Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2016/02/25 16:04

“Todas llevamos una puta adentro”

Semana.com habló con Mar Candela, feminista y líder de la marcha que se llevará a cabo el próximo 8 de marzo en Bogotá.

Mar Candela, feminista y líder de la Marcha de la Paz. Foto: Andrés Reina / Daniel Reina - SEMANA

El próximo 8 de marzo desde las 3:00 p. m., las mujeres saldrán a las calles a marchar por la equidad de género, contra los feminicidios y por las personas "putamente libres". En menos de dos semanas se llevará a cabo la cuarta versión de la “Marcha de la Putas”, una movilización que empezó desde 2012, pero que el año pasado no se llevó a cabo.

Esta vez, la idea es marchar contra los feminicidios en el país y retomar la celebración del Día de la mujer. Semana.com habló con Mar Candela, líder de esta iniciativa.

Semana.com: ¿Por qué marchar por las prostitutas?

Mar Candela: Marchamos por las putas, porque toda mujer es una puta, incluyendo aquella que no se prostituye. Estamos en un país de putas por sospecha. Marchamos por las putas porque, nos guste o no, todas llevamos una puta adentro. Y porque no importa lo que hagamos o dejemos de hacer con nuestra vagina, eso es nuestro problema.

Marchamos porque el día en que la ama de casa, la sumisa que lleva 20 años soportando el maltrato físico, vea a una prostituta empoderada que denuncia a un violador, la ama de casa también va a empoderarse. Las putas se convierten en heroínas cuando se empoderan de su vida. Una puta empoderada salva a todo tipo de mujer.

Semana.com: A usted no le gusta que se les diga trabajadoras sexuales a las prostitutas, ¿por qué?

M. C.: Es un eufemismo. Prostituirse significa ‘mostrar para vender’, en ese orden de ideas no existe ser humano que no sea prostituta o prostituto. Todos tenemos que vender una imagen para lograr algo. Si usted no muestra su forma de trabajar, nunca lo van a contratar.

Y aunque a la gente le gustan las palabras bonitas, yo creo que el primer paso para romper con la discriminación a las prostitutas es dejar de usar la palabra trabajadora sexual. ¿O es que a las meseras les dicen ‘trabajadoras de las mesas’ y a las cantantes ‘trabajadoras de las canciones’?

Semana.com: La palabra “puta” usualmente es un insulto.

M. C.: El lenguaje es político. Cuando desarraiguemos todo el imaginario sobre la palabra puta, nuestras vidas van a ser otras. Hay personas que tratan a las prostitutas como si fueran unas parias, eso es revictimizarlas y despojarlas de su derecho de ciudadanas.

Una prostituta es una ciudadana que paga impuestos como cualquiera. Mire, así como la cantante usa los labios para cantar y gana dinero por ello, la prostituta usa los labios vaginales para ganar dinero. No hay diferencia.

Semana.com: Entonces, ¿usted está a favor de la prostitución?

M. C.: No estoy ni tengo por qué estar a favor o en contra de la prostitución. Estoy a favor de la libertad. Cuando el país entienda que ni una puta debe ser violentada, ese día habrá paz. La paz no es un tema de sangre, también es un tema de mujeres putamente libres.

Semana.com: La marcha este año busca algo más, ¿qué es?

M. C.: Claro. Decidimos marchar el 8 de marzo porque estamos retomando política y socialmente ese día. Esa fecha es una fiesta entre lágrimas, pues aunque celebramos que tenemos algunos derechos, también tenemos que recordar que hace muchos años muchas mujeres murieron luchando. Es como una fiesta en luto.

Y aunque se han logrado muchas cosas, creo que falta más. El año pasado Colombia fue declarado como un país en pandemia de feminicidios, y eso no puede pasar. Por eso el lema de este año es: “Mujeres putamente libres, combaten pandemia de feminicidios en Colombia”.

Semana.com: El año pasado Medicina Legal reveló que diariamente son asesinadas cuatro mujeres. ¿Por qué cree que pasa esto?

M. C.: Mi conclusión es que las mujeres son asesinadas por ser putamente libres, por decidir sobre todos los aspectos de su vida, por contrariar al molde que nos imponen. Si decidimos salirnos del orden de las cosas, nos matan.

Semana.com: Desde 2012 se hacen estas marchas, ¿han servido de algo?

M. C.: Se ha logrado poner el tema en discusión. Desde el 2012 que trajimos la marcha, el tema de la prostitución salió a la calle. Dejó de ser un tema académico y se volvió algo cotidiano.

Semana.com: ¿A las prostitutas también les ha servido para no esconderse y entender que no están haciendo nada malo?

M. C.: Ahora que lo pienso, sí. Por una sola mujer que deje de ser víctima para convertirse en su propia heroína y que deje de tener miedo, por esa mujer valió la pena la marcha.

Semana.com: Por último, ¿si alguien quiere participar a qué horas saldra la marcha y de dónde?

M. C.: La marcha saldrá a las 3:00 p. m. del Parque Nacional a la Plaza de Bolívar (centro de Bogotá). Normalmente se hacía un sábado, pero como este año retomamos el 8 de marzo será un martes.

Sé que las personas tendrán que hacer un gran esfuerzo de pedir permiso en el trabajo, pero vale la pena. Todo ser humano que esté en contra del feminicidio y que crea que la palabra puta no es un argumento para violentar y asesinar mujeres, debe marchar.

Allá nos estarán acompañando varias organizaciones, como Feminismo Artesanal, Colectiva Agitación Feminista, Parces ORG, Hombres y Masculinidades, la líder social cristiana Nancy Castilla, el Ministerio de la Mujer de la Misión Internacional Nueva Iglesia y la Asociación Mujeres por Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.