Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2002/12/16 00:00

Más papistas que el Papa

Un grupo de laicos acusó al padre Alfonso Llano, el columnista católico más importante del país, de promover tesis contrarias a los dogmas de la Iglesia.

Más papistas que el Papa

El 24 de noviembre pasado el padre Alfonso Llano, el columnista católico más importante del país, publicó en su habitual espacio dominical en el diario El Tiempo un texto titulado 'Lo esencial es invisible a los ojos': Saint-Exupery. En éste les explicaba en un tono pedagógico a sus lectores, a partir de la frase a la que hacía alusión del autor del libro El Principito, que diversos estudiosos de la Biblia habían llegado a conclusiones que podían resultar sorprendentes para los creyentes "sobre la virginidad corporal de María y la resurrección corporal de Jesús".

Palabras más, palabras menos, el sacerdote jesuita decía que investigaciones muy juiciosas permitían suponer que María tuvo hijos e hijas con su esposo José, que por ende fueron hermanos medios de Jesús. También, que la resurrección de este último no implicaba que hubiera vuelto a aparecer con el mismo cuerpo con el que fue crucificado. Lo que pretendía Llano decirles a los católicos que lo leen con atención era que no había necesidad de una prueba que demostrara estos dos hechos para creer en ellos. Que, como lo esencial es invisible a los ojos, bastaba sólo con la fe para creer en uno y otro. "Todo esfuerzo por renovar verdades tradicionales suele impactar y a veces escandalizar. Mi artículo lo que pretendía era ayudar a entender unas verdades tremendamente difíciles de explicar", le dijo el sacerdote a SEMANA.

Un grupo de laicos no comprendió la intención didáctica del religioso. Todo lo contrario. Se sintieron ofendidos con el contenido y el tono de la columna. Frase por frase la consideraron un anatema. Durante dos semanas estos fieles aguardaron a que los altos jerarcas de la Iglesia se pronunciaran en público y condenaran las palabras del padre Llano. Para su sorpresa, ninguna autoridad eclesiástica dijo nada de nada. En vista de esto decidieron dar por su propia cuenta, en sus palabras, una voz de alarma sobre lo ocurrido. Su llamado de atención con fines de orientar a otros creyentes se concretó en un aviso que apareció de página entera el domingo 8 de diciembre en El Espectador y de media página al día siguiente en El Tiempo, con el siguiente título: 'Niegan la resurrección de Cristo y la virginidad de María'. A renglón seguido señalaban: "Algunos teólogos javerianos han dado en negar repetidamente dogmas de la Iglesia, utilizando columnas de importantes periódicos". Aunque no lo explicitaron quedó claro que el comunicado era una auténtica carga de profundidad contra el padre Llano.

La apología de los dos dogmas aparecía firmada por cuatro organizaciones: Fundación Unidos a Dios Salvaremos a Colombia, Fundación de la Cultura de la Vida Humana, Unión Familiar Católica y Fundacec. Son los mismos grupos que están detrás de los polémicos avisos que aparecieron el mes pasado en contra del proyecto de ley que le reconoce ciertos derechos a las parejas homosexuales, por los que los calificaron de reaccionarios y ultraconservadores, y que se han movilizado a lo largo del año en el Congreso también en contra del proyecto de ley que busca legalizar el aborto en el país.

Su oposición a estos dos temas, con la vehemencia de los antiguos cruzados, ha sido coherente con los lineamientos de la Iglesia al respecto y en particular con la declaración que hicieron en el mes de septiembre algunos cardenales y los presidentes de las conferencias episcopales de América en la isla de Santo Domingo sobre los riesgos que corría la institución familiar en la región. Sin embargo su sensible reacción a la columna del padre Llano los hizo ver como más papistas que el Papa. "Al contrario, estamos dentro de la línea absoluta del Papa. Lo que pasa es que aquí, cuando los encargados de tener la grey, el redil, no intervienen, por motivos que no entro a juzgar, sencillamente nosotros, por deber de suplencia y con los derechos que nos da el pertenecer a la Iglesia, tenemos el deber de hablar y orientar a los otros", dice José Galat, rector de la Universidad Gran Colombia desde hace 21 años y miembro de la Fundación Unidos a Dios Salvaremos a Colombia.



