Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2013 12:00:00 AM

“Nos exigieron $7.500 millones por contrato de la 26”

El excontratista Manuel Nule aseguró que accedieron a los pagos porque necesitaban trabajo para su empresa.

A las ya polémicas declaraciones de Guido y Miguel Nule en el marco del juicio que se le adelanta a la exdirectora del IDU, Liliana Pardo y el excontralor distrital Miguel Ángel Moralesrussi, este miércoles se le sumaron la de Manuel Nule. El excontratista dejó en evidencia presuntas irregularidades no solo de los dos procesados, sino de varios de los funcionarios de la administración del entonces alcalde de Bogotá Samuel Moreno. 

Nule, quien era el encargado de manejar los contratos y los recursos derivados de contratos en su empresa, habló sin ningún reparo, al ser interrogado por el fiscal Jaime Alonso Zetien sobre las coimas que debieron pagar para que les fuera adjudicado el contrato de la calle 26. Indicó que por un lado les exigieron 4.500 millones de pesos para Inocencio Meléndez y Liliana Pardo y 3.000 más para Germán Olano y Julio Gómez. 

El excontratista indicó que posterior a ello vino una presión de todas partes para  que la empresa de su propiedad Unión Temporal Transvial, entregara en cesión el contrato de la calle 26. Manifestó que desprestigiaron su labor al frente de la obra, pues se aseguró que ellos eran los responsables de la demora en el desarrollo de los arreglos que se hacían en la vía, cuando ellos sabían que esto se debía a la falta de planeación en la ciudad. 

“Eran contratos que se debían ejecutar en 18 meses, pero se hicieron en cuatro años por falta de planeación de la administración (…) Regresa Liliana Pardo (de vacaciones) y se inicia una presión muy grande para que cediéramos el contratos. Se hacer ver ante los medios de comunicación que las demoras eran por cuenta nuestra como contratistas, pero eso se dio por la falta de planeación”, indicó. 

El empresario contó que la cesión del contrato 137 de la calle 26 fue un engaño a la Unión Temporal Transvial, a los medios de comunicación y a la ciudad, porque realmente detrás de la cesión lo que existían era intereses para favorecer a una persona en particular. 

“A mediados del año 2009 nuestro abogado Omar Augusto Ferreira nos manifestó a mí y a mis socios en varias ocasiones, que estudiáramos la posibilidad de ceder el contrato a Conalvías. Nos dijo que cediéramos el contrato porque iba a terminar en manos de Andrés Jaramillo López a las buenas o a las malas”, indicó.

Aseguró que les habían dicho a él y a sus socios  que se debía ceder el contrato porque iban a hacer una repotenciación (mejora del contrato), pero quién la recibiera debía pagar $30.000 millones. Indicó que detrás de todo estaban Samuel Moreno y Liliana Pardo. 

“En Miami Emilio Tapia y Julio Gómez nos comentaron que estaban teniendo dificultades, porque los Moreno no querían entregárnos la repotenciación porque no estábamos pagando las exigencias de dinero”, indicó. 

Aseguró que Liliana Pardo mantenía una relación muy cercana con Julio Gómez. Añadió que Germán Olano les manifestó que debían par por la adjudicación del contrato de la calle 26 porque de allí se le entregarían un porcentaje a Moralesrussi. 

“El doctor Julio Gómez estaba enterado de todo lo que pasaba en el IDU, de las nuevas licitaciones, mantenían comunicación por chat e incluso le tenía un alias a la señora Liliana, que era ‘mamá’ (…) Germán Olano estuvo cobrándonos estos recursos y durante el 2009 tuvo reuniones con nosotros, a veces en nuestra oficia o en nuestro apartamento, nos dijo que era importante que pagáramos el dinero porque de allí se le iba a pagar al contralor distrital”, manifestó. 

Este martes Miguel Nule  ya había dicho que en las obras de la calle 26 en Bogotá se perdieron 100 millones de dólares, debido a todas las irregularidades que allí se dieron. 

Los Nule actualmente condenados y en búsqueda de que les aprueben una negociación con la Fiscalía en el segundo proceso que se les adelanta, se han convertido en testigos del ente acusador en los procesos que por el ‘carrusel de contratos’ se desarrollan.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.