decidió abrir tres nuevas licencias para televisión por cable y autorizar definitivamente la comercialización de pauta publicitaria por medio de estos sistemas. Obviamente, no es lo mismo sacar las cuentas para competir por un tercer canal de televisión privada con restricciones a la pauta publicitaria, que hacerlo con un mercado liberalizado, y menos aun con tres cableras más en el juego. Y todo indica que quienes se les van a medir a las nuevas licencias de televisión por cable son duros competidores: ETB, Emcali y no se puede descartar la participación de un extranjero como Rupert Murdoch, dueño de la cadena de televisión Fox que ha mostrado interés por Colombia y quien es uno de los hombres de negocios más poderosos en el planeta.

Por todo lo anterior parece que al final sólo se presentarán dos grupos por el tercer canal -los españoles Prisa y Planeta-. Ambos se armaron de socios locales de renombre para participar en esa contienda. Eso significa que la guerra a muerte que se dio entre ellos por el periódico El Tiempo se está repitiendo por el canal de televisión.

El Grupo Prisa hizo llave con el Grupo Nacional de Medios, CM& y se ha mencionado el nombre del empresario colombo-brasilero Germán Efromovich. Sin duda, se trata de un grupo de peso, porque además de contar con uno de los conglomerados de medios más fuertes de España (Prisa produce el diario El País y es dueño de Caracol Radio) y con la experticia de Yamid Amat y CM& en el mundo televisivo, tiene el apoyo de los más tradicionales grupos familiares de medios regionales, como El Colombiano, El País, Vanguardia Liberal y El Universal.

El otro grupo está encabezado por Planeta (propietario de El Tiempo). La punta de lanza para este grupo es CityTV, el canal local de Bogotá. Si este grupo consigue el tercer canal, City deberá devolver la licencia local. La sorpresa de última hora es que RTI se unió a este grupo, lo que le daría mucha fuerza, por el bagaje en la industria televisiva de la empresa liderada por Patricio Wills. La familia Santos no participará como socio inversionista, pero algunas de sus estrellas periodísticas han sido invitadas a formar parte de ese equipo.

Fuera de estos competidores todo parece indicar que quienes mostraron interés inicialmente no lograron armar sus equipos. El grupo mexicano Televisa pidió a la Comisión de Televisión una prórroga para inscribirse en el registro. Adujeron que no cuentan con la información suficiente y que aún estaban buscando un socio colombiano. La Comisión respondió negativamente.

Por los lados del grupo Cisneros, de Venezuela, se sabe que contrató un banquero de inversión para buscar el aliado nacional que reemplazaría a Luis Carlos Sarmiento. El socio podría ser Televideo, una productora nacional con 30 años de experiencia. Sin embargo, como la fecha del cierre es esta semana, no es muy probable que se logre un acuerdo en tan poco tiempo. La otra compañía que tampoco irá es Telemundo, que se había especulado haría llave con RTI.

Lo curioso es que mientras los competidores se preparan para la batalla final, todavía no saben cuál será el mecanismo a través del cual se adjudicará el tercer canal: si será subasta o licitación pública.

Este punto es clave y aunque miembros de la Cntv se han mostrado partidarios de que sea subasta, en el Ministerio de Comunicaciones hay algunas dudas jurídicas sobre si ese mecanismo es viable. Para disiparlas, el senador Gabriel Zapata radicó un proyecto de ley que ha sido objeto de interés y de alguna controversia. Esta iniciativa, que ya tuvo primer debate, obligaría a que este proceso se realice mediante subasta al mejor postor, para que se garantice la transparencia.

Resolver este punto no es asunto fácil. En la Casa de Nariño hay quienes creen que sería un error ceder la prerrogativa de escoger el concesionario del tercer canal y dejarla a un mecanismo neutral que se asemeja a una lotería. También existe el riesgo de que no todos lo que se inscriben el próximo miércoles participen en la subasta, ya que por esa vía seguramente aumentaría el costo final.

Dada la influencia del gobierno sobre la Cntv -la mayoría de sus integrantes es uribista-, la opinión del presidente Álvaro Uribe será definitiva. Sin embargo, no se descarta que el Presidente prefiera la neutralidad de la subasta, mecanismo que tiene la ventaja de no dejar a los perdedores resentidos con el gobierno. El argumento que se esgrime tradicionalmente contra la subasta es el de que un medio tan poderoso acabe en manos no santas. En este caso nadie discute la idoneidad de Planeta o Prisa para manejar un canal en el país.

Hay otras razones de peso para que la Cntv y el gobierno se la jueguen por la subasta. Primero, la de Perogrullo: con ese mecanismo, recaudaría más recursos para el Estado, como ha ocurrido en otros procesos como el de la refinería de Cartagena y la venta de Ecogás. El segundo argumento puede parecer simple, pero es poderoso: la subasta es la mejor manera de garantizar la transparencia del proceso. Una condición fundamental para generarles confianza a los inversionistas extranjeros que por primera vez incursionarán en la televisión colombiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.