En el nombre de Dios

De las organizaciones que están detrás de los avisos dos llevan ya varios años liderando campañas en defensa de la fe católica. La Unión Familiar Católica, por ejemplo, fue fundada hace 10 años por el abogado Jairo Gómez Afanador con el fin de impedir que fuera declarado inconstitucional el concordato que existía desde el siglo XIX entre el Estado colombiano y el Vaticano. Aunque en ese momento perdió esa batalla, desde entonces lucha por la estabilidad familiar y este año se sumó a estas campañas porque, en palabras de Gómez, "estamos viviendo las épocas de Sodoma y Gomorra. Era hora de que los católicos nos despertáramos un poquito".

La Fundación de la Cultura de la Vida Humana, por su parte, trabaja desde hace cinco años, está integrada sólo por 60 personas pero su reducido número de miembros se ve compensado por el sólido respaldo internacional que tiene al estar afiliada a Vida Humana Internacional (VHI). Este ente mundial fue fundado en 1981 por el monje benedictino Paul Marx para defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural y promover los métodos naturales de planificación familiar. Es el antagonista por excelencia de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (Ippf, por sus siglas en inglés) que defiende otros métodos de contracepción que considera más seguros y efectivos. Magaly Llaguno, directora ejecutiva para Latinoamérica de VHI, está muy pendiente del caso colombiano porque considera que es la punta de lanza de lo que ella llama las organizaciones antivida para lograr cambios legislativos en la región.

Martha Saiz es la presidenta de la Fundación de la Cultura de la Vida Humana. Ella y su esposo, el médico Alfonso Rueda, quien falleció durante el primer semestre del año, han luchado contra el proyecto de educación sexual nacional porque lo consideran "el más hedonista de Latinoamérica" y el año pasado distribuyeron el video La agenda gay en el Congreso para tratar de detener el proyecto de ley que reconocía los beneficios legales de las parejas homosexuales. Como esta iniciativa parlamentaria revivió este semestre y tomó fuerza, igual que la que legaliza el aborto, la Fundación redobló sus esfuerzos por impedir que se convirtieran en leyes. Más cuando el abanderado de estas luchas en años anteriores, el senador Carlos Corsi, no fue reelegido en las elecciones pasadas, lo cual significó que el Movimiento de Laicos por Colombia se quedara sin voz ni voto en el Congreso. Esto explica porqué, en su afán por llenar este vacío, es que todos estos grupos han alcanzado tanta notoriedad y protagonismo en los últimos dos meses. "El movimiento resurge ahora con mucha más fuerza y mayor conciencia de evangelizar la política", dice Martha Saiz. Lo más probable es que estos grupos vuelvan a hacerse sentir a partir de marzo del año entrante, cuando el Congreso vuelva a discutir los temas del aborto y las parejas homosexuales.

Por ahora tienen que enfrentar el vendaval que produjo su último aviso. La facultad de teología de la Universidad Javeriana rechazó en un comunicado las sindicaciones de estos laicos e hizo énfasis en que este tipo de acusaciones públicas mal fundamentadas sólo crean confusión entre los fieles. El padre Llano, curtido en polémicas, dice que no está interesado en defenderse ni en echarle leña al fuego, simplemente anota que "ese tipo de publicaciones tan escandalosas no merecen crédito. Si somos católicos tenemos que respetarnos, no atacarnos. Inclusive yo le diría con todo respeto al doctor Galat: creo que ha asumido un papel que no le corresponde a él". La verdad es que este aviso pudo haber sido una salida en falso, un exceso de celo de un grupo de católicos a los que ser más papistas que el Papa puede no darles buenos resultados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.