Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/29/2017 9:54:00 AM

"Hay que rechazar a un gobierno cada vez más dictatorial": Ordóñez

El exprocurador asegura que la protesta convoca a sectores del No en el plebiscito. Habla de la "Colombia creyente" y responde a las críticas de su falta de autoridad moral para liderar este movimiento.

Semana.com: ¿Cómo nació la idea de salir a marchar este sábado? 

Alejandro Ordóñez: Son varios aspectos. Primero, el desconocimiento, por parte del presidente, de los resultados del 2 de octubre. Un desconocimiento de la voluntad ciudadana, para que se entienda mejor. En segundo lugar, la sustitución que la Corte Constitucional hizo de la voluntad del popular al otorgarle, al congreso, competencias para refrendar los acuerdos de paz sin tenerlas. Un tercer aspecto es la inclusión del instrumento del "Fast Track" al bloque de constitucionalidad. Y un cuarto elemento es la derogatoria tácita que se ha hecho de la constitución. En resumen, la marcha es una muestra de rechazo a un gobierno cada vez más dictatorial.

Semana.com: ¿No era una marcha contra la corrupción? 

Alejandro Ordóñez: Lo que pasa es que hay más razones que tienen que ver con la creciente ilegitimidad del presidente. Hoy en Colombia tenemos un presidente ilegítimo en su origen y en su ejercicio. El desconocimiento que día a día se hace del financiamiento de la campaña con dineros producto del soborno lo torna ilegítimo y esa ilegitimidad lo obligaría, si todavía tuviera dignidad, a renunciar del cargo.

Semana.com: ¿Y la corrupción dónde entra? Porque esa es la idea que han vendido...  

Alejandro Ordóñez: Es que a eso se le suma todos los capítulos de corrupción y un Santos que sabe reelegirse en aras de la paz. Pero hoy la ciudadanía entiende con más claridad ante quién estamos. Es el ascenso, el acuerdo de las élites corruptas y la élites criminales que manipulan el establecimiento y que reducen a tal punto los espacios de institucionalidad, lo que lleva al ciudadano a no tener otra opción distinta que salir a la calle a acudir nuevamente al espacio natural de la política.

Semana.com: Muchas personas crítican que usted lidere una marcha anticorrupción sin tener la autoridad moral para hacerlo. Lo han llamado cínico. ¿Qué responde? 

Alejandro Ordóñez: Esas acusaciones son normales y cada vez más comunes más en una democracia que debería ser plural. Es normal recibir críticas frente a las posiciones y decisiones que se toman. Por eso, yo no dramatizo ni me preocupo por el tema porque es una reacción usual de los contradictores y opositores conmigo.

Recomendamos: Columna de Daniel Samper, "La marcha de los cínicos". 

Semana.com: ¿Cómo se traduce esa supuesta indignación por el plebiscito y las demás quejas que usted relata en una marcha ahora? 

Alejandro Ordóñez: Inicialmente fue una convocatoria que se hizo a ciudadanos comúnes y corrientes, a representantes del No. Posteriormente se ha venido ampliando y hoy, independientemente de la convocatoria, es la ciudadanía la que está respondiendo y quiere marchar. Pero fuimos los que coincidimos en el NO, los que convergimos en el NO, los que constituímos la alianza del NO los que estamos convocando. Otros sectores de la sociedad hoy coinciden con nosotros.

Semana.com: ¿Cómo va a ser la marcha? ¿En cuántas ciudades se va a realizar?

Alejandro Ordóñez: La marcha se va a realizar en 27 ciudades. En Armenia, Barranquilla, Cali, Bucaramanga, Cartagena, Cúcuta, Bogotá, Ibagué, Manizales, Medellín, Montería, Pereira, Pasto, Popayán, Valledupar, Villavicencio, Santa Marta, entre muchas otras. 

Puede leer: Ordóñez no cumplió los requisitos para ser hijo de Antioquia

Semana.com: ¿Qué rol juega el uribismo en esta marcha?

Alejandro Ordóñez:  No, no se puede reducir a una sola expresión. Desde luego que el Centro Democrático y el uribismo está ahí pero estamos todos los del NO. Está el uribismo, están las bases de los conservadores, las bases de la fuerza pública, los sectores que podríamos denominar de la "Colombia creyente" y, por supuesto, el ciudadano de a pie. Porque la indignación trasciende lo político y es una expresión totalmente ciudadana.

Semana.com: Usted le dijo al diario El País de España que la "Colombia creyente" iba a salir a protestar. ¿A qué se refiere con eso?

Alejandro Ordóñez:  Eso lo dije porque las políticas en contra de la familia siguen vigentes. La reacción que tuvimos en realción a la ideología de género después de los acuerdos de La Habana siguen vigentes. Entonces, esa afirmación mía no debe sonar extraña y eso lo entiende todo el mundo y más toda la ciudadanía que ve con preocupación todos estos temas.

Le podría interesar: El polémico video de Alejandro Ordóñez sobre la ideología de género

Semana.com: ¿No le parece que la marcha junta temas que no tienen que ver mucho entre sí?

Alejandro Ordóñez: Esas son las sensibilidades, las urgencias, las preocupaciones ciudadanas y todo eso se resume en un mal gobierno que estamos rechazando por ilegítimo, dictatorial, corrupto y que se beneficia de la corrupción para entregarle el país a las Farc. Estamos rechazando una élite oligarca y corrupta representada por Juan Manuel Santos, Germán Vargas Lleras y otros. El gobierno pasar de agache y espera que no haya reacción frente a la clara entrega del país a las Farc y eso lo estamos rechazando. Esperamos que el presidente se vaya porque se tiene que ir.

Semana.com: ¿Cree que van a ir muchas personas a esta marcha?

Alejandro Ordóñez: Sí se percibe, se siente. En los recorridos que estamos haciendo por todo el país la ciudadanía expresa su deseo de protestar pacificamente y respetuosamente. La marcha sí es un escenario al que la gente debe acudir y no solo esta vez sino siempre que se repita y se reitere.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.