Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/03/11 00:00

Mar de coca

En sólo dos meses la Armada ha incautado más de 20 toneladas de coca, la cifra más alta de la historia. ¿A qué se debe ese 'boom'?

Según la Oficina de la Política Nacional para el Control de Drogas, el 60 por ciento de la coca que sale de Colombia utiliza rutas por el océano Pacífico. El otro 40 por ciento es enviada por el Caribe

El martes de la semana pasada un grupo de guardacostas de la Armada Nacional interceptó en el sector de Barbacoas-Barú, en la Costa Atlántica, un lancha rápida, conocidas popularmente como go fast. En ella los hombres de la Marina encontraron que los cuatro tripulantes de la embarcación llevaban una tonelada y media de coca empacada en 60 paquetes de 25 kilos cada uno. El valor de la droga, que iba con destino a Estados Unidos, era de 18 millones de dólares.

La noticia pasó prácticamente inadvertida. Pero lo cierto del caso es que esos 1.500 kilos incautados son mucho más que otro exitoso operativo de la Armada. Con la droga decomisada la semana pasada se alcanzaron 20,5 toneladas de coca incautadas por la Marina tan sólo en los dos primeros meses de este año. El valor de esa droga en las calles de Estados Unidos es de 246 millones de dólares. Sin duda alguna la cifra es impresionante especialmente si se compara con los decomisos totales de los dos últimos años. Durante todo 2000 fueron incautadas 58,7 toneladas y el año pasado la cifra de los decomisos total fue de 36 toneladas.

Según la Oficina de la Política Nacional para el Control de Drogas, entidad que depende directamente de la Casa Blanca y que agrupa organismos como la CIA, la DEA y otras entidades de seguridad de Estados Unidos, el 90 por ciento del tráfico de drogas que sale de Colombia se está realizando por vía marítima. Las autoridades estadounidenses estiman que cerca de 580 toneladas de coca salen anualmente del país por esas rutas. Esta droga en el mercado de Estados Unidos tiene un valor de 12.000 millones de dólares. El 60 por ciento de ésta es enviada por el Pacífico colombiano y el 40 por ciento utilizando las rutas marítimas del Caribe (ver mapa).

Algo que ha llamado poderosamente la atención de los miembros de la Armada y a las autoridades estadounidenses, más allá de la cantidad de droga que ha sido incautada este año, es la época en la que han ocurrido los decomisos.“No era usual que intentaran sacar tanta droga en los primeros meses del año, especialmente por el Caribe, ya que durante esta época el mar y los vientos por esa zona hacen muy difícil y supremamente peligrosa la navegación para las lanchas con droga por el corredor del Caribe”, dijo a SEMANA el comandante de la Armada Nacional, almirante Mauricio Soto. Pero, ¿qué hay detrás de este auge exportador?

Existe una explicación que incluso ha llevado a los narcotraficantes a aventurarse y transportarla a pesar de los riesgos que implica navegar en esta época del año. Según un informe de la DEA, desde el año pasado los narcotraficantes lograron hacer más efectiva la cadena de producción con una serie de cambios en el procesamiento. Esencialmente consiguieron obtener más producto utilizando menor cantidad de hojas de coca, sin perder calidad. Es decir, han tecnificado y optimizado la cadena de producción.

Esto elevó la cantidad de droga procesada y llenó rápidamente las bodegas de los narcotraficantes, quienes ahora están intentando evacuar la mayor cantidad posible. Prueba de esta sobreproducción ha sido la baja dramática en el precio del kilo de coca en las calles de Estados Unidos, el cual pasó de 25.000 dólares en julio del año pasado a 12.000 dólares en la actualidad, según un informe de la Oficina de la Política Nacional para el Control de Drogas.

Lo cierto del caso es que las cifras son contundentes y no sólo consolidan a la Armada como una de las instituciones más eficaces en la lucha antinarcóticos, sino que dejan ver cómo el negocio del narcotráfico va siempre más adelante que las políticas de los Estados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.