Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/10/2015 7:21:00 PM

Las contradicciones de Uribe con la marihuana medicinal

El expresidente apoya el decreto del gobierno para regular el uso terapéutico del cannabis, pero se opuso al proyecto que pretende lo mismo del senador Juan Manuel Galán. ¿Por qué?

No es de todos los días ver al expresidente Álvaro Uribe de acuerdo con alguna decisión del gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Por eso, cuando las coincidencias se producen, la sorpresa es casi general.
 
En la tarde del jueves, en el recinto del Senado, Uribe confesó una sintonía con el Gobierno, y en un tema en el que parecía haber profundas diferencias. El expresidente se mostró partidario del decreto que alista el gabinete de Santos para regular en Colombia el uso de la marihuana con fines científicos y medicinales. “El Centro Democrático apoya la decisión del Gobierno de reglamentar el uso científico del producto cannabis…”, fueron sus palabras.
 
Y no podrían ser distintas. En el segundo período de gobierno de Uribe, el Congreso, con mayorías uribistas, aprobó una reforma constitucional que prohibía el porte y el consumo de sustancias psicotrópicas, a menos que fuera con fines “preventivos y rehabilitadotes”. Es decir, Uribe fue el presidente que elevó a rango constitucional el uso terapéutico de la marihuana.
 
Sin embargo, y así quedará en el acta, fue él uno de los seis senadores que votaron en contra del proyecto de la marihuana medicinal del senador Juan Manuel Galán.
 
Entonces, ¿está Uribe a favor del uso terapéutico de la marihuana? El expresidente lo defiende, pero considera que el proyecto de Galán “tiene motivaciones para avanzar a etapas como las del uso recreativo de la marihuana”.
 
Con razón o sin ella, Uribe se sustentó en este argumento con las intervenciones del propio Galán y del senador Roy Barreras para defender el proyecto. Aunque ambos se refirieron a que la ciencia ha demostrado las propiedades paliativas del cannabis, también comentaron sobre el cambio de paradigma en la lucha contra las drogas. Barreras aseguró que el cáncer del narcotráfico tendrá solución cuando el mundo legalice y regule su consumo.
 
Pero mientras Barreras defendía las ‘bondades’ terapéuticas de la marihuana, y como médico les reducía su peligrosidad comparadas con otras drogas legales como el alcohol y el tabaco, Uribe argumentaba que la marihuana “no es una droga inocente”.
 
Uribe dijo que la marihuana es alienable, es decir, produce la pérdida de voluntad y de libertad de quien la consume. Afirmó que casi el 100 % de los capturados por crímenes, entre ellos el homicidio, actuaron bajo el influjo del alcohol o las drogas, y hasta mencionó un reporte de la prensa en el que se daba cuenta de que los terroristas de Isis que perpetraron el llamado viernes 13 en París, días antes habían sido vistos en establecimientos consumiendo drogas.
 
El expresidente además cuestionó que uno de los mayores problemas vigentes del país es el aumento de la drogadicción. “Los colegios y escuelas del país están asediados por la droga. Estoy bastante alarmado”. Por eso consideró inoportuno, por parte del Congreso, dar una señal hacia la legalización.
 
Aunque Galán explicó de mil maneras que su proyecto no será la puerta de entrada a la legalización del uso recreativo de la marihuana, insistió en que su propuesta es necesaria, precisamente, para complementar la decisión del Gobierno. Así mismo lo dijo el ministro de Justicia, Yesid Reyes, quien calificó el proyecto de complementario al decreto que se diseña. Pese a ello, Uribe se mostró a favor del decreto, pero no de una nueva ley que regule el uso de la marihuana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.