Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/09/29 21:00

María Mercedes López, en el centro de la polémica

La magistrada aspira a ser ternada para la Corte Constitucional. Sin embargo, hay un debate sobre si le aplica, o no, la inhabilidad recientemente creada para evitar la “puerta giratoria”.

María Mercedes López Foto: Archivo Particular

Ad portas de que el presidente Juan Manuel Santos defina la terna que presentará al Senado para el cupo que le corresponde en la Corte Constitucional, se ha encendido una polémica alrededor de una de las más fuertes candidatas. 

Se trata de María Mercedes López, actual magistrada del Consejo Superior de la Judicatura. La abogada se inscribió a la convocatoria pública que hizo el Palacio de Nariño para suplir la vacante de Mauricio González en la Corte Constitucional.

Su nombre suena fuerte. López es entradora, carismática y sabe cómo funciona lo que se denomina la real politik. Del grupo de juristas que aspiran a ese cargo es una de las que más llegada tendrían en el Congreso, que es donde finalmente se realiza la elección. 

Además, el pedido de algunos líderes de opinión para que la terna sea conformada exclusivamente por mujeres favorece su aspiración. Al lado de ella han sonado otras abogadas como Catalina Botero, la exrelatora de Libertad de Expresión de la CIDH y la ex vicefiscal Martha Lucía Zamora.

Sin embargo, su sueño de llegar a la Corte Constitucional se puede ver truncado por el mismo Palacio de Justicia al que ella pertenece. Hace unos días, en una decisión inesperada, los presidentes de las cortes le pusieron freno a la aspiración de sus colegas para la Registraduría.

Argumentaron que los miembros de la Judicatura que aspiran a ese cargo podrían incurrir en la llamada ‘puerta giratoria’, una práctica que fue prohibida en la reciente reforma de equilibrio de poderes. Con esto quedaron por fuera dos de los candidatos más opcionados, Néstor Osuna y Wilson Ruiz, y también el exmagistrado Pedro Sanabria.

Aunque no la nombraron expresamente, en el Palacio de Justicia algunos dan por hecho que esa misma interpretación podría sacar de la contienda a María Mercedes López. Sin embargo, otra interpretación asegura que la inhabilidad no le aplicaría porque en la misma reforma se acabó el Consejo de la Judicatura y, por consiguiente, esta moribunda entidad quedaría fuera de los requisitos adoptados para el nuevo régimen (en el que ya no existe el Consejo).

La polémica está encendida, no sólo por la importancia del cargo sino por la difícil coyuntura por la que atraviesa la Corte Constitucional. Después del escándalo que sacudió al magistrado Jorge Pretelt, se considera que la vacante que dejará Gonzalez el próximo martes 6 de octubre debería servir para elegir a alguien con credenciales y prestigio para iniciar la recuperación de la credibilidad de la Corte.

En los próximos meses, además, a la Corte llegarán, seguramente, los temas relacionados con el proceso de paz: la Comisión Legislativa Especial, el acuerdo sobre justicia transicional y los demás pactos a los que llegue la mesa de La Habana. En ese sentido, quien reemplace a Mauricio Gonzáles –un uribista triple A– podría jugar un papel definitivo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.