Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/12/2017 4:39:00 PM

Marta Lucía Ramírez dice adiós al Partido Conservador

La que fuera la candidata azul en 2014 saldrá a la calle a recoger firmas para inscribir su candidatura presidencial. Es el segundo partido al que renuncia en menos de diez años.

Marta Lucía Ramírez ha puesto punto final a su relación con el Partido Conservador. Este miércoles presentó su carta de renuncia al Directorio Nacional y anticipó que saldrá a las calles a recoger las firmas para inscribirse como candidata presidencial. Dice que será quien represente los ideales conservadores, pero fuera de partido. Asegura que los congresistas están más pendientes de las cuotas burocráticas que de atender el clamor de las llamadas bases conservadoras, y por eso decidió dar un paso al costado.

Ramírez le dirigió una carta al presidente del Partido Conservador, senador Hernán Andrade, en la que expone los motivos que la movieron a tomar esa decisión. Dos meses atrás la dirigente le pidió a Andrade definir las reglas de juego para la selección de la candidatura única, y antes de que esto se produjera prefirió presentarse por el camino de las firmas. “Defenderé siempre los ideales y la doctrina con que se fundó el partido”.

En la carta responsabiliza al presidente Juan Manuel Santos de la polarización en el país y en el deterioro de la confianza de los ciudadanos. También señala responsables a los congresistas conservadores que están con el Gobierno. “Lamentablemente la mayoría de nuestra bancada en el Congreso ha sido copartícipe activa del deterior que ha llevado a niveles de desfavorabilidad sin precedentes a las tres ramas del poder público”.

Marta Lucía agrega que la agenda del partido ha sido monopolizada por algunos congresistas cuyo único interés consiste en mantener garantizadas sus cuotas burocráticas en el Gobierno. “Es esa la causa fundamental de la incapacidad del Partido Conservador para renovar sus prácticas políticas y convertirse en una verdadera alternativa de poder para los ciudadanos”.

“Es una triste ironía tener que retirarme del Partido Conservador para defender desde afuera los principios conservadores. 21 años después sigue teniendo razón Álvaro Gómez Hurtado cuando decía que en colombia existe más conservatismo que Partido Conservador”, añadió en la carta de renuncia.

Esta es la segunda vez que Marta Lucía Ramírez renuncia a un partido político. En febrero de 2009 había renunciado al Partido de la U, con el que se hizo senadora en 2006. Posteriormente se vinculó al Partido Conservador y participó de la célebre consulta en la que Noemí obtuvo la candidatura presidencial, tras derrotar a Andrés Felipe Arias.

En 2014 volvió a proponer su nombre al interior del Conservatismo, y contra todo pronóstico consiguió el respaldo de las bases del partido y se impuso en la convención donde la mayoría parlamentaria estaba a favor de la reelección de Juan Manuel Santos. La candidatura de Ramírez generó una profunda división en el conservatismo que se mantuvo hasta ahora. En la primera vuelta, sin embargo, consiguió el respaldo de casi dos millones de votos y ocupó el tercer lugar en la primera vuelta, detrás de Oscar Iván Zuluaga y el propio Santos.   

Con la renuncia de Ramírez, puede que el Partido Conservador se evite un dolor de cabeza, pues Marta Lucía parecía ser el puente hacia la coalición de centro derecha propuesta por los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana.

Pero también supone un golpe fuerte, pues de momento Ramírez era la carta más fuerte que tenían los conservadores para disputar la presidencia. Ahora solo cuentan con los nombres del exgobernador Ubeimar Delgado y el exministro Rubén Darío Lizarralde.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?