Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/1990 12:00:00 AM

MAS SABE EL DIABLO POR VIEJO...

Hefestos, el Dios del Fuego, le echa candela a Luis Fernando Alarcón.

MAS SABE EL DIABLO POR VIEJO... MAS SABE EL DIABLO POR VIEJO...
El escrito era esperado por todo el mundo, pero aun así fue una bomba. Que un expresidente de la República, considerado por encima del bien y del mal, se convierta en ratón de biblioteca para investigar las intringulis de un complejo y confuso episodio juridico, no tenía antecedentes. El expresidente era el doctor Carlos Lleras Restrepo; el episodio jurídico, el denominado Caso Santo Domingo; y el escrito en cuestion una nota de Hefestos uno de los seudónimos del exmandatario aparecida el pasado fin de semana en la revista Nueva Frontera.

Con motivo de un controvertido artículo aparecido en SEMANA el expresidente le solicitó al ministro de Hacienda, Luis Fernando Alarcón, explicaciones sobre el cambio de rumbo que tuvo una sanción cambiaria con posterioridad a una reunión en su despacho con la superintendenta de Control de Cambios, Clara Laignelet Garavito.

Concretamente, el ministro tenía que pronunciarse sobre cuatro puntos:1. ¿Habia, si o no, un fallo listo sobre el caso de la compraventa del Banco Comercial Antioqueño el 10 de mayo en la Superintendencia de Control de Cambios?. 2. ¿Por qué en una reunión esa mañana entre la superintendenta y el ministro, el fallo fue aplazado? 3. ¿Fue ortodoxo el mecanismo por el cual se declaró impedida la superintendenta de Control de Cambios Clara Laignelet Garavito? 4. ¿Qué tan normal era que después de tres dias de estudio, un nuevo superintendente emitiera un fallo distinto al que habla llegado el organismo oficial después de ocho años de investigación?
Todas estas preguntas habian comenzado a formularse por algunos columnistas de El Tiempo y El Espectador quince dias antes, pero el episodio no habia adquirido mucha resonancia hasta que apareció en las páginas de Nueva Frontera. Una cosa eran las inquietudes de Pachito Santos y María Teresa Herrán, y otra una solicitud pública de explicación del doctor Carlos Lleras Restrepo, expresidente de la República y creador del Estatuto Cambiario. Curiosamente ocho dias después, la petición del presidente habla quedado en el aire. Este país ha cambiado mucho", fue la primera frase de una columna de Enrique Santos Calderón, al domingo siguiente, haciendo referencia al discreto silencio del ministro de Hacienda.

A mediados de la semana siguiente llegó la esperada respuesta de Alarcón. Palabras más, palabras menos, la posición del ministro era: 1. Si habia un fallo listo.
2. El aplazamiento a que se llegó buscaba solamente perfeccionar la decisión.
3. Los hechos que llevaron a la sustitución de la superintendenta no dependen del ministro sino de los códigos.
4. Cuando se trata de indicios, sobre la misma información se puede llegar a conclusiones diferentes sin que esto implique que ninguna de las dos sea juridicamente incorrecta. En resumen, la posición del minhacienda es que en términos generales todo lo que se habia publicado era verdad, pero que esa coincidencia de eventos se habia llevado a cabo dentro del marco de la Ley.

Inicialmente la carta tuvo un impacto favorable. Ante la gravedad que representaba no contestar nada , el solo hecho de que hubiera una posición oficial despejó los nuba rrones que pesaban en el ambiente.
El tono de la misiva era enérgico, de gran seguridad e inclusive tenía toques de insolencia con el expresidente. El joven ministro de Hacienda que no es abogado, llamaba al orden al venerable exmandatario sobre aspectos jurídicos relacionados con el impedimento de la superintendenta y sobre la naturaleza de las pruebas indiciarias. La cosa parecía haber quedado de ese tamaño, pues a primera vista el expresidente habia pedido explicaciones y ya se las hablan dado.

Pero nadie contaba con Hefestos, el Dios del Fuego. Segun los libros de mitología este era un enano escuálido, cojo de ambos pies, que no se dejaba amilanar por nada. Estas caracteristicas las habia heredado de su madre Hera, la única que se habia atrevido a desafiar a Zeus. Si su madre no le habia tenido miedo a Zeus, él dificilmente le iba a tener miedo a Luis Fernando Alarcón.
Con la carta del minhacienda habia pasado algo muy curioso. Para los que no eran abogados la carta era satisfactoria.
Pero para los que si lo eran, no aclaraba nada.

Como en Colombia nunca han faltado los abogados, comenzaron a desempolvarse los códigos, fallos y jurisprudencias respectivas. Uno de los abogados que se subió a su desvan a desempolvar sus libros viejos fue el expresidente Lleras. Diez dias de trasnochadas y flumaster presidencial produjeron el articulo que habría de crear una confusión el domingo pasado. Dando muestras de una singular erudición juridica y citando textos a diestra y siniestra, el presidente llega a las siguientes conclusiones: 1. El ministro si intervino y en mayor grado de la dimensión rutinaria que le quiso dar en la carta. 2. El impedimento de la señora Laignelet y la aceptación del mismo por pane del ministro violaban las diposiciones legales. 3. La teoría de Alarcón sobre el valor de los indicios fue refutada frontalmente por el expresidente, con base en las normas vigentes y en doctrina juridica internacional.

Pero mas impacto que la argumentación jurídica tuvieron las conclusiones personales del autor.
Describió el caso como rodeado de mucho de sucio y condenable". Insinúa que este capítulo no es sino el descenlace de "viejas maniobras tributarias y cambiarias" y aclara que ni él ni el país han quedado satisfechos con las explicaciones del ministro Alarcón. Y como para cerrar con broche de oro pide que el caso sea investigado y debatido por el Congreso. La última frase del artículo contenía la siguiente la cónica afirmación: "Usted es un hombre inteligente y honrado, pero...".
La impresión que dejo el articulo es que el país pudo haber cambiado mucho en los últimos años, pero Carlos Lleras Restrepo no.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com