Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2014 5:30:00 PM

María del Rosario Guerra: fue por lana y salió trasquilada

La senadora quiso hacer un debate y le tocó aguantar acusaciones contra el gobierno de Uribe.

María del Rosario Guerra es la vocera del Centro Democrático en el Senado. Esa dignidad no es otra que la de ser la jefe de la bancada porque quien da las instrucciones no es otro que el expresidente Álvaro Uribe.

Pues bien, la que en teoría es la jefe de bancada uribista y quien fuera una de las ministras que acompañó a Uribe durante buen tiempo, se estrenó este miércoles cuando decidió poner en el banquillo al ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, y cuestionarle la efectividad de la política de vivienda gratis, de la cual el actual vicepresidente, y jefe natural de Cambio Radical, Germán Vargas Lleras, fue el principal visionario.

El debate de Guerra, antigua socia de Vargas Lleras (es hermana del senador Antonio Guerra de la Espriella, de Cambio Radical), no tenía otro propósito que golpear el programa estrella del gobierno Santos en materia social.

La senadora uribista llegó con la tesis de que no se ha cumplido la promesa de entregar 100.000 casas gratis, y además a denunciar que las soluciones de vivienda son indignas, sin armonía con el urbanismo, sin vías de acceso, y que no resuelven efectivamente los problemas de inclusión, por el contrario, con algunos proyectos del Gobierno se está llevando a los pobres casi a una especie de apartheid.   

Cifras y evidencias gráficas presentó María del Rosario Guerra. Su propósito parecía haberse cumplido. Pero no contaba con que el actual jefe de Cambio Radical, el senador Carlos Fernando Galán, le daría una voltereta al debate y criticó la política de vivienda que adelantó Álvaro Uribe en su gobierno de ocho años.

Prácticamente el debate se convirtió en una especie de comparación entre las casas de Vargas Lleras y las de Uribe. Y según las cifras presentadas por Galán, la política de vivienda del expresidente salió peor librada.

El jefe de Cambio Radical presentó en la Comisión de Ordenamiento Territorial un documento en el que se señalaba que las viviendas de interés prioritario que se adelantaron en el gobierno Uribe, primero, ni estuvieron cerca de las que actualmente se han entregado (según la Contraloría alrededor de 17.999 casas gratis ya fueron entregadas), y segundo, que sus condiciones físicas sí eran indignas. “Antes las casas que se entregaban eran de 28 metros cuadrados, hoy el área en promedio es de 51 metros cuadrados”.

Las que se construyeron en el gobierno, dijo Galán, se entregaban en obra negra, sólo con los aparatos sanitarios, sin zonas húmedas y sin puertas exteriores e internas. Ahora se entregan mejor acabadas, con zonas húmedas enchapadas; con conectividad a televisión, internet y telefonía. Antes no había nada de eso en las viviendas.

Y en cuanto a urbanismo, Galán dijo que las casas de Uribe se entregaban sin vías, sin pavimentación ni andenes, sencillamente porque no se les exigía a las constructoras, pero ahora, con la ley de vivienda, este es un requisito para los contratistas.

El jefe de Cambio Radical también presentó la información respecto a que las casas en el gobierno Uribe tardaban siete años en ser entregadas y, lo que es más alarmante, que durante sus ocho años de gobierno fueron siniestrados 333 proyectos, es decir que a pesar de que los compradores pagaron la cuota inicial, estos proyectos nunca se terminaron. “Cerca de $250.000 millones quedaron comprometidos”, reveló Galán.

Las denuncias del senador no eran tan novedosas porque el hoy vicepresidente, Germán Vargas Lleras, las menciona permanentemente cuando inaugura proyectos. Y hacen parte de la estrategia de defensa del programa de las casas gratis para controvertir con el uribismo.

María del Rosario Guerra vio cómo su debate, que pretendía  ser un golpe al corazón de la principal política social del gobierno de Juan Manuel Santos, terminó convertido en un debate con espejo retrovisor. Por eso, en su primer debate, prácticamente fue por lana y salió trasquilada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.